Orgánica para la toda la educación (I)



Con la frase del título decimos que la “Ley Orgánica de Educación”, que ya tuvo su primera discusión plenaria en la Asamblea Nacional, debe constituir el instrumento general y marco de toda la educación venezolana, inclusive de lo que hasta ahora se ha denominado “educación superior”, que incluye todos los estudios formales que se realicen luego de la educación media diversificada y profesional, y que tienen a ésta como requisito de ingreso. Son tantas las posibilidades de estudio de este supuesto nivel, que bien podría considerársele como varios niveles, cada uno a su vez compuesto de divisiones, que agruparían a las diferentes profesiones con un mismo nivel de complejidad.

Se entiende que los niveles educativos se establecen en función de la complejidad de la educación impartida. Hasta ahora, se presenta a la educación más compleja y más diversa en un único nivel, mientras el resto de la educación es dividido y subdividido en varios niveles, que tienen menos diferencias entre sí que las existentes entre los distintos programas de la educación más compleja. Se trataría entonces de un cambio en relación con el actual paradigma. Así, la formación de corta duración de profesionales técnicos (mecánica, electricidad, electrónica, informática, química, petróleo, comunicaciones, automotriz, aeronáutica, refrigeración, etc.) llamados hasta ahora técnicos superiores, podría constituir un nivel de estudios complejo que sólo requiera dos años de entrenamiento y formación, la cual se realizaría en institutos tecnológicos que serían los responsables de adelantar los procesos de innovación tecnológica necesarios para el desarrollo productivo del país.

En este mismo nivel, pero en otra división, estarían los profesionales también de formación de corta duración en las áreas sociales, económicas y humanísticas, a quienes actualmente también se les llama técnicos superiores, lo cual es incorrecto pues no se trata de profesiones técnicas. Nos referimos a profesionales del turismo, la hotelería, la contabilidad, administración, educación, enfermería, relaciones industriales, publicidad, mercadeo, recursos humanos, idiomas, fisioterapia, terapia ocupacional, trabajo social, terapia de lenguaje y muchas otras, que se dictarían en los llamados hasta ahora colegios universitarios, responsables de llevar adelante investigaciones operativas concretas, en sus áreas de competencia y en sus diferentes regiones.

Un segundo nivel lo constituiría el profesional universitario producto de estudios de 4 años de duración como mínimo, el cual no tiene como requisito haber cursado el nivel anteriormente descrito. Es el profesional de nivel de licenciatura, quien estará formado y entrenado, para resolver problemas individuales o colectivos distintos de los resueltos por los profesionales del primer nivel. Se trata de perfiles profesionales diferentes, que en todo caso se complementan, pero que uno no sigue al otro ni el perfil del primer nivel está incluido en el perfil del segundo nivel, aunque sí comparten áreas básicas del conocimiento. Así, se entiende que el técnico en electricidad no es un ingeniero electricista pequeño, que se pueda formar en los dos primeros años de los estudios de ingeniería. Es un profesional de perfil muy claro, preparado para resolver problemas que un ingeniero no resuelve. Ambos, sin embargo, comparten áreas del conocimiento, que permite que algunas equivalencias puedan realizarse entre ambos perfiles.

En este segundo nivel también tendremos divisiones según las características de los programas. Las ingenierías, la arquitectura, el urbanismo y la informática, profesiones de base técnica, que requieren entre 4 y 5 años de preparación y son dictadas por las universidades y los institutos politécnicos, donde se realizan además investigaciones básicas y aplicadas de muy alto nivel en sus diferentes campos. Las disciplinas de la salud: medicina, odontología, psicología, farmacia, bioanálisis, nutrición y dietética y veterinaria, constituyen profesiones que requieren entre 4 y 6 años de formación y son dictadas en las universidades o en institutos especializados, donde también se realiza investigación básica y aplicada de muy alto nivel. Otra división es la de las ciencias básicas (física, matemática, biología y química) y las disciplinas humanísticas no profesionales (filosofía, letras, historia, arte) que necesitan 4 años de formación y son dictadas por las universidades. Y así, podríamos agrupar en otras divisiones a las ciencias sociales, incluyendo el derecho, y las profesiones humanísticas (4 años de formación), además de otras disciplinas que tocaremos en próximo artículo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2510 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a14567.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO