El estilo Chávez

No existen manuales de procedimientos ni fórmulas consagradas para gobernar. Cada gobernante le imprime su sello a la gestión y los resultados se evalúan tiempo después de su salida del cargo. Mientras sea presidente recibirá evaluaciones lisonjeras que magnificarán sus logros y endosarán a otros las metidas de pata.

El estilo presidencial de Hugo Chávez rompió los esquemas tradicionales.

Enel área comunicacional, por ejemplo,mandóal demonio a los dueños de los medios y utiliza las transmisiones en cadena como el mecanismo favorito de información oficial.

Tal vez desde el punto de vista formalhacometido abusos, errores o arbitrariedades, pero en la práctica es un comunicador de excepcional efectividad.

Los mojigatos critican sus modales desenfadados y confianzudos o su informalidad protocolar, pero es el presidente más popular que hemos tenido y los que vengan después deberán emularlo si pretenden recibir el apoyo del pueblo raso.

En lo que respecta a la imagen, la del presidente Chávez arroja un saldo positivo. Luce como un hombre sincero y tiene alta credibilidad. Se lo considera honesto, desprovisto de vicios y ambiciones materiales, sin roscas o testaferros para negocios sucios. Es un adicto al trabajo, lo que no implica que sea tan eficiente como intenta o cree ser. Entre sus defectos figura no saber reposar, ni tomar vacaciones o disfrutar el ocio que todo buen gerente sabe administrar.

Fidel Castro le reclamó, con gran acierto, que no intentara ser alcalde de toda Venezuela.

Lamentablemente dedica tiempo y esfuerzos a cuestiones secundarias que no ameritan su atención. Su talón de Aquiles son las barras aclamacionistas que lo impulsan a hablar más de la cuenta. Anuncia demasiadas cosas y lanza amenazas innecesarias.

En materia de política exterior, por ejemplo, hace planteamientos inconvenientes al calor del discurso.

Quizás le convenga el asesoramiento de un experto en eficiencia que lo persuada de recibir cuentas y despachar en Miraflores de vez en cuando.

En lo positivo evidencia disposición para aprender, claridad mental y valor para tomar decisiones. Por otra parte, su tendencia a improvisar crea desconcierto y confusión. Algunos piensan que le falta un poco de ignorancia.

En todo caso es el estilo Chávez y lo tenemos para rato.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3234 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas