No al carnaval electoral. respeto al comandante Chávez!!!

Hugo Chávez, mejor que nadie, supo definir el estereotipo de las campañas de la derecha en la cuarta república: “La historia de los años donde gobernó la IV República es un buen tema de reflexión, indicó Chávez, estudiar el pasado para saber con firmeza lo que hoy se ha logrado y que es imprescindible defender: la independencia. “Reflexionen acerca del pasado reciente, el presente que vivimos y el futuro luminoso que estamos construyendo. ¡Grande para esta Patria!”, señaló. Agregó el mandatario nacional que Venezuela construye el socialismo con bases sólidas, un sistema que permite la propiedad social de los medios de producción y tener el control de los factores estratégicos de la economía para ponerlos al servicio del pueblo, y de allí la importancia del proyecto bolivariano. “Nosotros sí tenemos un proyecto propio, la burguesía no es que no lo tenga, sólo que no es propio y no se atreve a decirlo: es el proyecto del imperio”, resaltó. La oposición venezolana inventa “palabritas, musiquitas, bailecitos” para tratar de engañar a la gente, cosa que a juicio del mandatario siempre fue así. Chávez trajo a colación antiguas consignas de campañas electorales, para esbozar un poco lo que aquí ocurría: “Luis Herrera arregla esto”, “Pi-ñe-rú-a”, “Ese hombre sí camina”. Los discursos y programas, según refirió el líder bolivariano, eran sustituidos por un “pitico” y consignas que convertían algo tan serio como lo es una elección presidencial en un verdadero “carnaval electorero”, en el cual además se pagaban asesorías a “expertos” gringos con el dinero del pueblo. En su remembranza detalló frases que se hizo común escuchar en la jerga venezolana: “Con los adecos se vive mejor, porque ellos roban, pero dejan robar”, “Pónganme donde haiga”. De esos tiempos viene el pueblo venezolano: “Yo lo viví y lo sufrí”, dijo Chávez acerca de esa época en la que surgió la rebelión militar para devolverle la dignidad a este país. “¿Qué más íbamos a hacer?”, se preguntó…” (La IV República, un carnaval electorero, Hugo Chávez, Prensa Presidencial, 13-06-2012).

En la misma línea crítica se refería, el oposicionista Marcelino Bisbal en tiempos remotos en que, Chávez ni asomaba en el escenario político nacional: “Pedro León Zapata hace ya un buen tiempo y en víspera del fin de un proceso electoral, decía en uno de sus “zapatazos” y teniendo como interlocutores a dos de nuestros políticos, cualesquiera de ellos, que “las promesas electorales son tan poéticas, tan imaginativas, que cumplirlas sería romper su encantadora condición…” Y la promesa electoral ha sido transformada en eso. La sociedad política no ha sido capaz de inducir esas promesas, que se supone se deben derivar de determinadas demandas sociales, en decisiones políticas realizables y realizadas. Así ha comenzado la frustración política y social, que poco a poco y en los últimos años se ha ido generalizando hasta alcanzar el tejido social, especialmente al más pobre que es el segmento de población mayoritario. Nuestra democracia como que ya dejó de ser un símbolo al cual asirse y ha dejado de constituirse en condición preliminar a la solución de los problemas. Por eso hay que repensarla…” (Campaña Electoral, Imágenes y Obviedades. Del ritual quinquenal a la nostalgia de los cambios. Marcelino Bisbal. 1983. Revista SIC. Centro Gumilla). Ya la cuarta república, comenzaba a mostrar signos de decadencia y pre anunciaba una época de cambios, como bien acostumbra decir el camarada Rafael Correa, presidente de la hermana República Bolivariana del Ecuador.

Entre los candidatos de la derecha pro imperialista, tal cambio de época no ocurrió, Salas Römer, Rosales, Arias Cárdenas o Capriles Radonski, en sus campañas electorales contra el candidato-presidente de la Patria Bolivariana, esa constante que señalaran, cada uno en su momento, Chávez o Bisbal, de mentir, no presentar propuesta programática alguna, hacer falsas promesas, se mantuvo a lo largo de las distintas contiendas electorales en que hemos participado las y los venezolanos de estos tiempos. Quizás, el más gris de todos, Capriles Radonski, sea el mejor (o peor) de los ejemplos. Centrando su campaña en el tema de la inseguridad, cuando es, precisamente, el Estado en que es Gobernador, el de mayor criminalidad e inseguridad del país; siendo ese, principalmente, su mayor logro de gestión en Miranda. Asimismo, otro de sus lemas de campaña, lo centra en la unidad y reconciliación nacional, pero apenas, fallece el camarada Hugo Chávez y se inicia una nueva campaña electoral, para la elección de su sucesor presidencial, Capriles de nuevo candidato, olvida todas sus actitudes previas y, la emprende contra la familia del presidente fallecido, el CNE, la FANB y el TSJ. Mayor muestra de intolerancia y odio, imposible. Sus ojos puyuos, casi al borde de salírseles de su cuerpo, denotan un estado nada propio de alguien en sus cabales. Todo para que, al día siguiente, como el borracho o drogado, desmentirse a sí mismo, solicitando a su audiencia que si tienen alguna prueba o evidencia de que agredió a alguien, se lo demuestren. Bien debiera nuestro CNE, colocar como requisito para aspirar al ejercicio de un cargo público, una prueba antidoping recientemente hecha.

Uno de los grandes meritos de Hugo Chávez y que debe formar parte de su legado, lo es, sin duda, haber elevado el discurso político de nuestras campañas electorales. Su lema: “águila no caza mosca”, denotaba su postura de no responder las campañas de mentiras mediáticas que la derecha imperialista montaba para desacreditarle ante su pueblo. Siempre, se negó a las exigencias de los distintos candidatos derechistas a debatir, se negó a bajar a la cloaca en que se movía el discurso. Todas sus campañas, tuvieron como eje principal su propuesta programática de gobierno. Fueron campañas altamente politizadas. Siendo, las concentraciones de masas, el encuentro con su pueblo, el escenario más propicio para desarrollar sus ideas y propuestas programáticas. Así, en su discurso de cierre de campaña en octubre 2012, lleno de música y alegrías, pasado de lluvia, su discurso fue trascendente: "Venezuela era un país hambriento, hoy ya no hay hambre en Venezuela. ¡Gracias a la Revolución, ya todo el pueblo se alimenta de manera digna!"(…) "En nuestras manos no se va a perder la vida de la patria, estoy completamente seguro, y sobre todo en las manos de la juventud venezolana"(…) "Nos ha caído el agua bendita de San Francisco, el rico que dejo todo por los pobres ¡Viva el futuro! Nosotros somos como San Francisco: Instrumento de Paz y estamos Bendecidos con esta lluvia de amor, lluvia de patria". Toda una campaña ejemplarizante para los enemigos de la Patria y politizante para nuestro pueblo. “Le pido a Dios, a todos y todas, que me ayuden. Yo quiero que el gobierno de 2013- 2019 sea más eficiente en responderle al pueblo. Saben que nunca les he fallado. Yo sé que ha habido en el gobierno, a veces, retardo. Yo quiero, en el próximo período, darle más poder al pueblo, porque es la clave fundamental para que el mismo pueblo resuelva sus problemas”, así el propio Chávez se autocriticaba en una concentración en Valencia. Su propuesta se centraba en el Programa de la Patria 2013-2019 y sus cinco ejes: I.-Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la independencia Nacional. II.-Continuar construyendo el socialismo bolivariano del siglo XXI, en Venezuela, como alternativa al sistema destructivo y salvaje del capitalismo y con ello asegurar la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad” para nuestro pueblo. III.- Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la Gran Potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garantice la conformación de una zona de paz en nuestra América. IV.-Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria. V.-Preservar la vida en el planeta y salvar la especie humana. Explicar el Programa de la Patria, en eso consistió la campaña electoral 2012 para Hugo Chávez. Sembrar conciencia, politizar a su pueblo. En eso se resume, la actuación de Chávez en las campañas electorales. Vaya cambio que sufrieron las campañas presidenciales en la Patria de Bolívar.

La presidencial de 2006, contra Rosales, no fue nada distinta. Así, en su discurso de cierre en la Avda. Bolívar, señalaba entre vítores de su pueblo alegre gritando ¡vivas¡ y ¡uh, ah, Chávez no se va!: “Así como los derrotamos en el 2003 durante el sabotaje económico y petrolero, así como los derrotamos en el 2004 en el gran referéndum aprobatorio y confirmatorio y así como los derrotamos en el 2005 en las gobernaciones, en la mayoría de las alcaldías y en la Asamblea Nacional, igual míster Bush, igual al imperialismo norteamericano le daremos una soberana paliza dentro de una semana el 3 de diciembre del 2006”(…) “Estamos batallando contra el imperio, contra el imperio, entonces por eso hay que estar atentos los organismos de seguridad ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón, ministro de la Defensa, General Baduel, los presidentes de las empresas del Estado, debemos estar muy atentos para garantizar eso que estemos blindados, que no puedan sabotear las líneas telefónicas por ejemplo desde la empresa privatizada Cantv han asegurado que ellos no tienen problemas, esperamos que sea así señores de la Cantv. Lo mismo pasa con el sector eléctrico ministro Ramírez presidente de Edelca, de Cadafe, todos los puntos críticos deben ser controlados por los organismos de seguridad y por los trabajadores para garantizar que el imperio no pueda sabotearnos por ningún lado, ni por la vía de la energía eléctrica, ni por la vía de las telecomunicaciones, ni por ninguna otra vía. Esa es parte de la batalla que tenemos que dar”.(…) “Ahora, precisamente eso es lo que está en juego camaradas, compañeros. Eso es lo que está en juego, que Venezuela se convierta en un país, verdaderamente fuerte y libre, independiente y próspero, o que Venezuela vuelva a ser reducida de nuevo a la esclavitud y a las tinieblas”.(…) “Ahora, a partir de ese día, de esa noche 3 de diciembre voy a dedicarme más y voy a acelerar aún más el proceso de transferencia de poder al pueblo venezolano, darle más poder a la Venezuela profunda, a la Venezuela verdadera, a la patria galante, a la patria que llora, a la patria que canta, a la patria que trabaja, a la patria que estudia, a la patria que ríe, a la patria que camina, que avanza, poder para el pueblo…” Fue a partir de esa campaña electoral que, Hugo Chávez comenzaría hablarnos del Socialismo. “Este es el siglo del hombre nuevo, del hombre verdadero, de la mujer nueva, el siglo de los pueblos, el siglo de la paz, el siglo de la justicia, el siglo del socialismo. Y Venezuela le tocó de nuevo, la vanguardia en la construcción del mundo nuevo, un mundo mejor, de justicia, de paz, de amor, de frenesí”, concluía así su discurso de cierre de la campaña 2006.

La de 1998 no fue nada distinta de esas campañas, así en su acto de cierre de campaña de aquellos años, fue enfático en su explicación del proyecto de país que se proponía alcanzar de ser electo presidente, el cual iniciaría mediante convocatoria a Constituyente. Siendo la convocatoria a referéndum su primera medida, una vez electo como presidente. El 25 de abril de 1999, el pueblo fue consultado por vía de un referéndum sobre si estaba de acuerdo en convocar una Asamblea Nacional Constituyente. Más de un 80% aprobó la propuesta. El 15 de diciembre de 1999, en un segundo referendo, el pueblo aprobó por amplia mayoría (más de 70%) la nueva Constitución. A lo largo de todas las campañas presidenciales, el discurso de Hugo Chávez tuvo continuidad y coherencia. Desde el inicio, Hugo Chávez Frías fue transparente en sus intenciones de combatir a la burguesía y su sistema de explotación y dominación, para instaurar un modelo basado en la justicia social; y, por ello los medios de la burguesía aprovecharon sus discursos para tergiversarlos y atacarlo.

Hoy, que nos adentramos en una campaña electoral presidencial, sin Chávez participando, en su lugar el camarada Nicolás Maduro. El debate electoral se ha reducido a su mínima expresión. Pareciéramos partícipes de una de esas campañas a las que nos acostumbraron adecos y copeyanos, con sus discursos degradantes y carentes de todo respeto político. Discurso que, más bien politizar y concientizar nuestro pueblo, lo que hacían es alejarlo del debate político constructivo.

Apenas hoy, analizamos la recién visita que hiciera el candidato de la Patria al Estado Aragua, el sábado 23-03-2013, cerrando la misma con un acto de masas en el Municipio Santiago Mariño. Su encuentro con el pueblo aragüeño no pudo ser más desafortunado, sin discurso el camarada Maduro se limitó al descrédito del candidato del imperio y la burguesía criolla: “A propósito de las críticas que consideran que Maduro nombra mucho al Comandante Chávez, el candidato socialista preguntó al pueblo si consideraban que debían dejar de nombrarlo a lo que respondieron con un rotundo no. "He nombrado a Chávez poco, debí nombrarlo un millón de veces y es poco, para lo que hizo ese Comandante de Acero con este pueblo", comentó”.(…) “Hay que vacilárselo que más vamos hacer. Él llega a un acto con los ojos puyúos y se para, empieza, ¿Dónde estoy?, aquí se come zapuara y después empieza y Nicolás, Nicolás Nicolás”, agregó. “Está dormido en su casa y dice: ¿Dónde estoy? en Maracaibo. ¿Cómo está el mollejero? (pregunta Capriles) y se vuelve acostar y de repente lo tocan, y Nicolás, Nicolá no, Nicolás.Señor deje la obsesión con el pueblo“, dijo Maduro al referirse en forma de broma a Capriles”.

En esas sandeces se le fue el tiempo, en su encuentro con el pueblo de Santiago Mariño. Ni una palabra de su programa de gobierno, el Programa de la Patria 2013-2019; ni una palabra sobre los problemas laborales que embargan a la clase trabajadora, como por ejemplo: las y los trabajadores universitarios y sus exigencias de aumento salarial y firma de su contratación colectiva. En carne propia, pudo sentir el camarada Maduro, uno de los gravísimos problemas que afectan la calidad de vida del pueblo del Municipio Mariño: los apagones. Por lo demás, lo único positivo que podrán resaltar, las y los habitantes de ese municipio, es que la alcaldesa, por fin, se acordó de hacerles un cariñito a sus comunidades, recoger la basura, pintar brocales y vías públicas. Si al camarada Maduro, se le hubiera ocurrido preguntar por la alcaldesa, la pita lo hubiera hecho correr en estampida del lugar. Tareck tiene mucho por hacer en ese Municipio de su jurisdicción, a falta de alcaldesa.

Estimamos que el candidato de la Patria, Nicolás Maduro, debe aplicar las 3R a su campaña electoral. En el ejemplo que nos dio Chávez, en las distintas campañas electorales en que fue, junto a su pueblo el protagonista, está la clave a seguir. No hay que inventar nada. Mucha transparencia, no dar protagonismo al enemigo de la Patria, difundir su propuesta política. Ser como Chávez, esa es la recomendación que nos permitimos hacer al camarada Maduro. Retomar las ideas fundamentales del discurso que nos legara Hugo Chávez, su idea motora: “Todos sabemos que aquí hemos decidido tomar el camino del socialismo. Es la gran mayoría de los venezolanos la que impone el ritmo e impondremos nuestro propio ritmo y construiremos nuestro propio modelo socialista, pero cada día tenemos que irnos alejando más del nefasto modelo capitalista que es causa fundamental, sino de todo, de la gran mayoría de nuestros grandes males, el capitalismo, la mercantilización de todo, incluyendo al ser humano, el desmoronamiento de los valores, el desmoronamiento bueno del amor, la destrucción de la sociedad. El Che Guevara, pensador socialista, dice el 23 de marzo de 1963: “El socialismo no es un sociedad de beneficencia, no es un régimen utópico basado en la bondad del hombre como hombre, el socialismo es un régimen al que se llega históricamente y que tiene como base la socialización de los bienes fundamentales de producción y la distribución equitativa de todas las riquezas de la sociedad, dentro de un marco en el cual haya producción de tipo social”. Fue el 1819, dice Bolívar a los legisladores de Angostura: “Mi opinión es, legisladores, que el principio fundamental de nuestro sistema depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada en Venezuela”. (Hugo Chávez Frías, 27 de noviembre de 2006). Rectificar es de sabios.



Caracas, 24-03-2013


henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2158 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162077.htmlCd0NV CAC = Y co = US