El golpismo de los EE.UU

Después de no conseguir, por primera vez en la historia de la OEA (Organización de los Estados Americanos), elegir su candidato a la Secretaría general de la Organización, el gobierno de George W. Bush intenta, valiéndose de la realización de la Asamblea General en su territorio, crear una situación de constreñimiento para el nuevo secretario general, José Miguel Insulza, y al mismo tiempo intentar demostrar que no perdieron la elección.

La intención de crear una comisión de seguimiento a los países del continente, para definir si realmente obedecen a los cánones democráticos, apenas esconde la incapacidad del gobierno de Bush para influenciar de otra manera a los gobiernos y la población del continente, tratando ahora de sustituir esa vía por la de la injerencia interna de los países. Si de hecho estuviera interesado en el destino de la democracia en el continente, debería primero hacerse otras preguntas:
1) En que medida la militarización de Colombia, para la cual contribuye cotidianamente el gobierno de los EUA, coloca en riesgo la existencia de la frágil democracia colombiana?

2) Que condiciones puede tener Haití de retomar el camino democrático, si el único interés manifestado por las grandes potencias es el de la invasión militar del país?

3) En que medida las políticas liberales llevan al debilitamiento de los gobiernos y el desinterés político, cuestionando las propias bases de la democracia en el continente?

4) No sería mas bien necesario monitorizar especialmente la democracia dentro de los EUA, afectada sea por las medidas restrictivas de las libertades individuales y colectivas llevadas a cabo por el gobierno Bush, sea por la existencia de un sistema político que permite no solamente que la minoría elija al presidente, pero también la existencia de fraudes, como las internacionalmente reveladas sobre el recuento electoral en Florida, en las elecciones presidenciales de 2000?
Sin embargo, lo que desea el gobierno de los EUA es encontrar algún medio para intentar interferir en la situación interna de Venezuela, país que eligió y ratificó su presidente como ningún otro en el continente. El Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, ya reveló la posición del gobierno brasileño, totalmente contraria a cualquier acción que pueda significar la intervención externa en la situación de cualquiera de los países del continente. Terminó así, más pronto de lo que esperaba Washington, la tentativa de legitimar intervenciones militares del gobierno de los EUA.

http://brasil.indymedia.org/pt/blue/2005/06/318947.shtml

Traducido por Fernando Henriquez


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1754 veces.



Emir Sader

Emir Simão Sader es un sociólogo y politólogo brasileño. De origen libanés, se graduó en Filosofía por la Universidad de São Paulo, donde obtuvo una maestría en filosofía política y un doctorado en Ciencias Políticas Es profesor de la Universidade de São Paulo (USP) y de la Universidade do Estado do Río de Janeiro (Uerj), es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Uerj y autor, entre otros de "A vingança da História".

 @emirsader

Visite el perfil de Emir Sader para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas