Con los "manitas blancas" y "javues". ¿“dejar hacer, dejar pasar”, o autoridad?.

Pildoritas 33 (año VI)

A los “manitas blancas” y “javues” una especie de bandas similares a las de la juventud hitleriana, según no sólo lo testimonia la historia, sino que una victima de estos desadaptados del siglo veintiuno lo afirmó, y el pueblo entero lo pudo observar en vivo, cuando uno de ellos le arrancaba un marcapasos, les va a suceder lo que a los tristemente célebres militares de Altamira, se van a diluir en el tiempo o hasta que les dure la inyección de billete, pues ya casi es público y notorio que son personajes que la derecha por lo general organiza y utiliza para crear focos de violencia, hacerse la victimas, lograr solidaridad de quienes por no tener la gallardía de por menos intentar buscar la verdad y la realidad de los hechos, permanecen callados incluso siendo victimas, pues las acciones desestabilizadoras de estos desadaptados les afectan en su libre tránsito y en su normal desenvolvimiento.

Pero del otro lado, en donde militamos la mayoría, convencidos como estamos que este proceso no puede tener reverso, que el socialismo es la única salida para los pueblos, nos preguntamos: ¿hasta dónde vamos a soportar estas pataletas de un grupúsculo de vagos que encima pretenden se les tenga como la representación del estudiantado venezolano?.

Nos damos contentillo pensando que es una estrategia bien pensada para dejar que sólo se ocupe de ellos la canalla mediática que maximiza de forma descarada todo los que ellos hacen, y así contribuir a que se difuminen como el humo a medida que pase el tiempo.

La gente que supuestamente sigue apoyando a lo que aquí funge como oposición, en su gran mayoría se hacen lo locos, a sabiendas de que este grupito de facinerosos lo que al final logra es ayudar al descrédito de los enemigos del proceso, porque lo que les importa en definitiva es salir de Chávez a como dé lugar, aun a sabiendas de que la revolución ya no tiene vuelta atrás y que con cualquier candidato van a continuar mordiendo el polvo de la derrota.

Ahora bien el gobierno tiene que demostrar su autoridad y sentar precedentes aleccionadores, porque a pesar de estar en un estado de derecho y de justicia que permite las protestas pacíficas, y esta no lo es porque afecta a terceros en sus derechos, es la oportunidad para tomar medidas y acciones que frenen definitivamente estos actos que subvierten el orden y que ya se han hecho costumbre y que tienen su origen en actividades para las cuales les pagan por lo que es su trabajo y no por razones ideológicas o doctrinarias, porque los cerebros de esos pobres sujetos son cascarones vacíos, que ni siquiera han podido terminar una carrera y mucho menos están en capacidad de comprender la realidad que aquí y en buena parte de nuestra América se vive.

Esa táctica unida a las estrategias de la derecha con la profundización del acaparamiento, el desabastecimiento y especulación, si no se procede con todo el poder del estado unida a la inteligencia popular, puede hacer mella en mucha gente que aun estando con el proceso puede afectarse en su credibilidad por el gobierno simplemente porque no todos tienen la solidez de pensamiento y por lo tanto son débiles ideológicos que bien podría ser presa de confusión que les podría llevar a tomar decisiones que vendrían por lo menos a ampliar los porcentajes de abstención que ya nos perjudicaron el referéndum pro reforma.

Queda entonces demostrar que aquí hay autoridad para hacer respetar la Ley. No hay otra salida.

saulmolina2006@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2035 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: