Miss Mundo en Miraflores

La presencia de, Ivian Sarcos, desplegó un gran momento entre los presentes en el palacio de Miraflores, la que con un acertijo de luz radiante iluminó más de un rostro, entre ellos, el del presidente Chávez que, con las muelas del juicio bien apretadas, galopo la sabana llanera montado sobre el caballo de la canción de Simón Díaz, en busca de un consenso patrimonial-universal en que la belleza bien esculpida y el hombre bien aferrado a una idea, armonicen una oportunidad para verse frente a frente con un arcoíris de atenciones que se esparza en una voluminosa nube de parpadeos y apretones de manos y, entonces el potro de la amistad se desboca sin bridas de compromisos y el amor contagiado por lo hermoso se inserta en un tatuaje de piedad que refleja una sana intención: de un Adán más en el Paraíso perdido revolucionando su avance en la sociología humana fuera del pensamiento de las terquedades y, las armas de la convivencia que fueron las palabras no se dispararon malsanamente en el tú a tú de la conversación, sino que se hermanaron a una sensible comprensión de dualidades bien precisas.

-¡Qué de cosas no! Un acertijo envuelto en un panorama de multiplicidad y, los corazones se hinchan de caprichos. La belleza en el centro del poder, adornando la política en un balanceo de atenciones mutuas en que la satisfacción cumple un deseo conciso y, los ojos del pincel se regodean como el pintor con su obra y, la gracia divina se envuelve en un mensaje de esperanza que cubrirá de paz la confraternidad de nuestro país, entre alianzas de meterse de lleno en el futuro.

Y es que la esfera de la tierra gira y gira y, en ese proceso de adaptación se enlazan situaciones que complacen voluntades y, la amistad se hace infinita con los sueños que se van inflados de ternura con la luna llena y el viento sopla emocionado como envuelto en una canción que no ha dejado de sonar con arte y armonía y un cuerpo sensato se desplaza dentro de un murmullo de audiencia y el momento esperado llega como un relámpago que anuncia un despertar y, Miss Mundo, ataviada de brío se presenta en el espacio de la realidad como una Venus en el templo de Apolo, rozagante de esplendor y efusiva de cordialidad con una sonrisa de ingenio que se ha propuesto conquistar el Olimpo de su regocijo con la tiara de la amistad que proyecte las relaciones humanas dentro de la política nacional.

Como era de esperarse, entre ambos hubo: un compromiso de acercamiento de ecuanimidad que acelera motivos y, acerca condiciones de buenas intenciones de unión de trabajo, por lo que se cree que, el presidente Chávez e Ivian Sarcos como Miss Mundo actual, enlazaron los Llanos de la conformidad con una pasión que se desbordó en el reverdecer del tiempo con la moraleja que deja una visión compartida de luchar sin cuartel por una Venezuela más pujante y que, no deje de formar en sus entrañas y después fructificar las ilustres féminas que como ella sean el centro de coordenadas del Universo y que en lo adelante: el poder se fortalezca más de amistad en el río de la belleza venezolana.

El sacudón del efecto presencial de Miss Mundo en Miraflores, hizo que el presidente Chávez exultara, la sensibilidad social de la dama, dándole un halo de consideración como joven humanista y ella, a cambio perfumó el instante de una quietud virginal de plegarias que solicitó al que todo lo puede por su salud y, las campanas de la devoción los devoró a los dos –in situ- con un adiós de despedida.

estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3746 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a136394.htmlCd0NV CAC = Y co = US