Re-mezclas de la Política en Venezuela: ganar diciembre y no morir en el intento

Hace un año Clodovaldo Hernández me hacía una entrevista donde hablábamos de las diversas formas políticas de organización del pueblo (frentes,movimientos,GPP,

partidos), y sobre el PSUV le decía que percibía una crisis de las formas de representación por las que el partido apostaba, una cierta pesadez de sus estructuras, contradicciones en sus mecanismos de toma de decisiones y un distanciamiento inevitable del huracán de problemas cotidianos que supone moverse en la base. Sin embargo, entendía dos cosas: primero, ésta no es sólo una crisis del PSUV, es una crisis de todas las formas de representación tradicional en el mundo tales como el partido y el sindicato. Lo segundo que entendía, era que hasta el momento no existe otra estructura más eficaz para ganar elecciones, mecanismo que en Venezuela ha sido determinante para hacer una Revolución en paz. Aún así, las cosas siempre cambian y con el tsunami político que vivimos con la muerte del Comandante Chávez, vaya que se han dado transformaciones de estas formas políticas.

Ante las explosivas candidaturas de esta semana, no puedo dejar señalar el sorprendente “remix o remezcla” política que la dirigencia nacional de PSUV ha ofrecido a sus bases y al país, dando lecciones de plasticidad, aderezada con kilos de pragmatismo y litros y litros de audacia, un giro que al salirse de toda lógica política tradicional, incapacitante y limitada para contextos como Petare tan socialmente volcánicos y refractarios a cuentos políticos viejos, constituye una apuesta interesante para su propio refrescamiento como forma política en desgaste, sin embargo, no deja de exigirnos pensar en cómo hacer con y qué decirles a los miles de jóvenes que militan disciplinadamente en la Juventud del PSUV, contando con la certeza de por esta vía se harán de una carrera política relevante.

En plena efervescencia de lo digital, las cosas suben y bajan como la espuma, todo pareciera súbito: de grandes ligas pasó súbitamente a ser Alcalde, de la Guerra de los Sexos como por arte de magia pasó a ser alcalde. Pero aquí hay que mirar los procesos y ponderar las cargas. La maquinaria electoral más fuerte legada por Chávez, encontró en el caudal simbólico que producen los mass media y su lógica-espectáculo una potente fuente para incrementar su capital de legitimidad y re-esperanzamiento del pueblo. Y aún cuando al principio este giro me hizo preguntarme si mi pensamiento político se estaba tornando carcamánico, hoy considero que esto no está fuera de lo normal. Si usted se pone a mirar los mecanismos hegemónicos de construcción de verdades y confianzas públicas en nuestra época, todos pasan por una lógica mediática que construye héroes, sujetos divinos que producen verdades, a los cuales debemos agradecerles que miren pa’ abajo. El hecho concreto es que la forma partido encontró una manera de renovarse, mutó de la mano de las representaciones hegemónicas del espectáculo y del mercado mediático de la opinión. Éste no deja de ser un experimento interesante, toda vez que este remix pueda potenciar el motor movilizador y politizador del Chavismo, toda vez que pueda ayudar a reinventar nuevas formas de convocatoria y sobre todo pueda generar mecanismos que rompan con esa ilusión de que tanto “los artistas” o “los políticos” son seres más especiales que nosotros y a los que debemos darles un cheque en blanco. Lo que sería muy bueno de todo esto, es ver cómo esos seres divinos que produjo un espectáculo o un programa de tv, se ensucian las manos como todos los que bregamos diariamente en la calle, cómo logran parecerse a uno (y ya no más nosotros a ellos), y nos hagan sentir tan especiales, potentes e iguales como para volvernos de una vez por todas radicalmente protagonistas de nuestras propias historias, en nuestras casas, barrios, ciudades y pueblos.

El reto que le queda al PSUV desde mi punto de vista, es cómo reconstruye las trayectorias rotas de los jóvenes de la JPSUV, ante este signo brutal, emblemático, de cambio de la política en nuestros tiempos: ahora ¿Cuál será el camino para hacerse una carrera política dentro de esta estructura? ¿Qué tiene que hacer un chamo de la base del PSUV para contar con ese mega capital simbólico que poseen estos artistas y deportistas y para poder estar a la altura de las circunstancias? ¿Cuáles son los nuevos perfiles que exige el partido en un momento histórico signado por los climas de opinión y “sentimientos ideológicos” que producen las maquinarias mediáticas de la era digital? ¿Qué tipo de política se está produciendo en Venezuela a partir de las remezclas de los Dj’s políticos que se las jugaron todas con estos candidatos? Siendo la gente seria que es, la dirigencia nacional del PSUV con seguridad pensó acerca de esto antes de tomar esas audaces decisiones, que importante sería presenciar un debate de esta naturaleza. Quizá después de diciembre, la juventud del PSUV se llene de valentía para dar este debate, cuán útil sería para imaginar cómo será la política en Venezuela al menos en los próximos 10 años.

lorenafreitez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1287 veces.



Lorena Freitez

Psicóloga Social. Investigadora del Celag

 @lorenafreitez

Visite el perfil de Lorena Freitez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas