Socialismos del siglo XXI, grandes progresos políticos

Los pueblos una vez más entendieron que la representación política de la derecha es nefasta para sus aspiraciones sociales, ahora, practican y aceptan que el poder es una institución que nace de la gente y es el mejor poder para administrar un Estado.

No es difícil discutir el tema porque los hechos sirven como principio rector en las diferencias entre la izquierda y la derecha política, de modo que en los socialismos están los resultados como principios esenciales para el análisis, en el otro grupo se encuentra ese grupito burgués lleno de intereses políticos y económicos.

Los socialismos del siglo XXI aglutinan ideas sosteniendo fuerte a la izquierda por sus logros al superar la pobreza, la desigualdad y la inequidad; radicalidad que plantean los procesos en las relaciones con todos y todas sin distinción de raza, religión, todos son bienvenidos porque todos hacen parte del paisaje social.

Todos realizamos el mismo viaje para descubrir oportunidades asumiendo el reto y la responsabilidad al ver las diferencias entre la derecha y los socialismos a través de obras que integran, permiten el desarrollo y un mejor vivir para las masas que hoy por su participación son valoradas, participación que enriquece con su extraordinaria variedad de la realidad humana.

En las revoluciones la pobreza, el hambre, la indigencia, los abusos de poder, corrupción no son tolerados, con los socialismos se termina la cómoda postura de ver a los pobres, mendigos, enfermos, como parte del paisaje urbano y rural, y, aunque nos falta mucho por solucionar se entendió que todos somos responsables y todos tenemos algo para contribuir en la solución de esos problemas que solo requerían decisión política para redistribuir de mejor manera los recursos del país, así, la solidaridad, cooperación, creatividad, amistad, integración y amor, se abren paso para cambiar nuestra cultura.

Este es el terreno de los hechos. La importancia de lo que puede deducirse de los presupuestos involucrados resulta impresionantemente alto, llevaría páginas y páginas enumerarlos, sin embargo, no solo abarcan obras públicas y sociales, tiene que ver con la consistencia ideológica del conocimiento de la gente para proponer reflexiones que mezcladas con las ideas ordinarias hace que los pueblos decidan continuar con las revoluciones al socialismo.

Es importante para la ciencia política los socialismos porque estos no pueden dar un paso sin ofrecer soluciones a los problemas de la pobreza, analfabetismo, insalubridad, los resultados a estas presuntas dificultades sociales hacen de los socialismos una política de soluciones inmediatas y mediatas, hacer esto implica mucho más que mejorar la vida de la población, implica que las sociedades organizadas participen en las decisiones económicas mejorando notablemente el concepto de la economía política, permite, incluso, elaborar la distinción entre el presente y el futuro porque trasciende la experiencia.

-Desde la política social hay una más clara consciencia por resolver los problemas sociales.

-Estamos mejor preparados para admitir las limitaciones de nuestro estado y superarlos.

-El conocimiento nos enseña que la creatividad es un elemento importante para la construcción de los socialismos que, dominados por intereses prácticos es un paso más hacia la ciencia.

-Permite resumir los resultados y mejorarlos con la participación de la gente conservando la estructura de la experiencia de la que somos intérpretes ya que en el acto del conocimiento la razón ocupa un lugar distinguido para el desarrollo y un mejor vivir de los pueblos.

Los socialismos nos enseña que las emociones y sentimientos no pueden permanecer ocultos por mucho tiempo como en el capitalismo, hoy, se hace conciencia para desterrar el egoísmo, el individualismo, el consumismo en nuestras costumbres y nos va mejor porque se fomentan y se construyen nuevos valores, la gente mientras más conocimiento intelectual tenga se vuelve más sencilla, de a poco se supera la vida de apariencia otros alcanzan la humildad, la sociedad cambia cuando se armoniza la ética con la moral, contribuye a crear nuevos estilos de convivencia.

Lo normal para una mejor convivencia social seria el equilibrio en un marco de respeto del derecho de los demás, lastimosamente, vivimos con la derecha política que no acepta compartir sus tajadas o aminorarlas y la izquierda, de apoco rompe la utopía con la igualdad de oportunidad que lucha contra misma naturaleza implantad por la competitividad, por la confrontación, por estar siempre a la defensiva por vivir con temor y esa no es parte de nuestra naturaleza libre.

Todo ese maquiavelismo social y cultural fue implantado por el sistema capitalista y su educación de clases sociales que tienen al mundo al borde del abismo económico, político y socio-cultural. Soy de los que opino que a los gobiernos revolucionarios nos hace falta una oposición seria, coherente, lamentablemente, agonizan porque carecen de creatividad para manejar la política social y la economía política como una ciencia, su clara convicción burguesa les impide construir nuevas prácticas para la convivencia con igualdad de oportunidad en la práctica.

Los socialismos del siglo XXI rompieron con la trilogía de la dominación: jerarquía eclesiástica, burguesía y caciques políticos repartiéndose o participando del poder que por tanto tiempo afecto al mundo y a América Latina en especial. Pueblos sin trabajo, sin soberanía financiera viviendo más allá de la austeridad, sin solución a corto plazo, son la santísima trinidad que lleva al mundo al holocausto mientras sostienen a la banca, a las monarquías y a los grupitos de FORBES, aprovechándose del poder bélico del imperialismo, incluso, con el Nobel de la paz 2009, hoy, Obama se merece el Nobel de economía por su fórmula económica “nuevo capitalismo sosteniendo el desempleo”



rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1486 veces.



Raul Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: