Nuevos Reyes Holgazanes

  No me refiero solo al de España y a la de la Gran Bretaña. Los Reyes Holgazanes de Francia fueron unos soberanos bastante merovingios que, según enseñan las escuelas francesas y mi profesor de historia del liceo, Áureo Yépez Castillo, el único copeyano que respeto, eran unos haraganes. Claro, hay una simplificación bastante carolingia. La historia está llena de eso: cristianos alegando que Roma cayó por las bacanales, olvidando que fue culto al dios Dionisio-Baco desde los mejores tiempos de Roma y Grecia. O el Renacimiento convenciéndonos de que la Edad Media no fue el período interesante y rico que fue. Pero divago.

  Aceptemos en beneficio del argumento que esos reyes gandules se paseaban en coches de bueyes sobre mullidos almohadones y no atendían el negocio, gobernados por sus esposas y sus mayordomos de palacio.

  Hoy vemos un rey-jarrón chino como JuanCa, que gana un platal por la absorbente ocupación de no hacer nada. Lo mismo pasa con Isabel II, en contraste con su predecesora Isabel I, la de la época precisamente isabelina, una señora intensamente diligente que planificaba cómo saquearnos en América junto con Francis Drake y James Bond. O Isabel de Castilla, otra dama sumamente avispada que pergeñó un imperio nerviosamente genocida y atracador. Tal vez si hubiera sido menos católica… Pero divago.

  Ahora no solo vemos reyes. Aquí tuvimos un Luis Herrera, un Caldera y un Lusinchi cuya pachorra los hizo famosos.

  El más patético es Barack Obama, cuya función en la vida consiste en leer en voz alta unos guiones que le suministran los que sí mandan; pasear en el Air Force I y en unas limusinas que son la admiración de Walter Martínez. ¿Qué más? Bueno, firma si acaso la orden de los bombardeos humanitarios, porque ni se pone su Nobel de la Paz. A cada rato tiene unas vacaciones carísimas, porque en eso y en mucho más es peorcito que Bush, a quien estoy tentado de decir: «Regresa, Bush, estás perdonado». Seguramente añoraremos a Obama cuando se vaya.

  Ojalá mandaran sus consortes. Mandan los modernos mayordomos de palacio: los aparatos financieros, que ahora ponen directamente a los gobernantes, sin farsas electorales. Proclamaron a sus insípidos burócratas en Italia y Grecia.

  Menos mal que aquí es todo lo contrario.

roberto.hernandez.montoya@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 6375 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor



DE mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a136160.htmlCd0NV CAC = Y co = DE p hace 3 = NO