Referéndum a los Medios Golpistas

Imagínese el siguiente escenario; Chávez es secuestrado por un comando armado norteamericano en su residencia o Palacio de Gobierno, sacado del país y enjuiciado por narco-terrorista. Esto con el apoyo de los Medios de comunicación golpistas dentro y fuera del país. Imagínense los titulares del día siguiente y la cobertura mediática ¡Ha caído el dictador!. El subsiguiente bombardeo mediático de polo. La algarabía de la ultraderecha, el grito de ¡Aleluya! de Pat Robertson, la borrachera que cojería Bush, las fiestas madrigueras en las zonas Este de la ciudad de Caracas, la presencia festiva en la TV de Marta Colomina, Napoleón Bravo, Miguel Hernández, etc, etc.

Pero detrás de todo eso no pasarán las horas cuando se intervenga una vez más y para siempre del canal 8, Vive TV, YVKE Mundial Radio Nacional de Venezuela, Aporrea.org, Rebelión.Org y tantos más, qué decir del diario VEA, por ser los medios revolucionarios más emblemáticos. No lo pensarán, recordemos al fascista de Enrique Mendoza, a quien no le tembló el pulso para sacar fuera del aíre el canal del estado.

Pasarán las semanas y meses mientras se va desmontando todos los medios que tengan que ver con el chavismo y la izquierda venezolana. Una fuerte persecución a directores, editores, columnistas, locutores, y pare usted de contar. Arrasarán sin misericordia con todo aquello que informe los desmanes de la oposición en la retoman del poder.

Pasará el primer año en la instauración de una dictadura auténtica, no mediática como acusan al actual proceso revolucionario, cuando los medios de comunicación de la oposición garantizarán a grosso modo la total desinformación. Ese efecto disociativo al máximo nivel; traigamos a memoria cuando allanaron la casa del héroe del Puente Llaguno Ricardo Cabrices; hasta yo mismo me asuste por la satanización inmediata y chivos expiatorios de los que retuvieron a los golpistas de la P.M. en la Avda. Baralt.

Todo este ejercicio de imaginación apocalíptica se queda corto ante lo que pueda suceder si llegase asesinar o secuestrar con éxito a nuestro máximo líder revolucionario.

Ahora volvamos a nuestra realidad revolucionaria. Todos los días del mundo, aún después del perdón presidencial a los dueños y directores de los Medios de comunicación radial en la retoma de Miraflores por parte del Gobierno Bolivariano, persisten en insultar al presidente, engañar, ridiculizar, sesgar, manipular, ocultar, desinformar primeramente al público que los ve, a los incautos y a los mismos revolucionarios que les fascina las porquería de programas: Novelas, diversión, informativos, que a diario se transmite. Sin respetar toda la libertad que se les ha dado, la tolerancia más profunda que gobierno alguno a demostrado a sus oponentes, que aún así siguen montados en sabotear el proceso de cambios.

Ciertamente el pueblo ha castigado a estos medios bajando sus raiting, quebrando sus periódicos al no comprarlos regularmente, no sintonizando las FM y AM fascistas. Lo que llama poderosamente la atención es que el Estado no ha hecho su parte como debe ser como es sacar del aire a estos canales y medios que no respetan límites y leyes. Se siente en el ambiente que perdonar y perdonar es de sabios, aunque el problema no raya aquí, es la posición que esta gerencia mediática asuma al momento de un magnicidio, otra intentona o un efecto desestabilizador de gran envergadura.

Esa gente está a la casa del momento mediático, cada día trabajan para minar el proceso desde los medios. Tomemos por ejemplo el caso de los Tupamaruc; fue el globo de ensayo; incitar a una impulsión chapista, resaltar como sea los defectos y las debilidades. Esto lo veremos en el 2006 cuando se comience a impulsar un referéndum contra Juan Barreto, Freddy Bernal y José Vicente Avalo. Ellos arman desde ya todas las posibilidades, su mejor caldo de cultivo va a ser la insatisfacción de los bolivarianos ante ciertas políticas no cumplidas.

En vista de que el Estado ha sido débil en aplicar sanciones a los medios más radicales, la última palabra la tendría la mayoría de los venezolanos en un referéndum consultivo donde la gente se ha de pronunciar entorno a renovarle o no concesión radial y televisiva.

No se puede seguir esperando; necesitamos esos canales para Telesur y otras propuestas nacionalistas. Es importante que todos los Comités de usuarios de los Medios se movilicen para organizar la solicitud de un referéndum a los Medios de Comunicación televisivo antes de que el año próximo se ponga en acción todas las Matrices contrarrevolucionarias que se teledirigirá desde la base atacando las gestiones municipales y de gobierno regional para socavar votos al Presidente.

Estamos a tiempo, aprovechemos que la concesión a estos medios están en período de vencimiento.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2250 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a16399.htmlCd0NV CAC = Y co = US