Después del anuncio del 08-F qué me importa y qué no

No me importa: que llenar el auto del tanque de gasolina (35 lts) de mi vehículo me cueste 0,5 $; tampoco que un boleto de dos viajes en el Metro de Caracas me cueste 0,47 $; ni que la factura de gas del último mes sea apenas de 1,48 $, ni que la de electricidad del mismo mes sea de 5,55$; ni que la educación pública y la salud pública cueste 0 $ cuando la requiera; ni que el estado subsidie los alimentos a través de Programas como MERCAL y PDVAL; ni que en las escuelas los niños y niñas además de recibir libros y computadoras totalmente gratuitos coman cada día sin que sus padres deben pagar nada por ello; ni que mis abuelos, que nunca cotizaron, ahora cobren una pensión mensual equivalente al salario mínimo; ni que para mayo 2013 esté previsto un incremento salarial, como regularmente ha ocurrido en estos últimos años de gobierno en Revolución; ni que el Gobierno tenga el plan de entregar a finales de éste año 380.000 viviendas a los excluidos de siempre.

Me importa sí, y mucho, que ahora gano menos dólares que los que ganaba antes del 13-02-2013; me importa, y además me preocupa, cómo podré adquirir ahora todas esas cosas con las que sueño: ipad, el BB z10, ese vehículo último modelo; cómo me podré ir de viaje fuera del país con ese bolívar depreciado; qué será de mi cuando desee hacer las compras electrónicas al exterior que ya son como parte de una tradición en nuestro país.

La verdad es que la Revolución se está desviando, Chávez se fue en diciembre y ya comenzamos a sentir que la cosa está cambiando, dígame ustedes, ahora Giordani hasta está comparando el precio de una botellita de agua con el de un litro de gasolina y hablando de un tal modelo rentístico fracasado como si nosotros, el pueblo, tuviéramos la culpa de tener petróleo y de que eso nos hubiese hecho la vida menos dura que la de los países que no lo tienen.

La verdad es que muchos de los seguidores de la revolución estamos desconcertados, porque después que estábamos entendiendo que queríamos comenzar a “vivir bien” o a “bien vivir” del cual nos estuvo hablando el Comandante, esta gente del gobierno nos sale con esta cosa de la devaluación, no digo yo.

El mundo al revés de Galeano, como decía el Comandante, por ahí oíamos a uno de los “justicieros”, que deberíamos llamar la “cofradía de los pillos”, argumentando por qué no se debía aumentar el precio de la gasolina, ¿qué tal?

carloslunarvelo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1219 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: