Venezuela: elecciones presidenciales y su impacto internacional

Una realidad que está sobre el tapete; Venezuela va a elecciones el 7 de octubre del presente año. Pareciera que no son unas elecciones tradicionales; es decir, pareciera que en nada se parecen a las elecciones que se celebraron durante la 4ta República cuando, en la realidad, eran una contienda entre dos (2) partidos políticos en el marco del pensamiento capitalista; es decir, eran (verbo en tiempo pasado) la expresión de la democracia representativa; para expresarlo con una frase de comprensión colectiva: elecciones de la democracia burguesa. Pero ¿qué significaba, realmente, ir y participar en elecciones burguesas? Creemos recordar que habían partidarios de los calificados en las gestas políticas post-1958 como adeptos a los “partidos tradicionales”: Acción Democrática y Copei: además, estaban presentes una cohorte de pequeños partidos políticos, evidentemente, seguidores de la forma de vivir capitalista con excelsos y tradicionales líderes con mayor o menor profundidad ideológica diversa.

Al tiempo, cuando no estaba ilegalizado, el partido Comunista Venezolano –PCV-, tema, por demás, muy poco analizado, estudiado y escabroso por las implicaciones político-ideológicas que se conjugaron con dos (2) realidades objetivas: la 3ra. Internacional y la “Doctrina Betancourt”. Cuando nos referimos a la 3ra. Internacional debemos precisar que sus pensamiento-ideales políticos fueron, en Venezuela, particularmente, interesantes cuales estuvieron, íntimamente, relacionadas con las apariciones en los escenarios políticos temporales de los partidos políticos post-gobierno de Juan Vicente Gómez y las estructuras de clases que compusieron esas expresiones político-partidista-ideológicas; es decir, pareciera que las diferencias ideológicas de los fundadores fueron mucho más profundas que las conocidas históricamente lo que influyó, en nuestro modesto criterio, en las divisiones cuasi inmediatas del PDN; posteriormente, del Acción Democrática, del PCV y de Copei (grosso modo). Un caso aparte, consideramos, fue el partido URD que ha sido poco y/o nada estudiado.

Con relación a la “Doctrina Betancourt”, ella, nos permitimos opinar, está profundamente ligada con el “Golpe de Estado contra don Rómulo Gallegos” y “los porqué´s” de aquel golpe. Nos permitimos exponer que el gobierno de don Rómulo Gallegos bien por descuido, por falto de experiencia, por presiones internas, por divisiones internas en el seno de la dirigencia de Acción Democrática, por “infantilismo político” no sopesó la importancia de dos (2) mensajes político-ideológicos: uno de ellos proveniente del contenido de los informes del Encargado de Negocios en la República de China, don José Miguel Ferrer, quien reiteradamente le informaba al Despacho de Relaciones Exteriores del gobierno adeco sobre los primeros comienzos del desarrollo de la “Guerra Fría” en la región de Asia Orienta (léase: realidad política en la península de Corea, la “Guerra Civil” en China y los cambios políticos impuestos por Washington en el gobierno japonés cuando desplazó a sus propios elegidos socialistas japoneses para entregarle el poder condicionado constitucionalmente a la estructura político-militar-industrial japonesa que llevó a Japón a la 2da Guerra Mundial en el Pacífico).

La segunda lectura que no supieron interpretar los adecos en el gobierno (nos preguntamos: ¿tampoco la alta dirigencia del partido Acción Democrática?) los significados de la visita oficial que realizara don Rómulo Gallegos a los EEUU de América donde fue vitoreado por la intelectualidad de izquierda estadounidense pre-tiempos-macartistas y la “invitación” que le hiciera el Pentágono a visitar una “base militar naval”, obviamente, estadounidense. El mensaje era y fue claro: “Estamos en enfrentamientos directos con el “comunismo internacional” y Venezuela y su petróleo deben estar del lado de la “libertad, la democracia y la dependencia” al Poder central washingtoniano”.

Don Rómulo Betancourt aprendió aquella lección y acompañado por Rafael Caldera quien estaba, ideológicamente, en sintonía con la Doctrina anticomunista del Vaticano, le presentaron imponiéndole a Venezuela el “Pacto de Punto Fijo” que nunca jamás fuera consultado con el Poder Popular sobre los objetivos impactos a aquellas realidades histórico-sociales de la Venezuela en transición capitalista post-campesina caminando hacia el desarrollo de una clase media capitalista-semi-burguesa. Nos vamos a permitir una infidencia personal. Una vez que Venezuela se preparó para la celebración de las elecciones de diciembre de 1968 donde se presentaron por Copei, Rafael Caldera, y por Acción Democrática, Gonzalo Barrios, don Rómulo Betancourt, desde sus empantufladas vacaciones en Bélgica, consideró que eran los momentos históricos cuando había que respetar las tesis del “puntofijismo”. Ustedes ya conocen los resultados electorales. Quizás don Rómulo Betancourt también consideró que era necesario alcanzar “la paz”, es decir, “la pacificación”, es decir, alcanzar ciertos acuerdos y reglas del juego político con el sector de la guerrilla venezolana (independientemente de los sectores) que le permitiera a Venezuela y su gobierno burgués dar “un salto adelante” en las estructuras capitalistas del Estado venezolano (habría que analizar si ese desarrollo del capitalismo venezolano estaba dirigido hacia la estructura y/o hacia la super-estructura).

Quizás “la pacificación” tuvo sus efectos político-ideológicos en lo tradicional-político-ideológico venezolano obligandola aclarar dos (2) formas políticas de gobierno con signos ideológicos diferentes; por un lado, los paradigmas de la socialdemocracia washingtoniana y, por otro, los de la democracia cristiana que en nuestro patio se denominó como “social-cristianismo” de corte alemán-italiano. ¿Cuál fue el momento histórico-político que conjugó ese distanciamiento y comienzo del resquebrajamiento del puntofijismo tradicional? Nos permitimos proponer como punto de partida al gobierno de CAP-1 y sus “Chicago boy´s” que trataron de concluir sus praxis en CAP-2. Es decir y en ese orden de ideas, las elecciones presidenciales eran una necesaria expresión obligada de la democracia representativa burguesa para ir consolidando sus paradigmas e intereses capitalistas e ideológicos donde no se buscaba un desarrollo de la estructura económica aún en el marco del lógico desarrollo del capitalismo fuera éste un capitalismo de Estado, fuera un capitalismo liberal-burgués.

¿Cuáles fueron los factores políticos que se expresaron y que obligaron a realizar cambios “edulcorados” justificativos que permitiera un mantenimiento del status quo capitalista-burgués-dependiente de la burguesía y clase media venezolanas? Permítasenos precisar que los factores que expondremos son totalmente subjetivos y personales. En primer lugar, la candidatura de José Vicente Rangel –JVR- cual impactó al status quo capitalista por su carácter democrático participativo y social. En segundo lugar, la denominada como la “democracia en la calle”. En tercer lugar, el “Caracazo”. En cuarto lugar, el “por ahora” de Hugo Chávez Frías. En quinto lugar, el “mitin de Chávez Frías” en el Ateneo. En sexto término, “desde la acera” de la revolución venezolana, la “Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”. Por último, las “catorce elecciones”.

El conjunto de los factores propuestos, como expresábamos más arriba, pre-triunfo de Chávez Frías como Presidente de la Revolución Bolivariana, obligó a proponer “paños de agua caliente” a lo inevitable histórico del movimiento revolucionario independentista; dichas propuestas no surtieron efecto alguno por los contenidos paradigmáticos en el desarrollo del Estado tradicional “puntofijista” hacia un Estado neo-liberal-burgués-dependiente. Una vez que la Revolución Bolivariana alcanzó el triunfo electoral aún en el marco de unas elecciones burguesas, la burguesía dependiente venezolana comienzó su política de desgaste de la Revolución y cuando consideró que la Revolución Bolivariana estaba en una fase de desgaste y “aburguesamiento” caminó hacia el “Golpe de Abril” y el “Paro Petrolero”.

¿Qué tienen de particular las “14 elecciones” con respecto a aquellas celebradas durante la 4ta. República? No solo los contenidos cuando de consultas al Poder Popular y a toda la sociedad venezolana sino la reafirmación del carácter de la Revolución Bolivariana y la consolidación del liderazgo de Hugo Rafael Chávez Frías.

¿Qué significan los contenidos consultados y qué significa la consolidación del liderazgo de Chávez Frías? Con respecto a los contenidos, en simple palabras, han estado y están dirigidos a “visualizar” a toda, todita la sociedad venezolana sin distingo alguno; por ejemplo, el impacto social de las Misiones. Con respecto a la consolidación de Chávez Frías como líder de la Revolución Bolivariana debemos precisar dos (2) realidades objetivas: como lo ven los revolucionarios-nacionalista y como lo ven las derechas nacionales e internacionales. Al tiempo deberíamos preguntarnos sí ese liderazgo de Chávez Frías tiene incidencias allende nuestras fronteras y cómo se expresaría ese liderazgo tanto en lo personal como en sus propuestas políticas. Conocemos de los impactos que tiene el Comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez Frías, en el escenario internacional más allá, incluso, de la América hacia tierras comunitarias europeas tanto a favor como en oposición tanto a su figura como a sus propuestas políticas pero debemos aceptar que, al considerar que estas elecciones del 7 de octubre son profundamente diferentes a todas las anteriores (léase: tanto aquellas de la 4ta. República como las “14 elecciones” realizadas durante este proceso en perfectibilidad revolucionaria) entonces, los objetivos impactos tanto por la reelección del Comandante Chávez Frías como las cualidades de las políticas propuestas en “Propuestas del candidato de la Patria, Comandante Higo Chávez, para la Gestión Bolivariana Socialista 2013-2019” tendrán un importante impacto en la actual reingeniería del capitalismo y las profundas contradicciones socio-económicas en desarrollo y los cambios geopolítico-estratégicos en el marco de la “nueva política Obama” y las elecciones de las nuevas dirigencias del Partido Comunista Chino y las contradicciones en delimitaciones de territorios marítimos tanto en el Mar Amarillo como en el Mar del Sur de China.

¿Cómo se expresaran las derechas criollas una vez y a posteriori del triunfo del líder y Comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez Frías?

Así como a posteriori del discurso del Ateneo, las derechas comenzarán a caminar caminos de desgaste de la Revolución y del liderazgo de Chávez Frías.

delpozo14@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2469 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a150404.htmlCd0NV CAC = Y co = US