Custodia efectiva, protección vecinal

Constitucionalmente el Estado venezolano está en la obligación de proteger la vida y los bienes de los ciudadanos, pero debido al descuido de las autoridades, y según algunas personas dentro y muy allegadas a los organismos de seguridad con consentimiento de muchas de ellas, el hampa se ha desbordado en tan alta proporción que ya el gobierno, por más que quiera, no puede con solo sus recursos brindar una protección aceptable; en consecuencia, es necesario buscar una alternativa que sin salirse del marco legal existente logre una mayor y mejor vigilancia en todos los sectores habitados del país, y la única manera de hacerlo realidad es con el imprescindible apoyo moral, material y físico de la comunidad. Los vecinos de determinado sector son los mejores agentes de inteligencia, ya que ellos saben que es lo que pasa a su rededor y cuales son los defectos y virtudes de la gente que vive por allí y ellos también saben quienes son, como se llaman y donde viven los delincuentes de su suburbio.

De manera tal que si se quiere, de verdad, acabar con el malandraje que reina en todo el país, el gobierno tendrá que contar con el apoyo de los vecinos, para ello habrá que contactarlos y adiestrarlos en las lides de la protección y la defensa; y una vez bien preparados, proveerlos de autoridad y suministrarles equipos básicos de comunicación y protección para un efectivo cumplimiento de sus futuras funciones que habrían que desempeñar. He aquí un proyecto que con seguridad les daría verdadera participación a los habitantes de una comunidad y animaría a cada persona a cuidar de su semejante y de lo colectivo.

En cada manzana poblada de casas se nombrará dos GUARDAVECINOS, ellos tendrán cuatro ayudantes y todos ellos velarán por el orden y debida protección del área que ocupa su respectiva manzana, durante las noches se turnarán, es decir, una noche le tocará hacer su ronda y vigilancia a UN GUARDAVECINO Y DOS AYUDANTES y la siguiente le tocará al otro equipo; es muy importante que el grupo habite en alguna de las cuatro cuadras que constituye la manzana y ésta que sea el único sector bajo su responsabilidad. En cada edificio habitacional se formará un grupo similar, por lo que podrá existir manzanas en donde existan más de dos GUARDAVECINOS; en las grandes edificaciones habitacionales se podría constituir varios grupos de protección vecinal y dividirse por pisos sus responsabilidades.

Por cada 8 (ocho) Guardavecinos se nombrará un COORDINADOR, quien será el superior jerárquico, y por cada 4 (cuatro) coordinadores se nombrará un SUPERVISOR, éste será el superior jerárquico del coordinador y el enlace por excelencia de Protección Vecinal con el cuerpo de seguridad que le corresponda. De acuerdo a la gestión de cada miembro de PROTECCION VECINAL se hará el ascenso correspondiente: A GUARDAVECINO entre los ayudantes de cada grupo, entre los GUARDAVECINOS se elegirá el COORDINADOR y entre éstos se elegirá el SUPERVISOR; de esta manera ir renovando cada cierto tiempo a los integrantes de esa institución. La cadena de mando establecida: AYUDANTE, GUARDAVECINO, COORDINADOR y por último el SUPERVISOR, luego continuaría con los FUNCIONARIOS OFICIALES.

Hay que tomar en cuenta que cada grupo también cuidará del ambiente de su sector y podrá llamar la atención a los vecinos que lo contamine de alguna manera. Es fundamental para el buen desempeño de cada grupo, que el ayudante, guardavecino, coordinador y supervisor reciba una compensación de acuerdo a su ejecutoria y jerarquía.

joseameliach@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2523 veces.



José M. Ameliach


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a15720.htmlCd0NV CAC = Y co = US