Entre tanto

La división de la sociedad no la inventó la revolución

Hoy, cuando el gran capital mundial, sus ejes de dominación y su expresión política, patalean por detener los procesos revolucionarios mundiales y, en particular el impacto producido por el Bolivariano bajo el liderazgo del Comandante Supremo Hugo Chávez, es importante tener en cuenta que no es verdad que las diferencias de clases sea una novedosa invención de esta Revolución.

La división y lucha de clases no es un fenómeno aislado y mucho menos inventado como acción del proceso transformador venezolano y, por extensión, nuestroamericano. Ella es inherente a todas las sociedades que producen o han producido sus bienes materiales en condiciones de explotación y, especialmente al capitalismo.

El tema es abordado desde hace muchos años y Carlos Marx es uno de esos emblemáticos estudiosos del capital, que se refirió a partir del tema de la acumulación originaria, a la que caracterizó como “proceso histórico de disociación entre el productor y los medios de producción”.

Señala el padre del marxismo y estudioso crítico de las relaciones capitalistas de producción, que “Ni el dinero ni la mercancía son de por sí capital, como no los son tampoco los medios de producción ni los artículos de consumo”. Y esto es algo que nos orienta hacia dónde está el origen de la disociación social entre dueños de los medios de producción y vendedores de su fuerza de trabajo. Es decir, dónde nace la división y el odio que la burguesía y que sus aparatos políticos pretenden atribuir a Hugo Chávez, a la Revolución Bolivariana y a sus consecuencias presentes de consolidación, con el primer gobierno chavista, encabezado por voluntad popular, por el camarada Nicolás Maduro.

Pero es que la reproducción sucesiva de la acumulación originaria no sólo ha profundizado las divisiones, la disociación entre capital y trabajo, sino que ha desarrollado históricamente una alienación que forza al trabajador, como individuo, a creer en una superación de su estadio bajo la ilusión de que puede llegar a ser burgués, capitalista, con el solo acto de reproducir en pequeño, en su círculo de lo cotidiano, las mismas relaciones que la sociedad, en su conjunto, impone bajo el dominio del capital.

Es éste uno de los temas necesarios de abordar, a la luz de nuestra actual coyuntura, en la que es necesario fortalecer la lucha, la lucha de clases sin banalizarla y comprendiendo las dimensiones inmensas del enemigo al que estamos enfrentando y el cual no cesará de acosarnos, de acosar y golpear este proceso, por distintos flancos y en su afán por derrotarnos, por vencer nuestro camino hacia la independencia y la Patria socialista.

Twitter: @IvanPadillaB
Email: ivanpadillabravo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3066 veces.



Iván Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a165769.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO