Venezuela Olímpica

El viernes se inaugurarán las Olimpiadas, terceras en Londres. ¿Cuáles son las reales posibilidades de Venezuela? Será muy difícil estar en el podio de los tres mejores. Sorpresas pueden ocurrir.

En 1952, la flor de los atletas venezolanos entrenaba todo el tiempo en el Estadio Nacional. Ocho de ellos iban a Helsinki, pero uno, Asnoldo Devonish, cuestionado porque tenía una lesión en una pierna, y lo habían inscrito en salto triple cuando sus mejores marcas estaban en largo. Ladislao Lazar, un húngaro llegado a Caracas después de la II Guerra Mundial, los entrenaba a todos: carreras, salto y lanzamientos, defendió el viaje de Devonish y hasta amenazó con desistir del viaje de los ocho. Apenas exagero si les digo que desde el Estadio Nacional se fueron a Maiquetía y muchas horas después llegaron a Helsinki.

Estas Olimpiadas fueron muy noticiosas. Por primera vez competía la Unión Soviética y llevaron su rivalidad con EEUU a los estadios y gimnasios, y el checo Emil Zatopeck ganó 5 mil, los 10 mil y el maratón, siempre con amplia ventaja. Pero el gran titular para Venezuela fue la medalla de bronce en salto triple de 15m32cms que obtuvo Devonish.

Durante muchos años, nuestras delegaciones se preparaban en Venezuela, con excepciones, entrenados por criollos. Horacio Estévez pudo igualar el récord mundial de 100 metros, y el relevo 4x100 tuvo un extraordinario desempeño en las Olimpiadas de Roma. En 1968, Morochito Rodríguez, guiado por Edecio Escobar, se trajo el único oro, de México.

Esa época, cuando las condiciones naturales de los atletas eran decisivas en sus desempeños en las competencias internacionales, se acabó para siempre. Cada vez más las técnicas para entrenar, la tecnología y la medicina aplicadas al deporte avanzaron de tal manera que se hicieron imprescindibles para mejorar los récords. Naturalmente, los países industrializados, encabezados por EEUU y Alemania, estuvieron a la cabeza. Se hizo difícil ver atletas de los países subdesarrollados en los medalleros olímpicos. Cuba era una excepción, y ya en Beijing bajó su calificación.

A Londres están llegado los venezolanos procedentes de varias ciudades de Japón, EEUU, Europa y América Latina, para su etapa final de preparación, casi ninguno viajó de Caracas. Ese cambio, de buscar los mejores escenarios y entrenadores en cualquier país, solo ha sido posible porque el Estado asumió esa responsabilidad. Para la "preparación, trabajos de clasificación y participación" de los preclasificados, el Presidente de la República asignó 70 mil 056 2454 bolívares. En ese proceso participaron otros cuyas marcas y desempeños no fueron suficientes para clasificar, y quedaron 69.

El viernes se inaugurarán las Olimpiadas, terceras en Londres. Ese mismo día competirá Elías Malavé en tiro con arco. ¿Cuáles son las reales posibilidades de Venezuela? En otras ocasiones, para las competencias internacionales, se hicieron pronósticos que casi siempre resultaron fallidos. Esta vez, el COV ha sido cauto, no habló de medallas, sino de diplomas. Oportuna esa prudencia, nuestros olímpicos van a disputar 320 medallas de oro con los mejores del mundo.

Será muy difícil estar en el podio de los tres mejores. Sorpresas pueden ocurrir. Todos debemos esperarlas, seguros de que cada uno hará esfuerzos máximos por mejorar sus récords.

- El jueves vi en Telesur la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la cuestión siria, a partir del momento en que se anunció la derrota de la proposición de EEUU, Inglaterra y Francia: 11 votos a favor, dos abstenciones y dos en contra de Rusia y China. Escuché las intervenciones posteriores de los embajadores de esos tres países, que acusaron a Rusia y China de irrespetar al pueblo sirio, y de ser responsables de lo que pueda ocurrir, y precisamente cuando le dieron la palabra al ruso, Telesur ¡suspendió la transmisión! Tampoco se escuchó al embajador de China.

-Esta es la tercera vez que el veto de esos países impide que el Consejo de Seguridad apruebe una proposición que autoriza la intervención militar, como lo hicieron contra Libia, y cuyos resultados están a la vista. Entre tanto, no cesa la ayuda exterior de algunos países a la oposición armada siria, y la cobertura noticiosa de agencias que tienen su gran fuente de información en esos opositores. Callan, por ejemplo, que desde Jordania, con financiamiento de Arabia Saudita, han penetrado unos 10 mil terroristas y mercenarios. De manera que la agresión militar a Siria se desarrolla con o sin acuerdo del Consejo de Seguridad.

-El ministro del Deporte, Héctor Rodríguez acaba de divulgar el Plan Nacional del Deporte, para ser ejecutado en los próximos 12 años, tres ciclos olímpicos. Será abierta una consulta en tres niveles: entes nacionales, estadales y municipales. No se aclara cuánto durará ese proceso, tampoco si será simultáneo. Parece elemental iniciarla por el nivel más bajo, y hacer llegar sus conclusiones a la siguiente, para terminar con los entes nacionales.

-Dos interesantes libros de petróleo recién recibidos, con temas bastante aproximados: "El Síndrome de la Orimulsión", ediciones de Monde Diplomatique, de Juan Carlos Boué. El prologuista Bernard Mommer escribió: que este libro "…podrá apagar la sed de verdad de todos aquellos que busquen entender lo que representó la Orimulsión y, por extensión, la Apertura Petrolera para Venezuela". El otro es el resultado de una investigación de Marbely Mavárez y Martin Padrino: "La Conspiración Exxon Mobil, injerencia y soberanía", con toda la verdad de la demanda que intentó esa compañía contra Venezuela, con entretelones de la "nacionalización petrolera".

-Uno tiene que preguntarse por qué el Ministerio de la Defensa no se pronuncia sobre el documento forjado de un viejo original de ese despacho. Forjarlo y divulgarlo son delitos contemplados en nuestras leyes, y parece que ni siquiera se ha abierto una investigación para determinar su origen y presuntos responsables.

-El viernes, Últimas Noticias tituló: "Santana sale a sacudirse la pava", y Líder, refiriéndose a Pastor Maldonado: "Es momento de sacudirse la pava". Él lo desmiente: "son errores que tengo que corregir". Vieja costumbre en las páginas deportivas atribuir la "mala suerte" a los fracasos de algunos competidores deportivos. Tendremos que deducir que los 10 triunfos de Doubront y los 8 de Félix Hernández son debido a la buena suerte, antes que a sus condiciones y capacidad como lanzadores.

-Olvidaba recomendar la lectura de un trabajo mío sobre Bolívar y un artículo de Carlos Marx, especial para bolivarianos y marxistas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2459 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a147210.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO