Ser Patriota

Por muy buena voluntad y mucha lealtad de los compatriotas camaradas que han tomado la responsabilidad de asumir el gobierno, sino se hace un análisis real y objetivo descarnado del escenario actual y con que cuenta la revolución Bolivariana en este instante, será imposible continuar a la siguiente etapa de esta proceso.



“Un pueblo que no conoce su historia esta condenado a repetirla”, en el pasado inmediato están las claves para erradicar los errores; luego de haber hecho un análisis cruel y descarnado, verdadero, de los males principales, y es nuestro deber reconocer los errores, dar el debate, empujar y arrimarle el hombro al gobierno que tenemos. La verdad, como ya dijimos en nuestros análisis, no debe ser temida y mucho menos por el pueblo que esta dando la pelea para que el gobierno reconozca lo que debe corregir. Seremos los primeros en reconocer los logros de los compatriotas y camaradas cuando la palabra vaya unida a la acción, que si se hace se verán los resultados de inmediato



De cada 10 revolucionarios que fuimos a votar por esta oportunidad que nos dejo el presidente Bolivariano, hay 9 opositores a esta revolución, cuando la muerte de nuestro Comandante y Líder nos ha debido unir mas para una victoria aplastante en contra de un candidato que representa la venta de la patria a los EEUU y sus aliados.



Y decimos esto, porque duele tener que escribir de situaciones que en este instante hacen peligrar el esfuerzo y la lucha enorme que es la revolución Bolivariana, pero si de una buena vez entendemos lo que esta en juego y podemos perder en un abrir y cerrar de ojos, haciéndonos los ciegos, sordos y mudos y asumimos nuestro rol de revolucionarios por encima de tanto conformismo, dejadez, temor a que nos llamen traidores por decir la verdad, que al decir de muchos interesados, “podría dañar el proceso”, eso precisamente, es falta de conciencia y amor a este pueblo que lleva más de 200 años de lucha, eso es traicionar los esfuerzos de nuestros libertadores y los miles de seres humanos que murieron por defender una causa, una idea, una revolución; ya el tiempo no alcanza para tanta pusilanimidad.



Se es patriota por amor al pueblo, porque la patria esta donde esta el corazón y las luchas, ese amor es lo que da las fuerzas para no traicionar los principios y el compromiso con la verdad, la conciencia nos induce a obrar haciendo lo correcto y sabe dios el inmenso esfuerzo y la inmensa ayuda que necesita nuestro pueblo para cumplir con la misión: la tarea de construir el socialismo bolivariano, rodeados de inmensos peligros, incongruencias, luchas internas, conspiraciones, ataques a mansalva y además sobrevivir.



Y es precisamente, de ese mismo pueblo del que saldrá el empuje y la ayuda necesaria para cumplir, los recientes acontecimientos pasados nos coloca en la certeza de que aunque no queramos, sea por compromisos políticos, por temor, por crisis, o por las circunstancias que sean, ante la verdad: tenemos que actuar para hacer lo que no se hizo, sin perdida de tiempo antes que se desborden las circunstancias de la conspiración y de los intereses de quienes pretenden acabar con la revolución desde adentro, porque ya lo que es obvio es que no podemos seguir pensando que la política pasada va a evitar la catástrofe.



Esta nueva etapa, que empezó lamentablemente, sin el Presidente Bolivariano pero con los mismos que lo acompañaron como gobierno durante más de 14 años de revolución, y aunque algunos les de “piquiña”, debe darse el debate intenso y descarnado de cuales fueron las causas verdaderas del porque este grupo no gozo de la aceptación unánime de los que fueron a votar ratificando al proyecto revolucionario, el plan de la Patria del Presidente Bolivariano en las elecciones de Octubre del 2012.



Aquí hay desleales, pero también ignorantes, hay oportunistas y conspiradores, pero también hay un cansancio y desmoralización infinita por un proyecto en el cual se cifran las más caras esperanzas de este pueblo y de la humanidad, somos revolucionarios y tuvimos un líder de una calidad humana que sobrepasaba al común de los mortales y eso, camaradas compatriotas es mas de lo que se puede decir de un ser humano inigualable.



A su manera y hasta el ultimo respiro, su pensamiento fue salvar a la revolución y todo lo que se había logrado con el esfuerzo del pueblo revolucionario y sus ideas, su trabajo incansable para darle al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela esa oportunidad tan anhelada de construir la patria socialista, donde todos, algún día no solo tuviesen casas dignas y bien equipadas, sino la conciencia abierta y el amor para defender las conquistas logradas, la educación política para entender que el socialismo no es para quitarle nada a nadie que se halla ganado con su trabajo honrado y su esfuerzo, sino para lograr medios de producción para que cada uno de los habitantes de nuestro país gozaran de todo lo necesario a la vida material y a la vida espiritual por igual, con sus derechos iguales, en paz y en armonía, para todos juntos prosperar en una patria libre, feliz y soberana.



Y es esa visión, su visión, que trasciende a la inmensidad de pensamientos que han querido explicar los grandes pensadores de todas las corrientes, la que hemos de defender pero con hechos, con construcciones sin temor a hablar y a la verdad, discutiendo y corrigiendo nuestros errores, ayudando y empujando todos juntos a los que aceptaron esta enorme tarea que no vamos a dejar perder, superando los enormes obstáculos que nos colocan o que aparecen en el camino, relevando al que haya que relevar por las causas que sean, pero siempre ahí, porque para eso y por eso el presidente bolivariano nos abrió esta oportunidad, que es de este pueblo revolucionario que salio a votar, con dolor, con angustia, y hasta con arrechera por su muerte, pero lleno de conciencia abierta, lealtad y amor por este proyecto.



Compañeros de los medios, el debate es con el pueblo, no con los periodistas, no con los comunicadores alternativos, no con presentadores ni locutores, ni opinadores; es inútil pretender censurar o endulzar los errores que cada día se ponen de manifiesto porque son los efectos de las causas, hay que corregirlos, pongámonos en movimiento, pues la verdad en estos tiempos cabalga, corre por las calles, por las plazas, en boca del pueblo que anda a pie, en las asambleas populares, en los caminos y hasta por el último confín de esta patria libre y revolucionaria que tiene sed de lucha por esta causa.



Dedicado al pueblo revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela y a todos los Obreros del progreso que están construyendo la nueva etapa de la revolución y el socialismo Bolivariano.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1757 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor