Después de tres meses, ¿valió la pena elegir a Nicolás Presidente?

Tres meses hace desde que Nicolás Maduro Moros se hizo Presidente Constitucional de Venezuela (14 abril 2013), después de cuatro meses con Nicolás en la Presidencia, ¿cuál es el saldo para la Revolución?

De acuerdo al orden de importancia política, de estos primeros cuatro meses de gobierno diríamos que el logro más importante ha sido mantener vivo, en el corto y mediano plazo, el legado que Hugo Chávez Frías nos ha dejado. Nicolás con el apoyo y el favor del pueblo, que le juró a Chávez elegir al primer presidente obrero y chavista, ha cumplido en cuanto a esto.

Esto ha pasado por ir forjando su propio liderazgo, emulando en el trabajo sin descanso al Comandante Supremo, liderazgo que el propio Chávez encomendó a Nicolás el 8 de diciembre en aquel discurso que desgarró el alma a todos, en las filas del chavismo.

El Gobierno de Calle adelantado por Nicolás y los miembros de su Gobierno, no sólo ha demostrado, al chavismo y a quienes le adversan, que Nicolás está a la altura de los retos que la Revolución le demanda como líder y que Chávez fue capaz de designar como su sucesor a la persona mejor preparada y con mejores condiciones dentro de su entorno inmediato para sucederle.

Nicolás se ha planteado, en las últimas semanas, una lucha implacable contra la corrupción. Según se avance verdaderamente en esta batalla, esto le permitirá atornillarse en el liderazgo del chavismo y permitir que se avance en la ética del Socialismo Bolivariano, aspiración que el Comandante Supremo siempre tuvo, sin que encontrara eco en el gobierno, más allá de lo que el propio Chávez siempre predicó y practicó como funcionario público intachable e impecable en el manejo de los recursos del Estado.

Lo más reciente que ha hecho Nicolás desde la Presidencia, es otro buen indicio para el chavismo de la base de que vamos por buen camino. La designación de nuevos mandos en la FANB y muy especialmente la designación de la Almiranta Carmen Meléndez como Ministra del Poder Popular para la Defensa. No solamente realzando con ello, como siempre lo supo hacer Chávez, el papel de las mujeres venezolanas en la Revolución sino planteando cambios que transformen prácticas en sectores tan influyentes para la la Revolución como son nuestras Fuerzas Armadas.

A tres meses de tener el primer Presidente chavista en Miraflores, el saldo luce alentador para el chavismo. Esto no debe hacernos olvidar que la Revolución tiene grandes retos y obstáculos por superar aún. Entre éstos, las incógnitas que se mantiene en cuánto al PSUV y su incapacidad de asumir tareas más allá de las electorales.

Los revolucionarios debemos tener presente que más allá de contar con una Presidente que apuesta a la continuidad de la Revolución el enemigo por derrotar, el imperio y sus lacayos, no descansan y cuentan con cuantiosos recursos, experiencia, voluntad y deseos inmensos de apoderarse de nuestros recursos y de las apetecibles riquezas que se encuentran en nuestro subsuelo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1548 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: