Antes que termine Abril

Este escrito, es para reivindicar al pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela, a sus luchas durante cientos de años, a sus muertos, y a los que aun esperan por que se les haga justicia, la historia de un pueblo glorioso, se hace con gloria y esta quiere decir sacrificio, esfuerzo, abnegación, objetivos claros en la lucha para alcanzar la victoria; este escrito es para el pueblo, amado como todos los pueblos nobles y honrados que se apresta a escribir su pagina más gloriosa ahora y que durante los sucesos de Abril del 2002, escogió, clara y sin la menor duda, salvar a La Revolución que apenas comenzaba, la actuación del Pueblo Revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela, fue, y es la misma de antes, de ahora y por siempre.

Ese momento histórico y trascendental en que el pueblo escoge salir a la calle, desarmado, poniendo el pecho y su sangre, nuevamente para derrotar al Imperio de turno, tras el tirano y sus esbirros, ¡cuantos inmolados!, de haber sido tomadas las previsiones por aquellos que tenían el deber de salvaguardar las vidas y las decisiones del pueblo que los eligió, muchos de estos acontecimientos no hubieran pasado y no habría un Abril 11 álgido que recordar.

El resto es historia, de allá venimos, y las consecuencias del perdón impensado, de la causa sobreseída, de los indultos, lo estamos pagando ahora, pues los mismos asesinos, ladrones, conspiradores de siempre, esta aquí ahora y continúan martirizando al pueblo y la impunidad les ha dado fuerza y los ha repotenciado para atreverse a lanzarse, ahora y como siempre férreamente apoyados por el Imperio y sus aliados, en una aventura definitiva para acabar con nuestro pueblo.

Han pasado los años, 10 desde aquel Abril, y con cada nueva votación, el pueblo Revolucionario, el verdadero de La Republica Bolivariana de Venezuela, renueva una y otra vez su compromiso, su juramento con la misión que le fue encomendada; en aquella oportunidad, la revolución en ciernes, sin misiones, sin casas dignas y bien equipadas, sin becas, sin barrio adentro, sin Mercal, etc., solo el pueblo, desde el más humilde hasta aquellos que vieron la verdad y el compromiso con la causa de la humanidad, salieron a la calle desarmados, solos con su esperanza, su fe verdadera en ese vocero presidente cuya promesa había sido escuchada y reconocida, para demostrar que una revolución verdadera no necesita de grandes bienes materiales cuando hay conciencia y compromiso.

El pasado, sirve como aprendizaje para no cometer los mismos errores, a veces, otras se olvida y se corre la arruga con la esperanza de que lo que hicimos mal, sea borrado con el trajín y las vueltas de la vida, pero cuando existe la impunidad, cuando una y otra vez se utilizan las brechas que dejaron los errores para hacer mofa de los pueblos, de sus muertos, de sus luchas, sus esperanzas, en un afán de “borrón y cuenta nueva” mientras se asesta la puñalada trapera por la espalda y escalan posiciones de poder, el pueblo observa, como se “jala la soga” hasta que revienta

Ahora, el pueblo revolucionario de la Republica Bolivariana de Venezuela, el verdadero, espera que el Presidente Bolivariano retome el compromiso de la Revolución verdadera, aquella que prometió construir la libertad verdadera de un mundo de iguales , la que rompería con las ataduras del colonialismo de ser el patio trasero de ningún Imperio que exista sobre la tierra, la que prometió defender la causa del pueblo más humilde y de sus trabajadores, pero sobre todo, aquella que dijo siempre que el pueblo es el principio, el medio y el fin para construir la nueva humanidad, el hombre nuevo, en donde, apoyándonos en todos, las voces serian escuchadas, respetadas, de que seriamos un “nosotros” y no solo un grupo de elegidos a perpetuidad para desoír las voces de clamor, de alarma del pueblo.

La revolución Bolivariana es tan definitiva, que es la esperanza de la humanidad, aquí se ponen a prueba los conceptos socialistas, y se prueban las teorías y los principios de los creadores de las revoluciones sociales, aquí se construye La Comuna, el Centro de los poderes Comunales, y se alimentan y repotencian los viejos conceptos con nuevos postulados a “la venezolana”, como el “socialismo del siglo XXI” alimentada con las teorías de los dos Simones: Simón Bolívar y Simón Rodríguez.

Es esta nueva oportunidad de corregir los errores graves en que se ha incurrido en estos 12 años por minimizar al enemigo y dudar de las capacidades del pueblo que, mil veces le ha demostrado al Presidente Bolivariano que sabe lo que hace y hacia adonde va y en donde están sus enemigos, la prepotencia del gobierno en pensar que todo lo saben, de que pueden confiar en “zamuro cuidando carne”, de que el nido de alacranes no ha crecido y desapareció, el llamar chismes a las denuncias del pueblo, el permitir que la corrupción se enquiste en los estamentos y la administración publica y el amiguismo beneficie a la impunidad, con el beneplácito de los rojo rojitos disfrazados; el enroque de funcionarios ineficientes y corruptos, etc. etc. etc. larga lista ampliamente expuesta por el pueblo al que no se le hace el menor caso, o se le escucha como a enajenado.

En este momento, cuando deberíamos haber saneado y limpiado de bandidos y maleantes a los estamentos del estado más bien siguen creciendo los grupos de poder alrededor de aquel que debe y tiene que “mandar obedeciendo al pueblo”, mientras se cree que los cambios ejecutados en los Ministerios que fueron tomados por la corrupción cuartarepublicana, han dado resultado, craso error seguir confiando en los “asesores” militares y civiles que buscan su propio beneficio.

¿Cuando se entenderá que una revolución no se hace a punta de realazo? que la chequera no compra conciencia y es por ello la diferencia para remontar la cuesta del 80% tan dura de lograr, a estas alturas al pueblo revolucionario, al verdadero no se le convence con “una casa digna y bien equipada”.


Las actitudes, el compromiso, el ser consecuente con lo que se dice, el atreverse a hacer la Revolución de verdad y no de palabra, sin miedo ni tapujos, en medio de una coyuntura tan peligrosa y delicada, grave, del sistema Mundial que esta haciendo agua por todas partes, y que vienen por nosotros como presa deseada y sustanciosa por el Imperio y sus aliados, es urgente la contundencia y la solidez del Presidente Bolivariano, el compromiso real con los principios de La Revolución Bolivariana, y con los pueblos que la suscriben, sin coqueteos extraños ni dudas ante el giro y la posición hacia la izquierda que el pueblo Revolucionario, el verdadero de La Republica Bolivariana de Venezuela espera de su vocero; el pueblo Revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela tiene la palabra y también la solución.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1391 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor