Este gobierno embochinchó a los muchachos

Es verdad. Y quien se niegue a admitirlo o no lo crea es porque no tiene hijos, hijas, sobrinos, sobrinas, nietos o nietos. ¡Ni un ahijado, pues! Y si los tiene, no los saca ni a la esquina, porque de hacerlo entendería el título de esta nota que, por supuesto, está cargado de una sana, infantil y agradable ironía.

Caracas es un gran parque. Por donde uno se asome, se topa con un espacio lleno de vívidos colores y estructuras blindadas con amplias medidas de seguridad para proteger a chicas y chicos. “Cuándo en nuestros tiempos” nos dijo el padre de uno de los pequeños usuarios del instalado en plaza San Martín. “Cónchale, ojalá que hicieran para los adultos”, señaló una madre. Ambos casos denotan, cristalina y diáfanamente, una verdad: en tiempos de la Cuarta República el delicado mundo infantil no fue atendido por los y las gerentes de entonces. El derecho a la sana, gratuita y constante distracción simplemente no existió. “Pero ustedes lo hacen es ahora, después de 12 años de gobierno” exhalaría alguien. “Sí”, le contestaríamos, “pero ustedes tuvieron más de 500 años y nunca hicieron algo al respecto”.

Lo cierto es que al margen de cualquier consideración, la cuna chica de Simón Bolívar cobra nuevas y mayores energías, porque justo eso y no otra cosa es lo que desprende la emoción de infantes cuando sus cuerpecitos bajan a millón por los toboganes; cuando baten el cabello golpeado por la velocidad de los columpios o cuando el subibaja nos los da o nos los quita de manera alternada.

¡Ni se le ocurra “amenazarlos” con la fatídica sentencia de la despedida o el inevitable “vámonos”! Hacerlo es ganarse un “enemigo” con cara de monstrito en casa. Si está apurado y no tiene con quien dejarlos mientras va y viene, le aconsejamos tomar medidas. La mejor de ellas, elaborar un croquis y pinchar con una aguja de punta finita dónde carrizo no hay parques. Porque si los que te conté llegan a avistarlos, mire: se lo juro, no habrá manera de sacarlos de ellos. Ahora, con este gobierno que los embochinchó, se sienten guapos y apoyados.


ildegargil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1875 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: