La Iglesia Católica i la Revolución

Con fundada razón i serena sonrisa de ironía moral –dejo esta frase para que “filósofos” de oposición digan que es un disparate− me entero de que, la iglesia va a investigar el trato “inhumano” que se le da a los detenidos políticos en este gobierno revolucionario, aunque advertimos que, como en los tiempos de Medina Angarita, no hai ni un solo preso político, pero si delincuentes con una serie de delitos debidamente tipificados en las leyes. La iglesia no solamente ha hecho papeles ridículos, sacrílegos i de una falsedad majestuosa, a escala planetaria, sino que es la organización internacional más extendida en el tiempo, con menos autoridad moral que nadie. Para no irnos a las atrocidades, disparates i negocios de la Edad Media, ni a los tiempos infames de la Inquisición (el mayor aparato de injusticia, terror i torturas horripilantes que haya conocido la Historia), en nuestra Edad Contemporánea, podemos empezar a recordar el comportamiento de Eugenio Pacelli (Pío XII) en los tiempos de Hitler i en la Segunda Guerra Mundial, como cómplice del Eje i del genocidio judío. Ver cómo hasta en sus elecciones internas son deshonestos en lo del humo negro i humo blanco, o cómo (igual que en los Estados Unidos) cuando es electo alguien que no les conviene, se puede llegar al crimen o cuando un prelado pueda verse envuelto en cosas deshonestas o sexuales, también suceden muertes i se corren cortinas de humo i de silencio. Desde mui joven sentí desconfianza por esa institución aparentemente “ecuménica” pues no lo es. Diría sí, que la más publicitada i con más negocios, por lo cual debe estar siempre de parte de los poderosos i en contra de los pobres i desfavorecidos, pero predicando con fingida humildad todo lo contrario, o puros disparates como está asentados en ese libro engañoso que es la Biblia, lleno de disparates inadmisibles por la razón i la ciencia. Quien haya leído, cientos de libros que ha puesto al descubierto la negra historia de la iglesia i los intereses mundiales del “país capitalista número uno del mundo” el Vaticano, tiene que convenir que, si pueden haber existido i existen sacerdotes de pura vocación, honestos i buenos (lo mismo que monjas), mas, la gran mayoría constituyen una mafia i sobre todo las “cúpulas”, como sucede en Venezuela con las altas “eminencias” i ese foco deplorable de conspiración, maldad i antipatriotismo como es la Conferencia Episcopal o como se llame esa junta u organización de obispos, quienes fueron protagonistas del golpe de estado en abril de 2002.

Todavía en mis primeros seis o siete años de médico, sentía un discreto respeto por el sacerdocio que no por la iglesia, cuando en los descansos del estudio de medicina, empecé a leer libros interesantes, entre ellos la HISTORIA GENERAL DE LAS RELIGIONES de Salomón Reinach, cuando conocí esa historia deplorable i los horrores de la Inquisición. Luego, cuando llegué a los estudios de Filosofía i encontré a un profesor extraordinario como Adolfo García Díaz, mexicano i traductor al español del PRINCIPIA ETHICA de George Edward Moore, no solamente fue mi brillante maestro i mejor amigo, sino quien me abrió horizontes insospechados en el conocimiento del mundo i de la vida. Llegó a confesarme que, para él, Cristo ni existió, sino tal vez un rebelde menor que fue exaltado, por los que Bernard Shaw, siglo después llamó, “los cuatro dramaturgos que inventaron a Cristo”, o sea, los cuatro evangelistas “seleccionados por la iglesia”.



La iglesia venezolana, tiene a mano muchos ejemplos actuales, de hechos notorios que puede investigar, por su condición de organismo “ecuménico” respecto al trato inhumano, salvaje, torturador i vejador de la condición humana, como lo que sucede en Irak, Afganistán, en los mismos Estados Unidos (después de la tragedia de las Torres gemelas, hai más de 10.000 personas de “raza” musulmana o árabe, detenidos sin ningún derecho a nada; además de más de 3.000 condenados a pena de muerte) i mui cerca, mui cerca, las atrocidades de Guantánamo (ya denunciadas mundialmente). ¿Por qué ese adeco con sotana que es Baltasar Porras (con más cables enredados que un poste de barrio con “tomas” clandestinas) no crea una comisión de “eminencias”, se va a Guantánamo i se convierte en un Héroe Universal de los Derechos Humanos? Sencillamente por que él i quienes le rodean o siguen, ni tienen preparación, valentía, ni interés alguno en ocuparse de lo que realmente no les interesa ni saben nada; solamente sabe que como adeco, residuo de los primeros de ayer, está mandado por su hoi minúsculo partido, a desestabilizar el país, a contribuir a la conspiración, a recibir dólares para traicionar a su patria i…paremos de contar. Entonces: ¿Con qué autoridad moral (fue protagonista en el golpe i en todas las otras agresiones a la patria) “su” iglesia, puede investigar o ser árbitro de nada? ¿Este señor está tan aislado de su pueblo que, no sabe que hasta entre los mismos sacerdotes que están con el proceso, no tiene ascendencia alguna i hasta lo creen indigno del mismo sacerdocio? Este sacerdote político reaccionario i fanático, i los dos Cardenales, uno muerto i otro vivo pero tan cadáver como el primero, han sido un desprestigio mayúsculo para la iglesia venezolana, conspiradora i golpista. A raíz, del golpe, escribí por mi página WED cuatro artículos titulados LA IGLESIA CATÓLICA I EL GOLPE DE ESTADO, que pretendo incluir en un libro (si logro que ciertos hombres de la política les interese) de lo que he venido escribiendo desde los días de la Asamblea Nacional Constituyente; pero como están del todo vigente, porque la iglesia sigue en la misma tónica irracional de salir del Presidente Chávez (que ha demostrado ser más cristiano que ellos) creo que los voi a publicar por esta misma página. No es posible que una institución que se cree (aunque en absoluto lo es) portadora de la palabra i voluntad de Dios, en vez de luchar por la paz i la justicia i las reivindicaciones sociales que está recibiendo este pueblo, como nunca en nuestra historia, sea una de las principales oponentes que, no conformándose con expresarse como oposición, desea más males, fracasos i conflictos a la patria de Simón Bolívar. Por esto, hasta el mismo Libertador la trató con diplomacia, pero no creyó en ella. I lo cierto es que en su lecho de muerte, no recibió sacramento alguno. Ni siquiera quiso confesarse i de ello hai testimonios históricos, así algunos quieran decir lo contrario. No sé cuando será, pero como Russell creo que, la verdadera pre-historia de la Humanidad terminará, cuando se acaben las religiones, tal como la ciencia ha ido acabando con las supersticiones. Ampliando una conocida i celebre expresión, particularmente creo que las religiones son las drogas de la historia.






Esta nota ha sido leída aproximadamente 3186 veces.



Roberto Jimenez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a14980.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO