Una paradoja histórica

En la crisis política padecida por Venezuela en los últimos años del puntofijismo, la clase obrera no intervino de forma activa como el resto de las clases sociales, pese a que había sido privada del cálculo de las prestaciones sociales de acuerdo al último salario, centenares de convenios colectivos vencidos, con salarios inadecuados a la inflación y que, además, sufría los mismos problemas que el resto de las clases oprimidas en relación a la salud, educación, transporte, vivienda, etc.

Como clase dominante, la burguesía estaba en el centro de la confrontación; incluso la burguesía agraria se enfrentaba a la agroindustria; el campesinado se expresaba en la toma de tierras usurpadas por los terratenientes y en manifestaciones en las carreteras; las capas medias (médicos y maestros) propugnaron paros y manifestaciones de calle.

Fedecámaras, la Fuerza Armada, la Iglesia Católica y los partidos políticos tuvieron en esa etapa una gran actividad. Fueron acontecimientos de tal trascendencia que culminaron con la destitución de Carlos Andrés Pérez por sentencia de la Corte Suprema de Justicia. Único caso en nuestra historia.

Es obvio que la destitución de CAP en forma absolutamente legal fue determinada en buena parte por las acciones insurreccionales del 27 y 28 de febrero y los alzamientos militares del 04 de febrero y el 27 de noviembre.

Toda esa etapa culminó con el triunfo del Comandante Chávez en un proceso electoral. Se puede afirmar que Chávez es la síntesis de las vías insurreccional e institucional que venían operando en las décadas del puntofijismo y que se condicionaban una a otra. Ese es un hecho que le confiere a Hugo Chávez una extraordinaria fortaleza política.

Frente a hechos de tanta transcendencia histórica resulta paradójico que la clase obrera no haya tenido participación en acciones específicas de clase, aunque, individualmente, obreras y obreros participaban en acciones como el 27 y el 28 de febrero y en todos los procesos electorales que han tenido lugar en el país y han dado el triunfo a la Revolución Socialista Bolivariana.

El Gobierno Bolivariano, a lo largo de estos años, ha aumentado sistemáticamente el salario mínimo, ha saldado la deuda laboral, ha implementado las Misiones Sociales que dan servicio médico y educación a millones de venezolanos que provienen en su mayor parte de las filas obreras; el desempleo se ha venido venciendo hasta reducirlo a menos del 7%; se está ejecutando un plan de viviendas como no se ha llevado a cabo en ningún país capitalista.

Esta obra del Gobierno Bolivariano contrasta con la situación que se vive en los países capitalistas “más desarrollados” como Estados Unidos y Europa, dónde la clase obrera atraviesa los momentos más terribles. Millones de trabajadores y trabajadoras van a la calle, deterioradas las condiciones de trabajo, aumentados los años para la jubilación, etc. y sin ninguna esperanza para el futuro, incluyendo los jóvenes y los hijos de los actuales trabajadores.

A pesar de los beneficios que la Revolución Socialista Bolivariana ha conferido a la clase obrera, al campesinado y a las capas medias, la clase obrera permanece dividida y allí está la causa de la actitud negativa que ha venido jugando en estos años. En otras etapas, unida y organizada, la clase obrera venezolana ha jugado papeles de trascendencia. Las huelgas petroleras de 1936-37 y 1950 y el 23 de enero fueron hechos históricos en los cuales la clase obrera tuvo participación fundamental. La fuerza de la clase obrera está en su unidad y organización.

Para que alcance la dimensión histórica que le corresponde, la clase obrera tiene que poner término a la atomización. En la hora que vive la humanidad, la responsabilidad histórica de la clase obrera es inmensa. El Internacionalismo Proletario está a la orden del día.

robertohernandezw@gmail.com






Esta nota ha sido leída aproximadamente 1464 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor