A Juanita en su tránsito hacia la eternidad

 

El día 07 de abril Juanita  García nos dejó físicamente fulminándonos con su partida inesperada. Fue así que se lo pedí a Dios, al universo, a la vida, para que no tuvieses postraciones en una cama, con dolores que no te merecías.

Juanita es un ejemplo de lo que es la mujer venezolana, dentro de los mejores ejemplos. Nacida en una montaña de Trujillo queda huérfana a sus tres años, empieza su calvario por su  condición de desamparo en una zona montaña adentro, pasando de pueblo en pueblo, siendo aún una niña llega a Caracas buscando futuro.  Mujer responsable,  Madre  y padre de seis hijos, asume con hidalguía su responsabilidad y también la del hombre irresponsable que escogió de padre de sus hijos, demostrando sus principios aprendidos en la universidad de la vida; fémina con visión y práctica de género decía “No le acepto a un hombre que me pegue así me tenga pisando oro”; Visionaria, con apenas tercer grado de instrucción  tenía claro que lo  mejor que le podía dar a sus hijos era educación y buena alimentación, aunque no tuviésemos muebles donde sentarnos. Nunca, nunca nos acostamos con el estomago vacio, mucho menos cenando pan con guarapo, era comida completa dos veces al día, además del desayuno típico en todo hogar. Guerrera,  trabaja como obrera día y de noche, camarera en la  Maternidad Concepción Palacio y fregadora en el hospital José Gregorio Hernández, para cubrirle a sus seis polluelos lo que consideraba sus necesidades básicas, en función para que todos y cada uno de ellos  fuesen  profesionales, hombres y mujeres de bien. En las pocas horas que le quedaban para compartir con sus retoños  les transmite, con profundo y sublime amor de madre,  con permanente ejemplo en la acción, sus principios: responsabilidad, trabajar responsablemente con dignidad, honestidad, “No robar”, ética y mística,  “no es digno ser ja la ja la, si Ud., cumple con su trabajo  no tiene porque jalar” es decir nos inculcó que no hay que ser eunuco. También nos indujo lo necesario de sacar un diploma  para no tener que aceptar atropellos de los patrones. Insistió siempre “no hacer daño a nadie pero tampoco dejarse de nadie”.  Lo diste todo humanamente Juanita  para llevarnos, a todos y cada uno de tus hijos por igual, a  la cúspide de los estudios, de la honradez y la responsabilidad, puedes partir tranquila mami lo hiciste excelente, como ninguna, padre y madre a la vez. 

Irreductible fuiste eres y serás  muestra de la estirpe de mujeres libertadoras independentista de esta patria. Sólo una heredera de nuestro padre libertador hace lo que hiciste el 6 de febrero del  1992 cuando llegaste a mi casa sorpresivamente e inesperadamente pues no viajabas sola por tu limitación visual, tocaste la puerta, te abrí y me eché en tus brazos, en llanto puro,  producto de mi dolor de la derrota militar del día 4 de febrero 1992 y  me consolaste, como buena madre pero además, como patriota bolivariana guerrera militante de una patria libre y justa, me dejaste llorar, me sobabas la espalda y mi cabeza, cuando brotaron tus sabias y guerreras palabras “No me engañaste hija, cuando te llamó  ese militar Cap. Hugo Rafael Chávez Frías, supuse andabas en algo político“, continuaste mami consolándome y diciendo “Bolívar libró muchas batallas, unas perdió y  otras ganó pero lo más importante es que ganó la guerra“ palabras sabias que me llegaron  al alma y me dieron un gran animo así como  coraje para levantarme de la derrota militar recién sufrida y seguir a        delante. Me preguntaste ¿Qué  desea hacer hija, continuar batallando hasta ganar  la guerra? Mami me estabas emplazando, me mostraste el camino a seguir, no podía fallarte ni fallarle a mis ideales, esos que sutilmente me inculcaste, siempre con tu aguerrido ejemplo. Te contesté, si quiero ir a la guerra  y me dijiste “entonces vaya a librar las batallas que le toquen que yo le cuidaré su hija, sí vuelve le regreso su niña  y si no cuente que se la cuidare como si fuese usted y le diré a su hija quien fue su madre”  Más sabias,  liberadoras, libertadoras  y oportunas no podían ser tus palabras. Esto muestra que tú eres digna heredera de Juana Ramírez “la avanzadora” y tantas otras mujeres libertadoras de esta patria.

Todos te hicimos sufrir, cada uno a su manera, te pedimos perdón mamita linda, yo por mi parte sé que sufrías, a pesar de apoyarme,  pues temías cayera presa, me torturaran  o mataran los esbirros asesinos de la IV República cuando andaba por las calles de este país en mi gesta  bolivariana. Te pido perdón por ello mi “Juanita bonita”.

A todas las mujeres presentes, sobre todo a las descendientes de mi Juanita, de nuestra Juanita les pido tenga presente su legado para que sean excelentes madres  y formen a sus hijos en función de que sean ciudadanos de bien, honestos,  responsables y dignos en lo personal y en lo colectivo.

 Vete en paz Juanita, sé iras al sitio donde van los hombres  y mujeres buenos de verdad, allá encontraras a tu madre, quien siempre te acompañó,  tu querido hermano Juan, mi adorado e inolvidable tío Juan mi amor eterno, a tu hermano Felipe a tu hermanos Merenciana  y Vicente, a tus hijos que perdiste Mariselita, mi inolvidable hermanita,  y Luis  Yvan; a tu querida y entrañable amiga Rita,  tu negra Rita , tu  compinche, imagino ese encuentro, a tu primo Julio Villegas, a mi Luigi a mi amiga Ligia Salazar. También mami encontraras a mi  querido camarada y amigo Hugo, a Kleber, a Domingo Alberto, a Elio García Barrios y a todos esos camaradas que han caído en el camino, por una sociedad justa. Vete mami,  te lo juro que seguiré librando batallas junto al pueblo bolivariano en lucha,  hasta ganar la guerra, no te fallaré, no les fallaré a los mártires  ni a los que aquí tenemos ese sueño y objetivo de liberación nacional y continental.

Orgullosos de ser tus hijos, hermana, sobrinos, nietos, tataranietos, amigos y vecinos. Nos llenaste siempre con tu ejemplar accionar cotidiano.

Mamita, danos fuerza para superar este gran dolor que hoy nos agobia, nunca imaginé la magnitud de este dolor.

Te fuiste en un abril, abril de  batallas y de victorias populares, como parte de los febreros, abriles y diciembre.

Honor y Gloria  a Juanita García ejemplar madre y padre de esta hermosa Venezuela bolivariana  en su tránsito a la eternidad.

Gracias a todos quienes nos acompañaron en estos momentos difíciles  

VIVA  JUANITA GARCIA

Iris García

Insurgente  4F y 27 N 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1903 veces.



Iris García


Visite el perfil de Iris García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: