"Decisivo el rechazo de Venezuela a los intentos desestabilizadores"

Días atrás, el entonces Vicepresidente Nicolás Maduro, advirtió en varias oportunidades a la oposición que cualquier intento de montar un golpe de estado en el país sería inadmisible. Es así como la dirección política bolivariana reaccionó ante la visita de Henrique Capriles Radonsky, candidato presidencial de la oposición a Estados Unidos. Capriles perdió frente a Hugo Chávez en las elecciones presidenciales del mes de octubre de 2012 pero nunca aceptó los resultados como tampoco lo hicieron las fuerzas que desde el exterior le brindan apoyo, es decir, el imperio norteamericano y el sionismo internacional que están dispuestos a que Capriles continúe sirviendo a sus intereses. Ellos creen que esta es la oportunidad para un cambio en el poder en Venezuela. La prolongada enfermedad del Presidente Chávez es utilizada como pretexto para cambiar el curso de los hechos violando la Constitución y la voluntad del pueblo.



Nicolás Maduro de manera estricta ha definido las fases de las actividades conspirativas de Capriles. Primeramente Capriles viajó a Colombia para reunirse con empresarios y discutir la cooperación y la manera de estimular el contrabando de exportación de alimentos y productos de primera necesidad desde Venezuela –es la agenda acostumbrada de alguien que está planificando una subversión económica. También discutió el financiamiento de unidades paramilitares de Colombia para ser empleadas en territorio venezolano.



Según Maduro, sus jefes fueron consultados sobre acciones futuras. En Miami, Capriles sostuvo contactos con los banqueros venezolanos que huyeron del país con el objeto de evitar ser detenidos. Algunos de ellos están acusados de subversión, por ejemplo, en el caso del asesinato del fiscal Danilo Anderson, quién investigó a los banqueros por su participación en la conspiración del mes de abril del 2002 para asesinar al Presidente Chávez. Ambas partes llegaron a un acuerdo y los banqueros dijeron que ellos brindarían ayuda financiera a la oposición radical en Venezuela.



Maduro indicó que Capriles sostuvo conversaciones con un influyente “clan mafioso de Miami” (probablemente quiso decir emigrantes cubanos) y con representantes de Otto Reich, ex embajador norteamericano en Venezuela, entonces Enviado Especial del Presidente para el Hemisferio Occidental; Sub Secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental y que actualmente trabaja para la CIA y está involucrado en campañas propagandísticas contra Venezuela y otros “regímenes populistas.”



En Nueva York, Capriles se reunió con algunos republicanos y con Roberta S. Jacobson, actual Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental. Los servicios especiales también estuvieron presentes en las conversaciones. Maduro sostuvo que el gobierno sigue de cerca todos los desplazamientos de Capriles en territorio norteamericano. El periodista y activista político venezolano, Mario Silva, presentador de un programa de televisión, informó que los líderes de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD, Ramón José Medina y Andrés Borges, miembro del parlamento y activo participante en el intento de golpe de estado de abril del 2002 acompañaron a Capriles durante su visita a Estados Unidos. Obviamente, los emisarios de la oposición venezolana coordinan sus actividades desestabilizadoras con Estados Unidos.



En Venezuela se han reactivado los actos de sabotaje. Cientos de toneladas de alimentos son sacadas del país. Algunos alimentos son acaparados por empresarios en depósitos clandestinos y algunos son llevados a países vecinos al tiempo que otros sencillamente se dejan podrir. Líneas eléctricas y subestaciones son blancos de sabotajes. Con frecuencia el suministro de agua potable es interrumpido. La violencia callejera especialmente en los sectores populares está en aumento.



Aunque no en forma tan extendida como en México, Centro América, Colombia o Perú, Venezuela está considerada como uno de los estados de más alta criminalidad en el Hemisferio Occidental, lo cual incluye narcotráfico y el tráfico de personas.



Las esperanzas están puestas en la incitación al caos. La nueva generación de estudiantes es el principal destinatario de los esfuerzos propagandísticos. Bloquean las calles, montan protestas y le exigen al gobierno que les diga toda la verdad acerca del estado de salud del presidente. Los estudiantes de oposición (normalmente hijos de familias acomodadas) están comprometidos en los esfuerzos propagandísticos contra el gobierno y difunden rumores con la ayuda de las redes sociales. Ellos sostienen que Chávez está condenado. Este tipo de desinformación es divulgado tanto en Venezuela como en el exterior. Las especies del ex embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Guillermo Cochez, asegurando que a Chávez lo habían desconectado del equipo que mantenía sus funciones vitales han sido diseminadas ampliamente. El periódico ABC de España financiado con donaciones de la CIA para publicar historias a la medida, como norma incluyó fotografías falsas de Chávez. La radioemisora Caracol de Colombia mantiene un lugar destacado en estos menesteres.



La primera página de la revista juvenil rebelde venezolana, Zeta, mostró la foto de Chávez con los ojos cerrado diciendo que estaba muerto.



Nicolás Maduro y su equipo tienen conocimiento que este tipo de propaganda ejerce influencias negativas. Durante todo el período de la enfermedad de Chávez, el gobierno ha emitido oficialmente informes actualizados con bastante detalle. En el mes de junio de 2011 Chávez fue sometido a una cirugía por un absceso pélvico en la Habana, luego se trató de una inflamación intestinal. A fines de febrero del 2012 Chávez fue operado nuevamente. En noviembre del mismo año experimentó un período de recuperación en Cuba mediante el uso de una cámara hiperbárica. Entonces se supo que requería de una cuarta intervención quirúrgica. Luego de esto, los medios de prensa occidentales iniciaron la difusión de falsedades de todo tipo diciendo que el presidente era rehén de los cubanos y que Maduro iba a usurpar el poder en Venezuela.



Chávez insistió en regresar con el objeto de aliviar las tensiones. Fue transferido al Hospital Militar “Carlos Arvelo” en Caracas. Se infería una recuperación pero los informes sobre su estado de salud no eran suficientes para aplacar a la oposición. Querían ver con sus propios ojos al presidente para ver si en realidad estaba vivo y capaz de interactuar con la realidad. Esto significó que la oposición pretendía convertir el espacio en torno al hospital en un epicentro de confrontación con las autoridades. El Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, les advirtió que la amenaza de semejantes acciones sería objeto de una rápida y resuelta respuesta.



La recuperación del paciente es un proceso lento y duro, de ahí que sus parientes se opusieran a la publicación de cualquier fotografía que mostrara al líder inerme. Las operaciones y la quimioterapia dejan sus marcas. En ese momento Chávez no podía dirigirse al pueblo a través de la radio debido a problemas respiratorios. Al estar entubado no podría hablar libremente. Un equipo mixto de médicos especialistas cubanos y venezolanos se esmeran para hacerlo descansar. Solo su familia y un pequeño grupo de sus colaboradores bolivarianos tenían acceso a él. A los presidentes de Ecuador y Bolivia, Rafael Correa y Evo Morales, se les ha negado la posibilidad de verlo. “Hay días en que el estado de su salud es muy delicado, según han informado algunos de sus ministros pero que regresar a Caracas ha sido un gran alivio”, señaló el presidente Morales.



“A veces las enfermedades son difíciles de combatir, pero por supuesto tenemos la esperanza de estar juntos de nuevo y seguir trabajando juntos como lo hemos hecho hasta ahora,” agregó el presidente de Bolivia.



El ministro de Comunicaciones e Informaciones, Ernesto Villegas, anunció la creación del Sistema Bolivariano de Comunicación e Información con el objeto de luchar contra los ataques psicológicos lanzados por agencias norteamericanas. Hizo hincapié en que el sistema es para neutralizar los sistemáticos y hostiles esfuerzos por acallar las informaciones en torno a las actividades del gobierno. Todo el país estará cubierto por sus transmisiones. Los gobiernos locales y los medios activistas bolivarianos serán combinados con las radioemisoras del estado, los canales de televisión y la prensa escrita. Se tratará de medios para contrarrestar los esfuerzos propagandísticos pronorteamericanos. Hasta ahora, los canales de televisión y las radioemisoras de la oposición han dominado el espacio radial y televisivo. Del mismo modo ha sido con la prensa escrita. Ahora están dadas las condiciones para cambiar esta tendencia. Será cuestión de meses y no de años.



En la medida que se desvanecen las posibilidades de Chávez de regresar al mando, el Presidente Encargado Nicolás Maduro está de manera creciente bajo duras críticas de parte de los medios pronorteamericanos. En todo caso, Maduro cuenta con la experiencia política necesaria acumulada durante los años que trabajó con Chávez. Él también cuenta con una sólida reputación internacional como jefe de la política exterior del país. Maduro sabe como tomar decisiones equilibradas y endurecerse si es necesario.



En caso que sea elegido presidente de Venezuela, Maduro se plegará de manera estricta a la política iniciada por Chávez.


Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org



*Artículo publicado el día 5 de marzo de 2013.

Traducción desde el inglés por
Sergio R. Anacona
Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2023 veces.



Nil Nikandrov

Periodista y analista político escribiendo frecuentemente en la revista rusa internet Strategic Culture Foundation.

 editorial@strategic-culture.org

Visite el perfil de Nil Nikandrov para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas