¿Qué tiene Rice?

Todo te sale mal en tu trabajo. Imagínalo. Te despiden. O al menos te amonestan. O te miran feo.

O te ponen en salsa. O te ponen la vista. O no te encargan más tareas. O... Algo tiene que pasar, sobre todo si es empresa privada, una de las organizaciones menos democráticas que existen.

A Condoleezza Rice no. Viaja a Rusia, a Asia, al Medio Oriente, a América Latina, gastando aquel realero, no consigue ni esto y ahí sigue.

¿Qué tiene Rice? Yo quiero ser como ella. Yo también sé fracasar. Si es por eso, estoy a la orden.

Pero donde el estrépito alcanzó bramidos épicos fue en la América Latina. No lo hizo sola, claro. Tuvo el apoyo considerable nada menos que del Secretario de Defensa, el hombre de las armas de destrucción masiva buenas. Visitaron, jalaron, amenazaron, prometieron.

Nada.

La apoteosis fue en Fort Lauderdale, en su patio, el martes pasado. Allí llegó la cancillera colombiana Carolina Barco a postular a Condi para presidir la XXXV Asamblea General de la Organización de Estados Americanos. Raro tanto agradecimiento si a la excelentísima señora Barco le registraron al llegar lo que ella misma llamó “todos los elementos” de sus maletas. Preguntada si le hicieron alguna inspección corporal, la sugerente cual discreta diplomática respondió:
“No entremos en detalles”, lo que insinúa que los guardias sí entraron en detalles.

Con la Presidencia de la Asamblea, con la aparición de Jeb Bush, hermano del Otro Bush; con José Manuel Insulza, quien venía de reunirse con el Otro y el propio Otro en persona, se fueron de uno nada, mientras Venezuela se vino de ocho ocho. La Dra. Rice dijo en su despedida que se iba a los Estados Unidos, pues ignora que Florida está allí. Con razón: no sabe ni dónde está parada.

Cuentan que los indígenas suramericanos endiosaban a alguno de ellos para aliviarse guerras. Bastaba exhibirlo al enemigo para que ya se rindiese.

Para la Casa Blanca basta mostrar a Bush.

Pero la mayoría de los latinoamericanos sólo respetamos a quien lo merece, Mark Twain, Baby Ruth, Orson Welles, William Faulkner, Noam Chomsky. ¿Quién es Bush?
No me preocupa su derrota sino qué va a hacer ese animal herido. Aunque habría que saber primero si esa élite tan María Corina considera derrota lo que le seguirá pasando.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3764 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a14704.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO