Astrolabio

La delincuencia organizada se suma a la guerra económica

En un interesante ensayo titulado “De la Guerra”, el legendario Sub comandante Marcos, quien una vez le solicito a Joaquín Sabina, que escribiera una canción a su novia, expresa sus preocupaciones, sobre la manera como se enfrenta el problema del crimen organizado, y como éste flagelo se va apoderando lentamente de los estados y que “el fin previsible es una nación destruida, despoblada y rota irremediablemente en su tejido social”.

El crimen organizado ha comenzado a participar en todas las actividades de la vida cotidiana de la población, corrompiendo, y desarticulando las bases de un estado nacional. Todos los países de la región han experimentado en los últimos años un incremento de su participación.

Venezuela no está exenta de esa realidad, algunos sectores opositores utilizan sus vinculaciones con el narcotráfico, para alquilar delincuentes y utilizarlos en las labores políticas de enfrentamiento, eso justifica que las acciones después de las elecciones del 14-A, hayan sido tan violentas y con un saldo tan trágico de 10 dirigentes sociales asesinados.

Los sindicatos de la construcción han sido literalmente asaltados, por bandas de delincuentes que manejan el negocio de la vacuna contra los trabajadores. Las muertes violentas de sindicalistas en las zonas petroleras, están vinculadas a la guerra por el control de los llamados cupos petroleros.

Muchos Consejos Comunales se ven obligados a convivir con delincuentes que bajo amenaza y presión logran ser elegidos por las comunidades.

Es interesante razonar sobre la forma como los arrebatones de cadenas, los robos de viviendas en barrios humildes, y los atracos han disminuido para incrementar la otra violencia la organizada a través del secuestro, la extorsión, y las vacunas por protección de vehículos, porque el joven humilde quiere dar el gran salto y necesita una mayor cantidad de dinero para participar del negocio grande: La venta y control de drogas.

En el proceso de guerra económica que se libra contra nuestro país, el narcotráfico y los grupos de delincuentes organizados son un aliado táctico de la burguesía parasitaria, para fomentar la desintegración del estado nacional.

Ahora mismo están jugando un papel importante en la creación de una gran macro red que profundice el acaparamiento y el desabastecimiento. En los estados fronterizos el narcotráfico compra producciones enteras de alimentos que son transportados hacia Colombia.

Gerentes de supermercados y camioneros encargados de la distribución de alimentos, han comenzado a participar en el negocio de la venta ilegal de alimentos regulados, entregando la producción a los llamados pranes de los alimentos que la revenden directamente en la economía informal, o través de los comerciantes asiáticos, lo cual crea una situación explosiva que busca crear las condiciones para una salida política violenta.

figuera-prensa@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1713 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: