Más plomo en el ala del majunche

Pildoritas 31 (año V)

Está claro y sin la menor oportunidad de que haya vuelta atrás, que lo único que parece hizo bien el majunche candidato imperial, fue subir la escalera y eso con ayuda, para invadir la Embajada Cubana, de otra parte en la popularidad, como vemos no hace sino bajar y la razones son muchas ya conocidas por el pueblo, los analistas, las firmas encuestadoras y la mismísima MUD que debe estar más arrepentida que novia de eunuco.

Su desgracia electoral comenzó cuando “la incendiaria” quemó las pruebas del fracaso de una más de sus payasadas, como fueron las llamadas primarias, siguió con las evidentes carencias de expresión oral del designado, más cuando se le compara con ese genio de la pedagogía política que es Chávez que maneja de manera ta sublime el lenguaje, que cuando habla su mensaje es entendido hasta por los niños de pecho y que tiene recursos expresivos que muy pocos podrían lograr, pero es además que no pasa un día sin que las metidas de pata del oposicionismo, sumadas a las muy connotadas del candidato le sigan empujando en su caída hacia un abismo sin fondo, sin precedente en la historia electoral venezolana.

La última perlita fue la de elevar a la categoría, casi que de héroe, como han hecho con muchos, a un delincuente probado como el exmagistrado Eladio Aponte Aponte, a quien cual ventilador están utilizando para lanzar boñiga contra altos funcionarios del Estado Venezolano, sin percatarse que su credibilidad está tan baja que ya el pueblo no les para ni media y que sólo tienen receptividad en los desahuciados enfermos irreversibles por el veneno mediático.

Son tan brutos o están tan mal asesorados quienes manejan la campaña del majunche, que no caen en cuenta que el pueblo venezolano, en su gran mayoría no aprueba estas prácticas deleznables que buscan dividendos, en alianza con personajes cuestionados por su conducta delictiva, que cual cobardes huyen de la justicia para convertirse en prófugos y cobijarse es esa cueva de mafiosos y delincuentes de todos lo orígenes y pelambres que es Miami, y venderse al mejor postor para alimentar campañas de la más baja calaña, contra un estado de cosas que nos hemos dado los venezolanos a través de decisiones soberanas, de manera incuestionable en múltiples procesos electorales.

Esa conducta inexplicable que no es nueva pues tiene precedentes como la de colocarse al lado de asesinos genocidas como Posada Carriles, ladrones como Mezerhane y demás banqueros, terroristas, traidores y todo bicho de uña que ha cometido sus fechorías y que ahora disfruta de la protección imperial, simplemente porque son piezas de un ajedrez que mueven, en su afán de desestabilizar al gobierno venezolano, a quien no le perdonan su firme decisión de darle al pueblo el poder que le fue negado por siglos y así lograr la definitiva independencia.

Piensan pero muy mal, que estas prácticas les van a dar resultados positivos si caer en cuenta que con ello están perjudicando a su candidato, colocándole más plomo en el ala para que como hemos visto no pueda levantar vuelo y se haya quedado en al aparato en la carrera electoral que nos lleva al 7 de octubre, fecha esta que marcará la definitiva e irreversible consolidación de la Revolución Bolivariana.

Estos hechos por fuerza nos llevan a una conclusión a la que se llega sin mucho esfuerzo y es la de que el majunche candidato de la derecha burguesa y oligárquica venezolana. tiene a sus peores enemigos en su propia gente que al percatarse de la mala escogencia y de la desastrosa actuación que este tiene, sumada a sus antecedentes, hacen cosas como la de elevar casi que a los altares de sus templos, que no son otros que las cloacas mediáticas, que por los resultados ya conocidos, se han convertido en un instrumento para el “autosuicidio” no solo del candidato sino del vergonzante oposicinismo venezolano.

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1616 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: