Tenemos Revolución Bolivariana: “no se equivoquen”

El texto debería comenzar apuntándole a las derechas radicales y a las izquierdas arrepentidas que “dejen el manguareo”, que dejen de seguir “jurungando” y provocando a las realidades sociales porque los escenarios actuales no son ni se acercan a aquellas realidades que estaban presentes durante la preparación, ejecución y, obvio, fracaso de aquella decisión atemporal y mal desarrollada como la que se desarrolló en los meses previos al 11 de abril (2002), durante, propiamente, el “Golpe de Abril” (2002) y, posteriormente, la preparación del denominado “Golpe petrolero” (diciembre, 2002).

Expresamos que fue un “golpe atemporal” porque cuando analizamos con cierto rigor metodológico el proceso propiamente del golpe referido y su “corta vida ejecutiva” podríamos concluir que sí se desarrolló como lo habían planificado, “el golpe”, como tal, estuvo mal diseñado; nos preguntamos sí durante el proceso de la marcha desde Chuao hasta la avenida Bolívar se “ejecutó” un “golpe a lo interno del golpe” produciendo un desplazamiento de ciertas fuerzas político-ideológicas para ser controlado por otra fuerza político-ideológica (resaltamos el plural y el singular); el objetivo y real cambio político del golpe según quienes ocuparon el ejecutivo significaba algo más que un cambio de “uno por los otros” entre los sectores políticos involucrados en el golpe referido; sí el golpe se coordinó, como nos suponemos, con aquellos militares que aparecieron en la cadena estadounidense, CNN, es decir, aquellos que se expresaron, públicamente, en realidades no conjugadas cuando fueron grabados previamente a los mismos sucesos que se desarrollaron a posteriori, ello no implicaría que esos militares “comulgaran”, en perfecta coordinación, con la ideología de aquellos que controlaron al “poder ejecutivo”; en ese orden, nos, nos preguntamos: ¿se presentaron profundas diferencias entre los militares que se encontraban en Fuerte Tiuna y aquellos que declararon por el canal estadounidense arriba referido?; al tiempo, también, debemos referirnos al por qué CNN estaba presente con aquel grupo de militares que le declararon a ese canal estadounidense; por último, debemos preguntarnos: ¿Por qué fracasó el golpe de abril además de la argumentación conocida; es decir, qué pasó “entre-escenarios” que llevó a la, evidente, descoordinación entre los golpistas? Estamos casi seguro que don Pedro Carmona, “el Breve”, no estaría en conocimiento como se estaba desarrollando el “Golpe de Abril” (2002).

¿Qué tratamos de exponer con el previo discurso en el texto? Diosdado Cabello ha expresado y reiterado que “…sí se prende una candelita, esa candelita se apagará…radicalmente”. Bueno, Diosdado no ha expresado esa frase literalmente pero sí su sentido implícito. Ha expresado, así mismo, que nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, “apaciguaba las aguas” pero que los tiempos históricos no son los mismos además que han radicalmente cambiado. Espero que Diosdado, purista en que se le cite “perfectamente” sabrá disculparnos los errores transcritos. Pero lo importante, anyway, es el sentido de las frases que Diosdano transmite, públicamente, a “tirios y troyanos”.

Es demostrable que las derechas radicales y las izquierdas arrepentidas están “montadas en un proceso de caso y desestabilización” en vías hacia “el golpe de estado” (artículo determinado) que añoran alcanzar para “tomar y controlar” el poder real venezolano. Analicemos crudamente. La figura política que “dirige el camino” hacia el “caos y desestabilización” es el señor Henrique Capriles Radonski. En este orden de ideas debemos precisar que el señor Capriles Radonski “es la figura” lo que no implica que sea “el dueño del circo”. Al convertirse y ser la figura pública del proceso golpista referido es obligante para su persona tener que viajar no solo para negociar solidaridades sino, también, para “agarrar línea” lo que significa que el proceso de “caos y desestabilización” está diseñado en sus líneas generales fundamentales a las cuales se le van adicionando ideas a poner en praxis para el “desarrollo del golpe continuado” como así lo expone Jorge Rodríguez. Pero como decía mi padre: “un árbol no hace leña”; es decir, que el Gobierno Bolivariano se ha concentrado en el señor Capriles Radonski no denunciando a “todos y todas” los personas-agentes-contrarrevolucionarios que están muy activos en el proceso de “caos y desestabilización” de la “paz nacional” buscando alterar, paulatinamente, el proceso revolucionario venezolano y allende nuestras fronteras porque debemos expresarlo que el “ideario Chávez” ha traspasado fronteras.

Debemos preguntarnos: ¿en cuál etapa del proceso de “caos y desestabilización” actual está el proceso del “golpe de estado continuado”? Expresaba que tanto Diosdado Cabello como Jorge Rodríguez se han referido a la impaciencia política de las derechas radicales y las izquierdas arrepentidas cuando han alcanzado records en derrotas continuadas. La sicología del fascismo es profunda e importante en sus accionares públicos. Podríamos sugerirles algunas lecturas para “aprehender” pasadas realidades históricas de cómo se fue desarrollando el proceso del desarrollo de las políticas fascistas gracias a las “debilidades” de un estado europeo. Por ejemplo: “El camino hacia la guerra”. Richard J. Overy. (Espasa. Madrid, 2009, pp. 229. El texto de José María Pérez Gay. “El imperio perdido”. (Plaza y Valdés. México, 2011, pp. 340). Impactante el texto de Jeffrey Herf. “El enemigo judío”. (Debate. Montevideo, 2008, pp. 413).  Podríamos sugerir otros textos relacionados a cómo funciona la sicología del fascista y cómo se va desarrollando un golpe de estado en estos tiempos post-modernos pero nuestra intención es exponer algunas ideas que extraemos de los textos referidos. El texto de Pérez Gay, diplomático mexicano que se puede adquirir en “Las librerías del Sur”, es un estudio dramático de cómo la intelectualidad judía habitante en y del Imperio Austro-Húngaro va deambulando ante una triste e inevitable realidad como aquella del “derrumbe de las realidades cotidianas de Viena” y el ascenso del fascismo hitleriano que gracias a las debilidades y las no-decisiones del poder decadente imperial referido va ocupando espacios en aquellos espacios citadinos de Viena hasta llegar a lo inevitable; mientras que el texto histórico de Overy nos va describiendo como el “caos y la desestabilización” que se desarrolló entre los años desde 1919 hasta el comienzo de la 2da. Guerra Mundial va conformando el escenario fascista que se fue imponiendo en las clases medias europeas no solo ante los escenarios de corrupción, crisis financiera, indecisiones gubernamentales, políticos aburguesados y una ignorancia de la Política (con mayúscula) que se expresó durante aquellos escenarios referidos que llevó a España a la “Guerra Civil”, que llevó al poder al “Duce” copiando ideas marxistas e imponiendo políticas sociales y económicas radicales y subyugadoras de libertades personales y sociales, que permitió al vienés Adolf Hitler a desarrollar sus políticas racistas con expresiones de “golpe de estado”, de legalidades convenientes y de indecisiones de un gobierno alemán mas de majarete que de expresión cívico-militar. Por último, la máxima expresión del fascismo y nazismo que se expresó en Europa con la persecución de las poblaciones judías europeas que bien describe Jeffrey Herf en su texto explicativo cuando nos comunica sobre “…la propaganda nazi durante la segunda guerra mundial y el Holocausto…”

En este mismo orden de ideas, el texto “Acéphale” (Caja Negra. Buenos Aíres, 2006, pp. 191) nos comunica que “…la verdad de patria –que interviene como componente de la acción dramática- no tiene más que una significación exterior sí se la compara con esta verdad religiosa. Cualesquiera sean las apariencias, los símbolos que presiden las emociones no están entre aquellos que sirven para representar o para mantener la existencia militar de un pueblo…” (Idem, en Crónica Nietzscheana, Georges Bataille en pág. 128).

Para muestra un botón. En la entrevista realizada por el periodista, señor David González, a la historiadora, Doña Margarita López Maya, sobre “El Estado Descomunal” (El Nacional. Caracas, 2013, pp. 104); en su introducción, el señor González expone que “…también…versaron sobre los procesos históricos que llevaron al país a una situación en la que el socialismo se fijó como una doctrina que las élites en el poder imponen más allá de cualquier intento de concertación y sobre cómo la fórmula de la democracia participativa, destinada a mejorar a un Estado liberal en crisis, fue sustituida por un enfoque esencialmente diferente…” (Idem, pág. 9).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1229 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a170645.htmlCd0NV CAC = Y co = US