Con el Frente Francisco de Miranda al redoble de los tambores victoriosos

El cierre se daría en San Cristóbal, en medio de la conclusión de tres grandes actos que incluía los ya celebrados en Trujillo y Mérida (en el páramo).

Es glorioso recibir órdenes en medio del combate y hacer lo imposible por cumplirlas. Recibir órdenes, atender a los ciudadanos en sus necesidades, servir en cualquier terreno sin exigir a cambio absolutamente nada, es en sí una de las más gloriosas tareas de una revolución. Y esto es lo que hace el Frente Francisco de Miranda.

Cuánta mística, cuánta disciplina y humildad, cuánto respeto y amor por Bolívar, nuestra historia y el Comandante Chávez; por las misiones y sus grandes proyectos continentales de hermandad, de solidaridad humana.

Una de las primeras exigencias del Libertador en su largo batallar por la Independencia era: NECESITAMOS HOMBRES QUE SEPAN OBEDECER Y QUE SEPAN MANDAR.

Uno debe entender cuánto está en la categoría de los que deben OBEDECER, hoy, cuando el que manda es el PUEBLO.

Y ese día sábado 19 de mayo, yo veía el candor de toda aquella juventud presta a OBEDECER al pueblo. No a un hombre en particular, no a un individuo, no a una simple consigna o mandato, sino a la patria.  

Cuántos corazones vibrantes bajo el bautizo de un rocío mañanero, vacilante el sol entre la niebla que cubría las montañas; los rostros juveniles vigorosos, radiantes, con cantos y vítores a la victoria que se avizora cuál gesta del 24 de junio de 1821, el próximo 7 de octubre.

Desplegados en combate con sus coloridos gonfalones, brazaletes y estandartes.

El historiador y amigo Luis Felipe Pellicer me designó el papel de dirigir unas palabras para esta batalla preparatoria del Frente Francisco de Miranda, sobre los hechos de la Batalla de Carabobo en relación con el significado del revolcón que le daremos a los realistas de la derecha de este nuevo enjuto general de La Torre llamado Capriles Radonski.  Yo acudí con mi hija Adriana.

El enemigo se encuentra ocupando junto con los godos del Departamento de Estado posiciones nada desventajosas, con millones de desquiciados seguidores a los que se les ha inducido un odio bestial contra su propia patria, el mismo del que estuvieron poseídos aquellos 7.460 venezolanos que acompañaron a las huestes del abominable José Tomás Boves, y que anegaron en sangre el centro, Caracas y el oriente de Venezuela.

Hermosa e histórica jornada, pues, la del sábado 19 de mayo en San Cristóbal, con aquellos setecientos combatientes mostrando su disciplina, sus virtudes bolivarianas. Con todos aquellos muchachos al frente, uno podía decir como Bolívar poco antes de destrozar a los godos en Carabobo: AUDACIA EN EL PLAN Y PRUDENCIA EN SU EJECUCIÓN.

El acto contó con una representación teatral extraordinaria que en la que se recrearon los días finales del Libertador, y sus recuerdos sublimes entre tantas luchas gloriosas como las de Carabobo, en medio del dolor terrible que ocasionan las traiciones y presentir la muerte de su obra predilecta: Colombia. Al final del acto surge el valor de la esperanza que no es otra cosa que la fuerza regeneradora de la revolución que ahora dirige nuestro Comandante Chávez.

Entre muchos recuerdos de esta jornada, me quedan profundamente grabadas en el alma las palabras que a la concurrencia dirigió Marisabela Godoy, así como las enseñanzas asimiladas de las conversaciones que mantuve con Miguel Carreño y Onni Heredia.

Fueron aquellas jornadas como el entrenamiento previo a la gran batalla, al lado de Ambrosio Plaza, de Páez y Cedeño con los soberbios combatientes, decididos a dar la vida por la patria. Todos entremezclados con los señeros estandartes de una lucha que será eterna. Nada vivifica tanto el espíritu como encontrarse entre jóvenes, porque al fondo de todas aquellas vitales miradas estaba el genio inspirador de la obra de la unidad continental que hoy encarnan los ideales de Simón Bolívar.

¡Vivir, resistir y vencer!, nuestras divisas para la aternidad.

 jsantroz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2925 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a143739.htmlCd0NV CAC = Y co = US