Amuay, elecciones y golpe de estado

El sábado 24 de agosto se produjo una explosión de gran magnitud en el complejo refinador de Amuay, específicamente en el área de almacenamiento de olefinas. Las olefinas son hidrocarburos con dobles enlaces carbono – carbono. El termino olefinas es de olefiant gas, que significa, gas formador de aceite. Estos se encuentran en los procesos industriales más importantes. Existen muchos tipos de olefinas pero las más importantes son el etileno y el propileno. Estos gases son almacenados en estado líquido a altas presiones, es decir, son gases licuados y al escapar un litro de gas en estado líquido se obtienen aproximadamente 273 litros de vapor. En estado vapor: 1 litro de gas licuado de petróleo pesa 2 gramos, 1 litro de aire pesa 1 gramo; por lo que si este gas se libera lentamente en una atmósfera en calma, tiende a descender, de existir una corriente o una leve brisa el gas es disipado rápidamente.

      Estos datos nos sirven para contextualizarnos y adelantar una hipótesis.

     De acuerdo a los hechos que han reportado funcionarios de PDVSA, como medios de comunicación, se produjo una fuerte explosión que generó más de 30 muertos, aproximadamente 80 heridos, unas cuantas viviendas afectadas, mas de 40, el comandando de la Guardia Nacional destruido completamente e incendios en tres tanques de nafta. Si consideramos que para que se generen daños de esa magnitud se deben haber generado presiones por encima de los 11 psi (7733 kgf/mt2), y asumiendo que hubo un escape de mas 1000 m3 de olefinas, nos indica que debe haber habido una carga explosiva de mas de 4000 Kg de TNT para que se produjera esa cantidad de daños en un diámetro de 500 metros aproximadamente. (Para estos cálculos se puede revisar http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/301a400/ntp_321.pdf)

     Este evento solo pudo haber ocurrido por una fuga masiva del gas en poco tiempo; esto es posible por la rotura de una tubería de más de 10 cms de diámetro o por una rotura en la esfera de grandes proporciones. Esto seria ocasionado por varias causas que van desde rotura en la esfera de almacenamiento, en las tuberías, bombas de impulsión del gas o simplemente un acto de sabotaje. Todas estas posibilidades deben ser analizadas e investigadas.

     Considero que ningún trabajador identificado con su labor dentro de una refinería, seria tan irresponsable como para obviar reportar alguna falla que pudiese haber detectado, tal como lo que se ha intentado decir en los medios de comunicación opositores, que tres días antes los vecinos habían sentido el olor a gas. Versión que se cae por su propio peso ya que los limites inferiores de explosividad de las olefinas van en concentraciones que van desde 1,6 hasta un 10%  de volumen en el aire, lo que quiere decir que en pocas puede explotar al encontrar una fuente de ignición, de haber habido acumulación de olefinas en estas comunidades desde días atrás la cantidad de daños y lesionados hubiese sido mucho mayor.

     Si buscamos expresiones planteadas en algunos medios de comunicación días antes de este evento, veremos que se planteaba que un hecho impactante revertiría lo que estaban mostrando las estadísticas al dar como ganador a nuestro comandante Hugo Chávez y justo ocurre este hecho el día anterior al simulacro, luego del cual arreció una campaña en donde se intentaba hacer creer que el culpable es el ministro Rafael Ramírez y el presidente Chávez. Supuestos expertos petroleros han venido desfilando por los partidos mediáticos Globovisión, Venevisión, Televen, radios comerciales y medios impresos dando opiniones en donde señalan, juzgan y dictaminan culpables y penas a pagar. Uno de estos expertos, entrevistado en Globoterror, anunciado como un técnico especialista en seguridad industrial y ex-trabajador de PDVSA, dijo que el evento ocurrido era un BLEVE, por sus siglas en ingles, que significa: explosión de líquidos en ebullición y gases en expansión, que no es mas que la rotura de un contenedor de un gas licuado por efecto de la incidencia de un fuego externo al recipiente y que ocasiona que el gas en estado liquido entre en ebullición, a la vez que el contenedor colapsa dejando escapar liquido y gases que entran en combustión violentamente. En el caso de Amuay en ningún momento explotaron las esferas y los tanques de nafta se incendiaron por la deflagración del gas que se escapo. Como vemos, este tipo de expertos, que no saben lo que dicen, o que sin estar en el lugar, adelantan conclusiones temerarias, señalan que los actuales trabajadores no tienen la experticia necesaria para laborar en PDVSA. Y para colmo plantean que el culpable es el Presidente de la República, cosa mas descabellada. Cuando se produjo el atentado a las torres gemelas en los EEUU, a nadie se le ocurrió decir que había que meter preso al presidente ni al director de la CIA por no haberse dado cuenta que unos terroristas, entrenados en escuelas de aviación de ese país, secuestrarían aviones y los estrellarían contra el centro económico mundial y contra el mismísimo centro de poder estadounidense como es el Pentágono. En ningún momento los medios de comunicación señalaran a los funcionarios públicos como negligentes ni culpables de este evento.

       El 6 de abril de 2010, se produjo un escape en una de las refinerías de BP en Texas City por el mal funcionamiento de una pieza clave de la maquinaría. La fuga no se detuvo hasta 40 días después. Se calcula que durante ese tiempo se liberaron 7,7 toneladas de benceno (reconocido como cancerígeno), 16.8 toneladas de óxidos de nitrógeno (causantes de problemas respiratorios) y 84 toneladas de monóxido de carbono. Nadie culpó al gobierno de este evento.

     El 20 de Abril de 2010, un escape provocó una explosión en la plataforma petrolífera semisumergible Deepwater Horizon, que fue seguida por un incendio. Dos días más tarde se hundió esta plataforma llevándose con ella once vidas humanas. El escape se produjo durante las exploraciones del yacimiento de Macondo del Golfo de México, debido a un sellado parcial del pozo petrolífero. Varios expertos estimaron que la fuga de petróleo se producía a razón de entre 35.000 y 60.000 barriles por día (entre 5.600 y 9.500 m3/día).7 8 9 Sin embargo, la cuantificación exacta de la magnitud de la fuga está aún en discusión. Como resultado de la fuga, se formó un derrame petrolífero no controlado de 6.500 km2 de extensión que amenazaba las costas de los estados de Luisiana, Mississippi, Alabama, Texas y Florida, de los Estados Unidos de América. Tampoco se culpó a ningún personero gubernamental.

     El 11 de Diciembre del 2005 a las 6:03 de la mañana una serie de explosiones provocaron incendios que arrasaron el almacenamiento de combustible de Buncefield Hemel Hempstead a 40 km de Londres. El almacenamiento operado por Total y Texaco suministraba combustible en el aeropuerto de Heathrow y otras instalaciones importantes de la zona. Se considera éste incendio como el peor sucedido en el Reino Unido y Europa desde la II Guerra Mundial. De acuerdo con el informe que dio a conocer Lord Newton de Braintree, presidente del Comité de investigación de Buncefield, uno de los tanques de almacenaje se desbordó, pero ni los trabajadores, ni el sistema de alarma detectaron un nivel alto de vapor de combustible. El depósito quedó desbordándose más de cuarenta minutos antes de que se produjeran las explosiones. Un complejo de establecimientos comerciales en las proximidades del almacenamiento de combustible sufrió daños materiales graves. Después de la explosión inicial fue necesario verificar la integridad estructural de diversos edificios del lugar. Incluso, edificios situados además de 800 metros de distancia se vieron afectados. La magnitud de la explosión fue de 2,4 en la escala de Richter. En este evento ningún medio de comunicación se le ocurrió señalar a la Reina de Inglaterra como la culpable de este suceso ni al Primer Ministro. Sin embargo, en Venezuela Globoterror es puntal de una campaña mediática para culpar al Comandante Hugo Chávez como el principal responsable de la tragedia de Amuay.

     El 28 de agosto de este año, un camarógrafo de Globoterror, junto a otros trabajadores de este canal violentaron la cerca perimetral de la Unidad de Producción Social Paula Correa, ubicada en los Valles de Tacarigua en el estado Aragua, y le disparó al operador agrícola Rafael Cañizales, con la intención de entrar sin autorización a la mencionada unidad productora. Ahora bien, Globoterror se lava las manos y dice que sus directivos no tienen nada que ver con la conducta de este trabajador, es decir, la ley que quieren aplicarle a nuestro Presidente no aplica para ellos.

     En resumen, llamo la atención a todos los compatriotas a estar atentos y tomar acciones para frenar el golpe de estado disfrazado que esta llevando a cabo la oposición junto a sus medios apátridas. Defendamos nuestra revolución.

salinas.ys@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2193 veces.



Ysrael Salinas


Visite el perfil de Ysrael Salinas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: