Sobre la LOTTT

La Ley Orgánica del Trabajo de los Trabajadores y Trabajadoras que fue firmada por el Presidente Chávez el pasado 30 de Abril y enviada al TSJ, quien se pronunció ratificando su carácter orgánico, es sin lugar a dudas un instrumento jurídico de avanzada que aborda la relación laboral con criterios mucho más justos para los trabajadores que en toda las leyes anteriores, cuestión esta que no le gusta a los “empleadores” agrupados en la MUD; sin embargo, el hecho de poner de relieve lo avanzado del instrumento de acuerdo al contexto socio-histórico concreto que vive Venezuela y el mundo no anula el justo pronunciamiento de los sectores clasistas: apoyamos la ley pero a su vez llamamos a continuar la lucha para hacer aportes y conquistas superiores.

Toda ley como reflejo superestructural de la base, es decir de las relaciones de producción  de una sociedad en un momento específico, es síntesis de las correlaciones de fuerza en la sociedad, siendo esto así queda claro que en la sociedad venezolana se vienen materializando enormes avances políticos y organizativos, más los primeros que los segundos, que han permitido imponer en este instrumento planteamientos que benefician ampliamente a los trabajadores y trabajadoras llegando incluso a legalizar y proteger la construcción de instancias orgánicas de participación efectiva de los trabajadores y trabajadoras en la gestión de los centros de trabajo a través de los Consejos; pero por esta misma razón (la correlación de fuerza), todavía hay cuestiones de forma y fondo aún pendientes.

Sí de reconocer a cada quien su papel y rol histórico, sin lugar a dudas que el Presidente Chávez merece un importante espacio de reconocimiento, jamás un presidente de la “cuarta” hubiese podido acompañar, y mucho menos promulgar, un instrumento como este, pero ese reconocimiento a la importancia de los liderazgos cuando son asumidos con ganas de impulsar cuestiones positivas para los pueblos, como es el caso de nuestro Presidente, no puede ir jamás acompañado ni de mezquindades ni de tergiversaciones y es muy mezquino no reconocerle al PCV, a la UNETE, a la CONASAT, al Movimiento Nacional por el Control Obrero, a la Plataforma de los Consejos de Trabajadores de la Gran Caracas y muchos otros colectivos clasistas su importante rol jugado, sus movilizaciones (desde hace años) y las propuestas concretas construidas al calor de un profundo debate revolucionario y presentadas a la Comisión Presidencial el 22 de marzo en Caracas: en gran medida las conquistas plamadas en la LOTTT son aportes de estos sectores aunque en definitiva muchas de ellas no fueron alcanzadas en toda la extensión de su planteamiento original.

Esa pretensión de invisibilización es mucho más grave por estar ejecutada por quienes aun teniendo importantes responsabilidades como diputados más bien fungieron como muros de contención para que los trabajadores y trabajadoras venezolanos contáramos con este instrumento desde hace mucho tiempo, acusando, como siempre, a quienes la exigían de contrarrevolucionarios para ahora presentarse como paladines de la LOTTT.

Por encima de todo esto, la clase obrera sabiendo que cumplió con su responsabilidad histórica, debe difundir esta ley, convertirla en herramienta de avance y además impulsar la Ley Especial de los Consejos de Trabajadores y Trabajadoras.

(*)Militante del PCV

edgarml79@gmail.com

@edgarmelendez79



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1657 veces.



Edgar Meléndez(*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: