¿Es machista el castellano?

El 19 de abril eligieron a Carmen Riera como octava mujer en la Real Academia en toda su historia. Actualmente hay seis.

Con todo y lo brillante que es el lingüista Ignacio Bosque, comete un error vistoso en su artículo «Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer» (http://j.mp/wGyV6o): confunde estilo con gramática.

Para él visibilizar a la mujer es un error de gramática, como cuando nuestra Constitución, que cita como ejemplo, desdobla palabras como «los electores o electoras elegirán al gobernador o gobernadora».

En español el género gramatical masculino no está marcado, en cambio el femenino es el llamado género marcado. Ejemplo: si dices «llegaron los invitados», no sé si entre ellos hay mujeres. En cambio si dices «llegaron las invitadas» obviamente todas son mujeres.

Puede suceder que, por cualquier razón, sea necesario explicitar que entre esos invitados hay mujeres. Se recurre entonces a circunloquios diversos, entre ellos nuestra socorrida duplicación: «Llegaron los invitados y las invitadas». Es lo mismo que cuando deseamos destacar un subconjunto cualquiera: «En la cesta hay frutas, entre ellas mangos». «Llegaron cinco personas, entre ellas dos de profesión médica». Mujeres y hombres son subgrupos en el conjunto de los humanos y suele ser necesario explicitarlos para evitar discriminaciones.

En la época del machismo feliz el hecho de que el género gramatical masculino fuese el no marcado coincidía con la invisibilidad social de la mujer. No era común que hubiese médicas ni abogadas ni alcaldesas. Pero las cosas cambiaron y eso se refleja en el idioma.

La Constitución es un texto legal y como tal no tiene aspiraciones estilísticas (salvo el magnífico Preámbulo de Gustavo Pereira). La principal aspiración del lenguaje jurídico es la eficacia.

Jorge Luis Borges decía que «algún día mereceremos no tener gobierno». Algún día mereceremos usar el masculino genérico sin temer invisibilizar a nadie. El lenguaje es un instrumento, no un fin. Adaptémoslo a nuestra vida y cumplamos con su gramática porque solo así comunica. No si dices «el casa rojos mañana simpático», porque no dices mucho, pero si dices «el niño y la niña» y hablarás mejor que si solo dices «los niños». Lo demás lo expongo en http://j.mp/bne5o1.

roberto.hernandez.montoya@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4921 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a142955.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO