3 de oro para Venezuela

“Hay un país al cual sus hijos les hacen realidad los sueños”

Los Juegos Olímpicos realizados esta vez en Londres 2012, son sin duda unos días especiales para el mundo. Comenzaron el 27 de julio y terminarán en agosto. Durante todas esas fechas el globo terráqueo estará pendiente de lo que pasa y pasará en ese espacio de Europa. Existe algo que no se puede obviar: el mundo entero se desvive por el deporte. Si en vez de misiles contra Irak, Libia, Afganistán y Siria la mentalidad de los hombres que gobiernan se enfocaran en la mejor de las guerras: ¡la deportiva! Estamos seguros que otra fuera la visión de la vida, pues aunque no terminaría con todos los problemas que atañen a las diversas sociedades por lo menos produciría un poco de felicidad en la condición de vida humana.

Competir en unos juegos olímpicos como a los que nos referimos es la mayor meta de cualquier mujer u hombre que practique equis disciplina deportiva. Es la cima de sus anhelos, el sueño buscado a través de miles de horas de práctica y alejamientos de la familia, los amigos y las diversiones de esas que tanto les gustan a hombre y mujeres jóvenes como lo son las nocturnas. La meta preferida, porque el ser humano es vanidoso por antonomasia es ganar. Siempre quiere ser el primero, el héroe, el as, en número uno en todo lo que se propone. El deporte es igualmente una guerra: los vencidos se van tristes, llorosos, quejosos, los ganadores enarbolan medallas y diplomas, podios e imágenes. Pero es algo llamado deporte en el cual para bien de sus practicantes no existen la palabra muerte como algo para eliminar vida o causar pánico. Por supuesto que si hay “la muerte súbita”, la “invasión de cancha” y otras cosas pero en sentido de paz y nobleza.

Cuando se gana en cualquier disciplina deportiva se otorga una medalla de oro al primero, una de plata al segundo y otra de bronce al tercero. Hace 46 años un diminuto boxeador llamado Francisco Rodríguez “Morochito” le dio a su país, nuestro país, Venezuela la única medalla de oro durante toda la historia de esos juegos iniciados en Atenas que ganaba el país de Bolívar aunque en Helsinki el saltador Brígido Iriarte se había hecho con una de bronce en salta largo. Igualmente se han ganado medallas de plata por parte de nuestros boxeadores y nadadores y otra de oro que ganó Arlindo Goveia en un deporte que todavía no era oficial en el olimpismo. Pero en síntesis de oro, nada desde la de “Morochito”.

El día miércoles 1ro de agosto de 2012 nos levantamos más temprano que de costumbre: teníamos un pálpito. Vimos todas las actuaciones de Rubén Limardo Gascón y supimos que “se viene algo mi pana”, en efecto el joven deportista del estado Bolívar comenzó la gran faena deportiva de ese inolvidable día para los venezolanos. Rubén conseguía victorias tras victorias. Nuestro pecho semejaba una vieja locomotora subiendo la cuesta más alta de la vida y además el café que consumimos cuan loco aumentaba esas palpitaciones…y llegó el 5to contrincante de Rubén y observamos como en un divino arte de orfebrería, el bolivarense contagiado de amor por un pueblo que lo aupaba y recordando emotivo al ser que lo trajo al mundo, se empinó sobre el vacío y arremetió con furia mientras su arma buscaba afanosa la materia humana del contrincante para marcar el punto, lo cual logró para sellar la victoria de millones de gargantas, de ojos, de compatriotas que lo miraban por la televisión. Fue apoteósico, Rubén…después de 46 años regresó el oro a darle luminosidad a tu patria por la cual pasas horas, días y meses en intrincados entrenamientos allende la frontera…gracias Rubén.

Aunque estas dos medallas que vamos a nombrar al final del texto no sean otorgadas por el olimpismo deportivo, igualmente se anexan a Venezuela como sendos logros a la espera de otras. Ellas fueron la luchada con valentía y arrojo por el presidente Chávez, es decir la MEDALLA DE ORO MERCOSUR y la otra es la que nos trajo la imagen de Rubén y la de todos esos muchachos que con dignidad nos representan en Londres: ella es LA MEDALLA Tves, la televisora de la gran cobertura olímpica de la cual igualmente también nos debemos sentir orgullosos. Tves ha dado el gran palo, ha redimensionado la cultura deportiva y ha demostrado que cuando se hacen las cosas con respeto y cero chabacanismo, sin duda que todo sale bien. 3 medallas de oro, mi pana…

legavicenta@gmail.com

hdiderot@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2968 veces.



Ángel V. Rivas

Limpiabota, ayudante de pintura, articulista, Productor Nacional Independiente, editor de El Irreverente. Animador del programa Gigantes del Romance, autor del libro Pacto Satánico y poeta en estado de frustración.

 legavicenta@gmail.com      @legavicenta

Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: