Ese loco fue mi Dios

Ya a casi un mes, trato de aceptar la partida como un acto natural de la vida, en la cultura de muerte que me eduque, para entender que somos pasajeros y que lo único que tenemos seguro desde el momento que llegamos a la vida, es la visita de la guadaña al final.

Pero quiero confesar que no me acostumbro y por lo que significaste en nuestras vidas, creo que nunca mientras viva no voy a concebir entender que te fuiste hacia otro espacio, donde aun no era tiempo, dejando inconclusas una cantidad de vainas que nos faltan, y no logro concientizar, entender que solo fue física la partida.
Estoy deseando con toda mi alma, me hubieras seguido acompañando, con la fuerza física de ese simple mortal que ahora es dolor; perdona esta arrechera de impotencia, lo que pasa es que pienso como siempre lo hago, radical, cuestionante, dolido sin buscar prebendas camufladas contra nadie y haciendo lo que me corresponde hacer.

No estoy bien desde la partida física, como tampoco lo estuve cuando eras presencia y te desgastabas en todas las tribunas, donde la comunidad te estimulaba y gritabas para que entendieran, sabiendo que no todos lo hacían, pero nunca me rendí comandante, seguí dándole contigo en esta lucha; tampoco estoy haciendo balance amigo mío, solo drenando mi dolor, en llanto.

Siempre cuestione como lo hacías tu, esa conducta blandengue, de cambiando sin cambiar; conocí tu amor por el hacer y te juro que más de una vez vi tu lagrima y también la hice mía, porque lloraba contigo; pero la desidia a nuestro alrededor me preocupa, porque no sé hasta donde pueda empujar tu recuerdo, porque estoy convencido que el trabajo que exigiste en la formación, aun está por hacerse y pienso que es el sustento de cualquier revolución del mundo.

Aparte de estar mal físicamente por tu partida, estoy llorando amigo mío, el dolor es profundo y como no acostumbro a tomar, lloro, porque siendo fuerte de sentimientos, no he podido superar lo sensible de esta conducta que me hace andar mal; mas después de tu partida, con lagrimas diarias y creo que no es solo tu ausencia, te juro que lloro porque, no sé, sin tu empuje la fuerza será la misma que diste siempre y si el recuerdo continuara la disciplina que exigiste y tiene que seguir, a pesar que ando con un pueblo siguiendo el sentimiento que dejaste: me pregunto si ese amor durara el tiempo que nos hace falta para consolidarnos; siempre cuestione el asistencialismo, porque se la debilidad que causa, preferí la cualificación y por eso trabajo.

Hugo querido, disculpa por no poder controlar y sostener tanto dolor, se no era tu deseo, pero te juro que todos mis esfuerzos están por intentar y seguir construyendo PATRIA SOCIALISTA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.

machucamelo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1665 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162558.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO