¿Y ahora qué?

   Los errores, como las debilidades se pagan caro, y más cuando implican poner en peligro la consecución de los planes y la misión aceptada, la coyuntura mundial ya no da para más, y el tiempo precisamente es lo que nos falta para hacer lo que tenemos que hacer, se ha corrido la arruga pretendiendo en que vivimos en una “santa y sana paz” como si la paz dependiera solo de las decisiones del presidente Bolivariano o del pueblo de la Republica Bolivariana de Venezuela, si así fuera, seguramente que la paz reinaría en el mundo entero y las palabras repetidas tanto y tantas veces serian una realidad.

 

   Una situación tan delicada y tan peligrosa por las implicaciones y los objetivos que los paramilitares que invadieron nuestro país y se ubicaron en la propia capital traían , fue minimizada, subestimando al enemigo, que llego con un objetivo claro y conciso: el magnicidio, la violencia que nos sumergiría en un baño de sangre y con ello la desestabilización para propiciar la invasión y la intervención de los “buenos amigos y defensores de la Democracia y los derechos humanos”: Colombia, el país “hermano” cuyo gobierno cómplice arrodillado a los intereses del Imperio se presto para embarcarse en esa aventura.

 

  Las decisiones tomadas fueron completa y totalmente ingenuas, siendo la Revolución Bolivariana única y definitiva oportunidad para la humanidad, ¿Cómo fue posible que se minimizara la participación del gobierno Colombiano en pleno, cuyo actual presidente formaba parte de ese gobierno, de la cancillería, que por cierto quien la presidía es la misma recomendada por el presidente Bolivariano para encargarse de la secretaria de UNASUR, y cuyas declaraciones traídas por los pelos, nos parecieron en aquella época como el cuento del gallo pelón? ¿Cómo fue que entregamos a “aquellos pobres muchachos que fueron engañados” por militares preñados de buenas intenciones y que son los mismísimos que, antes como ahora, quieren borrarnos de la faz de la tierra?

 

  Tal como la famosa novela de Félix B. Cañe “El derecho de nacer” y uno de los personajes que se eternizaba para hablar, estando rodeados de inmensos y graves peligros, potenciados por los errores cometidos y las decisiones venáticas del presidente Bolivariano, hemos esperado pacientemente a que hable seriamente sin restarle importancia a los peligros que nos han colocado al borde de la cuerda floja, cuando el pueblo llano no termina de comprender que estamos guindando de un ala y  un suspiro.

 

   Las amenazas no pueden ser exorcizadas solo con decirlo, con desearlo, por más que cantemos, contemos anécdotas y pretendamos restarle importancia a las circunstancias que son de vida o muerte para la sobrevivencia del pueblo Revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela, las constantes denuncias hechas por la inteligencia social no fueron escuchadas a tiempo así es que ahora lo que le queda al presidente Bolivariano para llevar a este pueblo a la consecución del proyecto para el que estamos aquí, es apresurarse a tomar las decisiones que no tomo cuando había tiempo para ello, esperando que resulten.

 

  La receta viene aplicándose al pie de la letra, ayudada por la oposición más traidora, miserable y sanguinaria como no ha existido en la historia de nuestro país, incluyendo a las ONG y los Medios que tanto se han denunciado: Guarimbas, revueltas en los penales, terrorismo, sicariatos selectivos, saboteos eléctricos, comunicacionales, Internet, medios radiofónicos, hidrológicas, paros y huelgas de transporte, de médicos y enfermeras, desaparición de rubros alimenticios, medicinales, materiales de construcción, robo y paralización de obras de Infraestructura, extracción de los dineros destinados a las diferentes misiones, atentados contra los galpones de CAVIM y sustracción de armas, saboteo a los medios de transporte masivos, ect.ect.ect.

 

   La decisión de mantener las fronteras abiertas con Colombia a pesar de la alianza de ese país con el Imperio que dio como resultado las 7 bases armadas con grandes contingentes de tropa y armamento sofisticado que siguen entrando cada día desde Afganistán y que incluyen herramientas de espionaje de comunicaciones que operan día y noche tras las fronteras, por donde se cuelan las informaciones de tipo logístico de los movimientos militares y armamento venezolano.

 

   La entrada de grandes cantidades de armas, paramilitares, agentes encubiertos, narcotráfico; a la violencia se le dio vía libre para que se enseñoreara ayudada por la quinta columna y la oposición ahora más repotenciada que nunca, los planes separatistas del estado Zulia y Táchira, de manos de delincuentes y vendepatrias, la extracción de los insumos alimentarios del pueblo Venezolano, de la gasolina, de los dineros que van a parar a los paramilitares y narcotraficantes en su gran mayoría, los secuestrados vendidos a la paragüerilla narcotraficante.

 

   Esa misma Colombia armada hasta los dientes unida en un pacto secreto junto a Chile con el Imperio para atacar a nuestros pueblos y a los que se opongan a sus intereses y los de sus aliados los Europeos, que ven en nuestraamerica, especialmente en la primera reserva mundial de energía, su más caro y preciado botín; ahora Argentina rodeada de  bases Inglesas también tiene a su enemigo en casa en el Chaco.

 

   La creciente conspiración, abierta y sin tapujos, cuyos cabecillas son la oposición y el candidato que cumple el papel que le fue designado por el Imperio dejando libre a los demás miembros de la oposición para que ejecuten los planes de desestabilización con la ayuda del servicio secreto Ingles, La CIA y el Mosad, a través de constantes reuniones con los representantes del Imperio, y si unimos todo esto a los generales de la OTAN que colaboran con la cuarta flota para preparar el ataque, tenemos el escenario real de los peligros eminentes e inmediatos que nos acechan.

 

   ¿Y ahora que?, ¿Se ha preparado al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela para defenderse? ¿Existe un plan de contingencia para que el pueblo lo ejecute cuando todos sabemos que la invasión ya la tenemos adentro especialmente en el Centro del País y en las fronteras neurálgicas con los países “hermanos cuyo presidente es  nuestro mejor amigo”?

 

   El pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela merece, porque se lo ha ganado en más de 200 años de lucha,  saber en donde esta parado y cuales han de ser las medidas que el presidente Bolivariano tomara para salvaguardarlo y salvaguardar a la revolución Bolivariana, con mucho respeto, desde la irreverencia y la lealtad a la Revolución y al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela,solo el pueblo salva al pueblo, ahora le toca al presidente Bolivariano actuar con el pueblo y es urgente.


   Confiamos en el Líder.


anazaicon@yahoo.com

 

  

 

  

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2171 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor