La Revolución no se detiene

La noticia que ha recorrido nuestro país y ha volado por sobre las fronteras del mundo relacionada con la salud del Presidente Hugo Chávez, ha generado inquietud y ha removido la fe espiritual del pueblo venezolano, inspirada en una sola oración; la sanación del Comandante.

El Liderazgo surgido el 4 de febrero de 1992 y que se ha consolidado en sus reiterados triunfos electorales, nos presenta una nueva incógnita en su salud; tal como el mismo lo anunció la noche de esta sábado 8 de diciembre al país, a través de los medios de comunicación.

Para despejar dudas y dar la cara como siempre lo ha hecho ante los venezolanos y el mundo, el Comandante Chávez reveló la actual situación que lo afecta y la cual requiere de una nueva intervención quirúrgica para frenar el avance del núcleo cancerígeno que lo ha aqueja y buscar, como neutralizar con la ayuda de la ciencia y la fe en el Supremo Arquitecto del Universo, una salud equilibrada.

El camino trazado a los venezolanos para un cambio radical del sistema capitalista al sistema socialista, ha sido sembrado y no tiene vuelta atrás. La Revolución Bolivariana llegó para quedarse.

Enarbolando las banderas de los pobres, como lo pregonó con su palabra Jesús de Nazaret: “Bienaventurados los pobres, porque de ellos es el reino de los cielos”. Las conquistas logradas por los venezolanos y que fueron ratificadas con su elección, el pasado 7 de octubre, son irreversibles y también la esperanza de un pueblo; expresadas en emociones y sentimientos, para luego ser transformadas por la oración en energía positiva y renovadora.

Más allá del canto de gallos y de una lucha larga, como la cantada por Alí Primera está la esperanza de la Patria; palabra sagrada que encarna el mensaje del Comandante Chávez en su lucha por la liberación de Venezuela.

La semilla fue sembrada, los cimientos fueron construidos gracias a la proyección de un líder, quien remontó los caminos y desbordó las fronteras de un lenguaje universal, de justicia y de equidad.

La espada de Bolívar que camina victoriosa por América Latina, fue señalada al hacer referencia a su posible sustituto: Nicolás Maduro. Chávez nos ofrece así otra lección de humildad y de sabiduría al vislumbrar el futuro de la Patria de Bolívar.

La suerte está echada y en las manos de Dios también está el destino de la Patria, consagrado en el sueño del socialismo a la venezolana, contrario a los intereses del capitalismo que destruye los valores del ser humano y el cual, siempre ha sido la causa de los mártires de la humanidad.

Una oración ha sido entonada a un solo coro, a lo largo y ancho del país en todas sus plazas Bolívar. El ecumenismo se ha hecho pueblo, al romper las barreras y fortalecer el espíritu del líder “corazón del pueblo”.

El pueblo venezolano clama por la defensa de la Patria y la conquista de la justicia en nombre de quienes nada tienen. Así como lo proclamo el niño de Belén, nuestro líder nacido en Sabaneta de Barinas es y será por siempre, motor de la revolución que no se detiene: la Revolución Bolivariana…

¡Hasta la victoria siempre!, ¡Viviremos y Venceremos!


arellanomt@hotmail.com>


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2436 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: