Misión conversión de escuálidos

En estos nacientes días de la Era de Acuario Venezuela, contra todos los pronósticos, se yergue como fuente de inspiración para "o futuro do planeta”. El ocaso de los explotadores pugna contra nuevas formas de interpretar las ideas por las que la humanidad siempre luchó. Hay quienes nos vamos radicalizando más aceleradamente porque provenimos del otro extremo, como forma de sanar viejas heridas. Otros siempre han sido radicales del mismo bando. Muchos viven de forma pragmática y comparten las contradicciones de nuestro tiempo sin atreverse a posicionar una trascendencia.

Un radical es alguien que va a la raíz del problema. Yo apoyo una globalización radical de convergencia planetaria entre todas sus culturas e idiomas incomprensibles entre sí. Soy un radical destructor de la versión de metrópolis y periferia de la cual se está separando la globalización. A veces los radicales somos percibidos como fanáticos porque hablamos siempre del mismo tema y no cambiamos de idea. Es necesario cambiar de tema a veces para no caer en la monotonía, se puede tener una base ideológica firme y explorar sus diferentes aristas según la audiencia a la que nos dirigimos. Siempre existirán cambios, a veces graduales y a veces radicales, porque a un ser realmente pensante cada vez se le ocurrirán formas de robustecer su ideología, y el ímpetu de cada cambio en un momento dado es aleatorio. A veces pensamos que se nos ocurrió una genialidad cuando el agua tibia ya había sido descubierta, otras veces un comentario desapercibido termina siendo percibido y considerado genial por otros. Sigamos viviendo, sigamos produciendo ideas, cometamos equivocaciones, mejoremos nuestros aportes y comprensión a las críticas, y usemos el grueso de nuestras fuerzas para proponer alternativas abundantes y mejores a las que ofrecen nuestros opositores.

Ellos usan amenazas e imponen autocensura motivada por apariencias y prejuicios. Están atrapados en rígidas estructuras tradicionales, rechazan la necesidad concientizada de nuestra nación por un cambio hacia el socialismo. Se detendrán y reflexionarán aunque no lo reconozcan todavía. La culpa por habernos hecho sufrir también les duele y en el fondo saben que tenemos nuestros motivos para sentirnos heridos. Los opositores saben que no pueden esperar de los revolucionarios lo que no nos han dado. Las culpas los motivan a parecer fríos para acusarnos a las víctimas de sus errores. Así la oposición evita enfrentarse a dichos errores, pues podrían establecer una comunicación afectiva que abra sus cajas de pandora y derrita las máscaras y defensas. Por eso no nos responden. Entran en conflicto porque nos entienden tanto que reaccionan tambaleándose, huyendo, sintiéndose a punto de reconocer la verdad. Se niegan a profundizar las realidades, para no tener que admitir que esta sociedad es muy injusta precisamente por el egoísmo que muchos practican. Se proyectan con su obsesión en exigir respeto y decencia, nos mandan a callar para que no se les alboroten las culpas y para que no se les desbaraten las defensas, excusando su egoísmo cansado de sus contradicciones e incoherencias. Es notorio en el discurso opositor que esas defensas ya han sido sacudidas. Son ellos quienes no respetan el derecho democrático de la mayoría y pretenden volver a violar la justicia a nombre de una libertad mal entendida.

Los revolucionarios seguimos alerta ante posibles intentos de subversión. Nuestras energías no son gastadas, son útiles y apreciadas para forjar el fortalecimiento de nuestra revolución que llena de esperanzas a pueblos africanos, asiáticos y al movimiento Occupy de los Estados Unidos. Los líderes emergentes del chavismo asumimos posiciones de mayor visibilidad a través de la guerrilla comunicacional, y así contrarrestamos el terrorismo mediático opositor. Esta revolución es democrática y en todos los procesos electorales se ha profundizado gracias al voto mayoritario del pueblo venezolano. Es necesario que la oposición se sume en lugar de restar al proyecto de país, porque estamos cumpliendo diez años de un golpe de estado y en ese lapso la oposición ha seguido restando.

rroopstr@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2507 veces.



Rubén Rivero Capriles


Visite el perfil de Rubén Rivero Capriles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rubén Rivero Capriles

Rubén Rivero Capriles

Más artículos de este autor