El miedo y sus consecuencias

El formato educativo extra cátedra o extra escolar, en el cual nos hemos formado sociológicamente dentro del seno de las familias venezolanas y en el resto de las sociedades integradas por seres humanos en el planeta tierra; también conocido en los estudios de pedagogía con el nombre de: “Currículo oculto”, históricamente ha utilizado al “Miedo” como una asertiva herramienta psicológica y sociológica como estrategia educativa para moldear la conducta de los jóvenes en su ámbito familiar; en la pre historia los patriarcas y las matriarcas de creencia totémicas inculcaban a sus hijos “El miedo” a los diversos dioses en los que creían; cuando se inventa la escritura e inicia la historia, los seres humanos ideológicamente crean conceptos religiosos filosóficamente llamado “Ciencias teológicas” encargadas de investigar o estudiar al “Cristianismo”, el “Islamismo o musulmanismo”, el “Judaísmo” y el “Budismo” entre otras creencias; todos estos conceptos doctrinarios, han utilizado al “Miedo” como estrategia para controlar las indeseables conductas de las personas.

Mitológicamente se conceptualizó a la ganancia de la “Gloria” para el que se porta bien, es humanitario, servicial o “Buen samaritano” pero debe ir “al infierno” todas las personas que osan practicar conductas atentatorias contra el bien estar de sus semejantes; es normal que se etiquete al que se comporta indebidamente, con el remoquete de “Diablo” y al que se dedica a hacer el bien a sus semejantes, con el calificativo de “Santo” o “Santa” y por supuesto el “Miedo” es el protagonista principal de la obra teatral llamada “Vida social”.

Este comportamiento es normal en todos los estratos sociales que integran los seres humanos; pues a través de la inculcación del “Miedo”, se logra controlar desde el desarrollo de la educación inicial familiar y escolar básica, las actuaciones conductuales del ser humano; en nuestras residencias hemos escuchado y oímos decir a nuestras madres para meternos “Miedo”, planteamientos como:

¡¡... Has caso porque si no se lo digo a tu papá para que te dé una paliza…! Como el niño o la niña saben lo violento y agresivo que es su padre, deja de travesear porque le tiene “Miedo” al energúmeno llamado papá; igualmente ocurre cuando es la mujer que mayoritariamente ejerce el rol de “Madre y padre”, que afectada por múltiples frustraciones, descarga en sus pequeñas criaturas graves agresiones físicas y psicológicas, que inducen a sus hijos e hijas a tenerles “Miedo”; en fin son muchas las maneras utilizadas por quienes ejercen el “Poder” sobre sus semejantes para infundirles “Miedo”; los padres, las madres, los docentes, el entorno social, la iglesia, los poderes facticos, el Estado y todo aquel o aquella que sea dotado por Dios y la naturaleza, de gran inteligencia y atributos físicos, por lo general los utilizan para atemorizar a través del “Miedo” a los seres humanos supuestamente débiles; los llamados seres humanos que logran alcanzar gran poder político y económico, usan todo tipo de imaginación para crear, objetos, medios de comunicación, entrenar animales, lavarles el cerebro a personas para transformarlas en monstros destructivos de sus semejantes, elaborar todo tipo de productos químicos y dispositivos bélicos, con el propósito de infundir “Miedo” a objeto de amedrentar, intimidar, chantajear y finalmente asesinar a quien con su valentía se atreva a oponerse a sus desmanes ideológicos conductuales.

Es relevante comprender que de acuerdo a la Psicología, el “Miedo” es una patología o conducta aprendida e inoculada a través de una desviación conceptual del proceso educativo y formativo fundamentalmente de los seres humanos; para los sociólogos y los pedagogos, el “Miedo” no es un principio ético ni moral; es simple y llanamente una disociación de la conducta humana; por tanto los modernos teóricos que epistemológicamente estudian los procesos educativos dirigidos a formar el comportamiento de la conducta humana, orientan sus teorías a demostrar que el respeto y la valoración del ser humano sólo se adquiere formando al individuo con la inculcación de principios, valores éticos y morales; hay que hacer lo posible y lo imposible para orientar a la conducta del bien por encima de toda actitud dirigida a continuar a asumiendo la conducta del mal; solo así se podrá fortalecer la psiquis del ser humano, evitando que sea víctima de los apocalípticos constructores del “Miedo” y sus nefastas consecuencias.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1557 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Marcial Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a168682.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO