Sobre cómo se entrega el patrimonio público a empresas privadas

Carta Abierta al Ministro de la Cultura Pedro Calzadilla

Estimado Ministro, nos dirijimos a ud. a fin de hacer de su conocimiento la gravísima situacion que se ha propiciado por parte la directiva del Teatro Teresa Carreño, quienes otorgaron en concesión el estacionamiento del Teatro Teresa Carreño a la Compañía Anonima GRACE LAND: en unos terminos y condiciones que nada tienen que envidiarle a los de la Cuarta República.

Se privatizan estos espacios del estacionamiento, precisamente después de que el Teatro batallara por lograr que el Centro Simón Bolívar le cediera plenos poderes y autoridad sobre el mismo: hecho que sucedió y se concretó en el año 2009.  Pero lo más grave es que estos espacios del estacionamiento se entregan en concesión, cuando se acaban de repotenciar y acondicionar totalmente, nuevos equipos y luminaria  a través de créditos adicionales y aportes extraordinarios que se invirtieron del erario publico para preparar la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Le informamos tambien, que esta concesión se entregó por tres años, con un canon del 15% sobre las ganancias netas que obtenga el operador GRACE LAND y, además, le dieron total autorización para que a los empleados del Teatro, que utilizan el estacionamiento cuando vienen a laborar, les pechen con 150 Bs. mensuales: una decisión impuesta y verdaderamente absurda.  Aunado a lo anterior, a los trabajadores que laboran mas allá de las cinco de la tarde, por requerimiento de trabajo, tienen que pagar horas adicionales no contempladas en el monto fijo de 150 Bs. mensuales. Es decir, la directiva del TTC acuerda un convenio donde le entregan en bandeja de plata parte del salario de los trabajadores que por necesidad estacionan en su propio centro de trabajo.

Es sencillamente chocante ver como el gobierno ha invertido altas sumas en rescatar todos los espacios, y ahora cuando están en buen estado se permita que venga un privado a lucrarse de tamaña manera, sin ni siquiera prever un retorno de la reciente inversión que el estado realizó.  ¿Qué tipo de concesiones son estas, donde no existe un mínimo de criterio para defender lo bienes públicos?

En el argot de los estafadores, esto se llama una centrifuga: ya comenzaron los cobros y, adicionalmente, hacen refrencia a una poliza de seguro que no existe. No poseen tiqueras ni máquinas fiscales, no tienen al personal identificado. Cuando se les consulta, explican que deben cobrar un primer mes para poder contar con un capital para invertir.

Por último, esta perla: a los asistentes a los conciertos de Dudamel que traen vehículo, a la entrada les estaban cobrando por adelantado Bs. 20, por el lapso de 2 horas que dura el concierto, o a lo sumo 3 horas. Ahora lo han bajado a Bs. 10 debido a las denuncias, lo cual significa una estafa de 400% por encima de la cuota regulada de 1,25 x hora que fijo el gobierno para este tipo de servicio.

Tome cartas en el asunto camarada Ministro y no permita que al igual que pasó con el servicio de limpeza que sigue tercerizado, y donde en Diciembre botaron a mas de diez señoras, ahora el servicio de estacionamiento igualmente tercerizado, se convierta en depredador del salario de los trabajadores de base. Decimos esto, porque se firmó la concesión no sin antes asegurar puestos fijos exonerados (36) para el “ ALTO NIVEL.”

POR LA ORGANIZACIÓN DE LAS TRABAJADORAS Y TRABAJADORES SUTRAFUNTECA   

LUIS SIMON BORGES

SEC. GENERAL



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1954 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter