El poder, una actitud

El pueblo todo, en particular el socialista, debe pasar de una cultura política cierta, protagónica y critica, que nos enseño “El Arañero de Sabaneta” a una cultura de Poder Democrático.

Capacitarse cada día, entender como se asume el poder, como se manifiesta equivocadamente en casi todas las relaciones humanas, como se ejerce sin pedir “permiso”. Ejercer el poder consciente y con compromiso, respetando el derecho y libertades de todas y todas, es el modelo de poder real, no virtual. Y es solo posible con el pueblo consciente ideológicamente de los intereses poderosos que mueven al mundo real y virtual; capacitado para entender que Venezuela es parte de ese mundo globalizado e interdependiente, en una posición de defensa desventajosa. Para que comprenda cabalmente porque el presidente Nicolás Maduro, lucha para que el Gobierno sea cada vez más eficaz.

El pueblo, y en particular el trabajador público, en todas y cada una de sus actividades, deberían estar en capacidad de sentir la satisfacción del deber moral y ético cumplido, en el logro de la máxima eficiencia.

El socialismo cierto, con fuerza transformadora, con futuro, tiene que darse en la mente de los ciudadanos(as) con propósitos, para que éstos puedan llegar a la escuela, liceo y universidad. El niño, la adolescente, los profesionales, tienen que aprender otra actitud ante la vida, aprender que su responsabilidad colectiva es su mayor poder. Es asumir unidos, con ánimo urgente, darle contenido de cambio social a estos conceptos, ya casi litúrgicos de Estado, Derecho, Justicia, Libertad.

Ejercer el poder es una actitud anímica de la persona, sea por vocación o aprendida. Por eso y por más, los sistemas educativos son determinantes en el devenir de una nación. Como bien se define, es un sistema que aplican al niño(a) estudiante; es decir, un conjunto de reglas relacionadas entre sí que lo orientan – o mejor dicho, que lo acostumbran – a repetir actos y conceptos para sus actividades futuras. Cuanto mejor repita o imite, será mejor evaluado, no solo por el sistema, sino por la sociedad. Obligado por el “modernismo” el cambio ha sido introducir otro “sistema”: la computadora. Lo que se aprecia de este sistema es la tendencia a disociar, a despersonalizar las relaciones humanas; en contradicción al socialismo que propugna el poder colectivo.

Lo real es que el sistema educativo no nos capacita para comprender y asumir el poder real, el cual han reducido al poder económico.

El proceso constituyente nos dio la más completa constitución y leyes de justicia social, del Gran Humanista Hugo Chávez, y aun con todos los ejercicios democráticos electorales de los últimos años se ha demostrado que no ha sido suficiente; el poder económico mediatiza al soberano nominal, influenciable. El soberano consciente, que es mas que un nombre, quiere poder decidir no solo en lo político, sino también en lo económico-social.

El máximo legado del socialismo es la igualdad de los seres humanos. Un pueblo socialista por su conciencia política conoce el valor del Estado Democrático, del Derecho, de la Justicia y de la Libertad, y seguramente quiere poder tener un trabajo productivo sustentable, que contribuya al progreso del país

El PSUV Regional y Local, deben facilitar que la militancia analice la realidad política de hoy, los riesgos que acechan, los posibles errores u omisiones, llegando a propuestas colectivas.

Tenemos la guía de Las 5 Líneas Estratégicas, del visionario Chávez. El presidente Maduro, solicita apoyo en su lucha por la eficiencia. Estos encuentros de análisis, para dar respuestas en colectivo a una oposición sin calidad, ni propiedad de su rol, pero que hace daño a los intereses del pueblo todo, que pretende desconocer la mayoría nacional, el derecho publico del Estado y sus instituciones, generando anarquía y confusión mediática; sería una experiencia del uso de la fuerza con poder para desmontar la mentira.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1366 veces.



Guillermo Mesino


Visite el perfil de Guillermo Mesino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Guillermo Mesino

Guillermo Mesino

Más artículos de este autor