SIBCI y marcha universitaria: ¿periodismo revolucionario?

Tal como estaba programado por las organizaciones sindicales (Fetraesuv, Fenasoesv y sindicatos no federados) representativas de la mayoría de la clase trabajadora universitaria, el pasado jueves 04 de abril salieron a las calles de Caracas en movilización hacia la Asamblea Nacional miles de trabajadores y trabajadoras universitarias. Sin distingo de posturas políticas, se unificaron chavistas, opositores, ni ni y todas y todos, se unieron bajo las consignas reivindicativas esbozadas en sus comunicados por los distintos sindicatos y Federaciones. Aumento Salarial de 90% (40% año 2012 y 50% año 2013), discusión de la Normativa Laboral Unificada presentada en enero pasado al MINPPTRASS sin exclusiones, por la incorporación de las y los universitarios al beneficio del Seguro Social Obligatorio, por la defensa al voto en igualdad de condiciones en la elección de las autoridades de las universidades nacionales, como manda la LOE. Todas, consignas que llevan un solo fin, dignificar las condiciones de vida de ese sector de nuestra clase trabajadora, tan afectado por las políticas de marcado carácter neoliberal, propulsadas por quienes han dirigido la cartera de educación universitaria en estos 14 años de Revolución Bolivariana.

Como era de esperarse, la contrarrevolución aristocrática, traicionera de las causas y luchas de las y los trabajadores universitarios, haría un intento desesperado por sabotear esta nueva iniciativa de movilizar la clase trabajadora universitaria. La estrecha alianza que se viene cocinando en la esfera universitaria entre el PSUV y AD, se expresaría en las convocatorias a paro en algunas universidades, con el único objetivo de desmovilizar al trabajador/trabajadora de algunas universidades. En la misma estrategia, Carlos López se desplazaría en los medios públicos manifestando su descontento con esta acción reivindicativa: ““Como "focos de conspiración" orientados a sabotear el proceso electoral del próximo 14 de abril calificó el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Universitarios de Venezuela (Fetrauve), Carlos López, el llamado a paro y marcha hecho por algunos sectores de las universidades autónomas para este jueves 04 de abril bajo la consigna de "aumento ya"…” (AVN, 03-04-2013). En la misma nota periodística, la Agencia Venezolana de Noticias agregaba supuestas palabras de la ministra Córdova: “Ante estas medidas de presión, la titular del MEU, Yadira Córdova señaló que estos llamados se han caracterizado por no contar con una gran asistencia, pero que han sido y seguirán siendo igualmente respetados, de acuerdo a las garantías previstas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela…” (AVN, 03-04-2013). Trazaban López y Córdova, en esa nota periodística, el trato que le darían los medios públicos a la Marcha Universitaria, a posteriori, “conspiradores”, “saboteadores”, “de derecha”, “minorías”, pero, así y todo, “serán respetados”. Colocaban en la acera de enfrente a la clase trabajadora universitaria, como enemiga de una Revolución, por la cual, en abril de 2002, la primera línea de combate era ocupada no precisamente por éstos que, hoy se rasgan las vestiduras como superrevolucionarios, sino por los hoy desfenestrados.

Contra esa ofensiva mediática y las medidas de paro en algunas universidades, impulsadas por la traición, las y los trabajadores universitarios con conciencia de clase, tomaron por miles las calles de Caracas y lograron su objetivo de hacerse oír en la Asamblea Nacional, allí una comisión de diputados recibió su documento explicativo de sus exigencias y, además, le informaron con respecto a la propuesta de Normativa Laboral Unificada presentada al MINPPTRASS que, la misma, efectivamente, se encuentra en el Ministerio de Planificación en donde se evalúan sus costes y posibilidades de financiamiento, con ello, quedaba al desnudo las pertinentes mentiras que ha venido esparciendo el aristócrata de Carlos López de que, antes de semana santa, se aprobaría esa propuesta de Normativa Laboral Unificada, para días después, señalar que, sería aprobada después de semana santa, en un ritornelo que lo descalifica y lo coloca como un mentiroso contumaz.

Mientras, los medios privados se limitaban a publicar y transmitir lo que estaba sucediendo en la realidad, los medios públicos, para vergüenza de todas y todos los venezolanos, reseñaron esta noticia dándole un matiz politiquero. Titula AVN: “Con gorras de Titina y acompañamiento de la Polar marcharon trabajadores universitarios” (AVN, 04-04-2013). El solo titulo desnuda el desprecio que siente la tecnoburocracia estatal por la clase trabajadora que lucha por sus derechos, no tienen empacho en colocarlos a la par que la burguesía. “Gorras de Titina”, no sabemos si se referían a Titina Azuaje la camarada fundadora de Clase Media en Positivo, movimiento que creó la gorra tricolor o a Titina Penzini, la diseñadora de modas quien con su lema “100% chic” expresa su concepto de clase en sus costuras. Si es una o la otra, es obvio que se intenta en la nota, colocar a las y los trabajadores universitarios en una postura de clase distinta a la cual pertenecen, desclasarlos y colocarlos al nivel de lumpenproletarios. El “acompañamiento de la Polar” es obvio que se usa con ese fin, una marcha de borrachos y borrachas financiados por Lorenzo Mendoza. Solo que, olvidaban en AVN que, esos mismos trabajadores y trabajadoras de la Polar, que se incorporaron en acompañamiento a la clase trabajadora universitaria, fueron los mismos a que se refiriera el candidato Nicolás Maduro en su intervención en Carabobo: “Las declaraciones, emitidas en un multitudinario acto de masas en el estado Carabobo, corresponden al presidente Nicolás Maduro, quien señaló además haber hablado con trabajadores de esa empresa, y de otras, en su camino a ese estado. “Los trabajadores de la Polar me dijeron: ‘Nicolás tú ordenas, nosotros vamos para adelante con la revolución’. La clase obrera de la Polar”, dijo Maduro sin añadir más detalles…” (Noticias24.Com, 04-04-2013). Un chinazo en toda la línea de flotación burocrática se dieron.

La reseña de AVN no deja desperdicios, su odio hacia las y los trabajadores universitarios queda al descubierto. Tratando de menospreciar la iniciativa, AVN intenta minimizar el número de las y los asistentes, para congraciarse con su ministra de educación universitaria: “A las 100 personas con las que inició la concentración se le sumó un grupo de aproximadamente 50 estudiantes. Los autobuses provenientes de la Universidad del Zulia (LUZ), Universidad de Carabobo (UC) y Universidad de Los Andes (ULA) aumentaron a unas 500 personas el grupo que, a un cuarto para las 11 de la mañana, salió por el acceso de Plaza Venezuela hacia la Autopista Francisco Fajardo para desembocar en la avenida México y llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional…” (AVN, 04-04-2013). Para más adelante, subirlas un poquito: “Para el presidente de Sinatra– UCV, Eduardo Sánchez, las aproximadamente 800 personas que aglutinó la caminata, gracias a la llegada de dirigentes sindicales de Empresas Polar -so pena de que la actividad era una "actividad gremial, no política", como aseguró Viloria- el acto fue una "demostración contundente de dónde está la fuerza de los trabajadores". (AVN, 04-04-2013). A los 100, se les sumaron 50, después se convirtieron en 500, hasta que, finalmente, marcharon fue 800 según AVN, de alguna manera había que justificar lo afirmado por la ministra Córdova de que son minorías, las que participan de estas actividades “conspirativas”. El profesor Earle Herrera, define a esa práctica como palangrismo: “Cobrar por falsear y distorsionar informaciones”. La Real Academia Española, define palangre como: “En lenguaje periodístico, pago ilícito que se hace a un periódico o a un periodista por publicar una información que afecta o beneficia los intereses de alguien”. Augusto Hernández, maestro de la comunicación, nos detalla el uso del término: “Lo que en Venezuela se conoce como palangrismo es la práctica que ejerce el periodista que escribe loas a favor de una persona o alaba algunas circunstancias a cambio de un estipendio, por lo general una propina, que le otorga el individuo o la institución que resulta beneficiada…” (Aporrea, Ejercicio ilegal del Palangrismo, Augusto Hernández, 13-01-2009).

El camarada Presidente Chávez (QEPD) fue un ardiente combatiente contra el palangrismo y, en general, contra la sarta de mentiras difundidas desde los medios de comunicación subordinados a las directrices del imperio de EEUU. Chávez, en su condición de comunicador popular, el “gran comunicador” como algunos le llamaron, era consecuente con la condición ética que debía caracterizar al hombre nuevo. La verdad por delante fue su valor más insigne. En palabras de García Márquez: “la ética es al periodismo como el zumbido al moscardón”.

Es de resaltar aquel momento, en que se confrontó con una periodista de RCN Colombia, eran los día en que ardía la refinería de Amuay, la oposición lanzaba matrices, todas en la orientación de responsabilizar directamente al Gobierno de lo ocurrido. “Habitantes dicen que dos o tres días antes había olor fuente a gas fuerte que quizá esto pudo haber sido una tragedia prácticamente anunciada”, dijo la periodista Carmen Rengifo, periodista de RCN Colombia. En el mismo estilo de la nota periodística de AVN que estamos comentando. Chávez pudo confrontarla en el lugar de los acontecimientos, “Lo que tú sugieres es un imposible”, expresó el mandatario ante la información dada por Rengifo, a lo que la periodista respondió “Yo no lo sugiero yo sólo transmito lo que dicen los habitantes”. Así era Chávez, directo sin ambigüedades, “Hay que tener en esto mucha objetividad, si yo fuera periodista yo cuidaría mucho mis opiniones (…) Como tú sabes que anda por ahí la versión de que fue falta de mantenimiento (…) Que había un escape de gas de hace varios días y no se tomó ninguna acción porque el ministro Ramírez es un irresponsable”, se refirió a declaraciones de la “derecha”, como lo calificó. El diálogo, en sí mismo, es toda una clase de ética periodística. Con razón, al Comandante Presidente Hugo Chávez se le otorgaron dos Reconocimientos en el ámbito del Periodismo: el Premio Rodolfo Walsh: Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular y, más recientemente, ya fallecido, el Premio de Periodismo José Martí. Esperemos que este año se le considere para el Premio Nacional de Periodismo, dado sus importantes aportes a la comunicación en nuestra Patria.

Bien decía, el Comandante Presidente Chávez: “No soy profesor del periodismo, pero sí tengo mi código de ética”. La ética, la verdad por delante, siempre consecuente con José Martí: "Odio la pluma que no vale para clavar la verdad en los corazones y sirve para que los hombres defiendan lo contrario de lo que les manda la verdadera conciencia, que está en el honor, y nunca fuera de él". Así fue el Comandante Presidente Chávez en su rol periodístico, de comunicador popular. El legado que nos deja en materia comunicacional debe ser preservado y estudiado en nuestras Escuelas de Comunicación Social. Y, ante todo, los medios públicos deben dar el ejemplo, NO repetir las malas praxis que cuestionamos a los medios de la burguesía. Como bien caracteriza, la camarada comunicadora Martha Yadira Rodríguez: “El Comandante Hugo Chávez le dio un giro de 180º a la comunicación, al proceso comunicacional y al ejercicio del periodismo, ya que rescató al periodismo de la superficialidad a que lo había reducido la IV República, pues le dio un contenido político, ideológico y espiritual; sí espiritual porque por primera vez se nombró a Dios en los medios sin tapujos…”, para manifestarse contra la campaña de odio desatada contra la salud del camarada Presidente Chávez, Rodríguez enfatiza: “es el fiel reflejo de su práctica cotidiana: Mentir, mentir y mentir. La oligarquía fascista es despiadada, sanguinaria y perversa. Es un demonio que tiene la forma capital, su objetivo es confundir y provocar zozobra en la población para debilitar las fuerzas revolucionarias; pero el pueblo es sabio y paciente, pues tiene a Dios de su lado”.

AVN mintió en su nota periodística y las abundantes fotos que se tomaron de la movilización le desmienten, no eran ni 50, ni 100, mucho menos 800, las y los marchantes ese día 04 de abril, eran más, miles más. Pero no solo se limitaron a intentar justificar las palabras de la ministra Córdova; fueron más allá, intentaron desvirtuar el carácter gremial-sindical de la Marcha, tenían que justificar el carácter de “conspiradores” y “saboteadores de las elecciones del venidero 14 de abril” y así lo hacen en su nota: “Si bien el acto, de acuerdo a sus voceros, era de "estricto carácter gremial", no faltaron las gorras tricolores de Titina, ni consignas como "Patria, socialismo y alpiste para el pajarito de Maduro" dichas en voz baja”.(…) “A la altura de la estación del Metro Bellas Artes un grupo de simpatizantes del Gobierno Nacional recibió a los marchantes con afiches del candidato oficial, Nicolás Maduro, y consignas gritadas al unísono: "Chávez vive, la lucha sigue". Ni siquiera las canciones de Alí Primera reproducidas por altoparlantes al inicio de la marcha fueron suficientes para camuflar intereses paralelos de algunos marchantes que comentaban entre ellos: "tenemos que elegir bien la vocería, si no, nos van a joder como siempre". (AVN, 04-04-2013). No sólo al inicio de la Marcha Universitaria se hizo presente Alí Primera, sino que acompañó a las y los marchistas hasta las adyacencias de la Asamblea Nacional, en que se encontraron con el pelotón de policías nacionales. Los intereses paralelos no eran otros que los expresados en las comunicaciones recibidas en la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Nacional, en la Vicepresidencia de la República y en el MINPPTRASS, resumidas en las consignas coreadas a todo lo largo del trayecto: ¡Aumento General de Salarios YA! y ¡Normativa Laboral Unificada con participación de todas las Federaciones y Sindicatos No Federados!

El Chávez autocrítico, debe estar revolviéndose en su tumba al leer notas como éstas de AVN, su Golpe de Timón cayó en oídos sordos: “Otra crítica, y espero que nadie se sienta mal, no voy a nombrar a nadie, pero en estos días he estado viendo, como siempre, televisión. Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, incluso dándole vocería a quienes casi no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta…” (Golpe de Timón, Primer Consejo de Ministros del Nuevo Ciclo de la Revolución Bolivariana, Palabras del Presidente Reelecto Hugo Chávez Frías, 20-10-2012). Pues, en los medios públicos, la autocrítica no será transmitida, mucho menos publicada, sino repudiada como le ocurriera recientemente al camarada Nicmer Evans. Y, las y los trabajadores de la Patria en lucha por sus reivindicaciones, ya vemos el tratamiento que les espera de parte de esa arrogante tecnoburocracia que ha secuestrado la Revolución Bolivariana, haciéndola suya y de nadie más.

El trabajo que le queda al camarada Nicolás Maduro, pasado el proceso electoral del venidero 14 de abril, no es nada fácil. Por un lado, tendrá a los enemigos históricos de la Revolución en curso, el imperialismo y sus agentes en territorio patrio: la burguesía; mientras que, agazapados como garrapatas en espera de chupar su sangre, estará esa tecnoburocracia ineficiente y distante del proyecto histórico que nos planteó el camarada Presidente Chávez: el Socialismo.

Una tecnoburocracia que odia a la clase trabajadora, ya que ve en ella un enemigo irreconciliable en la lucha por el poder del Estado Revolucionario. Bien nos lo señalaba Trotsky: “El actual régimen de la URSS suscita a cada paso protestas, tanto más dolorosas cuanto más se las ahoga. La burocracia no solamente es un aparato de coerción, sino una causa permanente de provocación. La misma existencia de una avariciosa casta de amos, mentirosa y cínica, no puede menos que suscitar una rebelión oculta. La mejoría de la situación de los obreros, no los reconcilia con el poder; lejos de eso, al elevar su dignidad al abrir su pensamiento a los problemas de política general, prepara su conflicto con los dirigentes”.(…) “Los "jefes" inamovibles repiten que es necesario "aprender", "asimilar la técnica", "cultivarse" y otras cosas más. Pero los amos mismos, son ignorantes, poco cultivados, no aprenden nada seriamente, siguen siendo groseros y desleales. Su pretensión a la tutela total de la sociedad, así se trate de mandar a los gerentes de cooperativas o a los compositores de música, se hace intolerable. La población no podrá alcanzar una cultura más elevada si no sacude su humillante sujeción a esta casta de usurpadores. ¿Devorará el burócrata al Estado obrero, o la clase obrera lo limpiará de burócratas?" De esta disyuntiva depende la suerte de la URSS. La inmensa mayoría de los obreros ya es hostil a la burocracia; las masas campesinas le profesan un vigoroso odio plebeyo. Si en contraste con los campesinos, los obreros casi nunca salen a la lucha abierta, condenando así las protestas de los pueblos a la confusión a la impotencia, esto no solamente se debe a la represión. Los trabajadores temen, si derrocan a la burocracia, abrir el camino a la restauración capitalista. Las relaciones recíprocas entre el Estado y la clase obrera son mucho más complejas de lo que se imaginan los "demócratas" vulgares. Sin economía planificada, la URSS retrocederá décadas. Al mantener esta economía, la burocracia continúa desempeñando una función necesaria. Pero lo hace de tal manera, que prepara una explosión de todo el sistema que puede barrer completamente los resultados de la revolución. Los obreros son realistas. Sin hacerse ilusiones sobre la casta dirigente, y menos sobre las capas de esta casta a las que conocen un poco de cerca, la consideran, por el momento, como la guardiana de una parte de sus propias conquistas. No dejarán de expulsar a la guardiana deshonesta, insolente y sospechosa, tan pronto como vean otra posibilidad. Para esto, es necesario que estalle una revolución en Occidente o en Oriente. La supresión de toda lucha política visible es presentada por los agentes y los amigos del Kremlin como una "estabilización" del régimen. En realidad, no significa más que una estabilización momentánea de la burocracia. La joven generación, sobre todo, sufre con el yugo del "absolutismo ilustrado", mucho más absoluto que ilustrado... La vigilancia cada vez más temible que ejerce la burocracia ante toda chispa de pensamiento, así como la insoportable adulación del "jefe" providencial, demuestran el divorcio entre el Estado y la sociedad, así como la agravación de las contradicciones interiores, que al hacer presión sobre las paredes del Estado buscan una salida, e inevitablemente la encontrarán”. (La Revolución Traicionada, L. Trotsky, 1936).

El camarada Presidente Chávez, al elegir al camarada Nicolás Maduro como su sucesor en el liderazgo en el aparato de Estado en transición, estaba bien consciente del rol que éste estaba destinado a seguir; con ello, el camarada Chávez mandaba un mensaje certero a la tecnoburocracia estatal, “el rumbo es al Socialismo por eso no coloco uno de los suyos”, y el Socialismo es obra histórica de las y los trabajadores de la Patria. Dependerá ahora, del camarada Maduro, saber interpretar los signos que le dejó el camarada Chávez por decodificar, el Programa de la Patria y su legado ético, de gobernar siempre con el Pueblo y para el Pueblo, las y los excluidos de toda la vida, darles Patria y Vida, Socialismo.



Caracas, 06-04-2013
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1777 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162872.htmlCd0NV CAC = Y co = US