Arepas chimbas mayameras, paladar canario y hallacas malucas

AREPAZO UNO 

Ahora resulta que un prototipo de escuálido nacido en un pueblo llamado Guimar, Tenerife, islas Canarias, España ahora nos venga a dar lecciones sobre como preparar nuestras sabrosas arepas y suculentas hallacas o hayacas como le guste a usted nombrarlas.   – Por allí anda otro tipo que anda diciendo que hallaca no es un vocablo indígena que significa “bojote”, sino que le puso el nombre un conquistador por aquello de “Allá acá”, es esa costumbre de minimizar lo nuestro y terminar diciendo que fue producto de un magnicidio o exterminio llamado descubrimiento, encuentro y conquista de los habitantes de su “Madre Patria” y nuestros habitantes primarios. Por cierto, nosotros los Sudacas estámos mucho mejor que los españoles y de seguro están preparando sus maletas para emigrar a la “Tierra de gracia” por la peluda situación económica que están sufriendo los hispánicos. Dios nos coja confesados de semejante invasión por parte de quienes nos ven por sobre los hombros y nos miran con odio y desprecio. Ojo, no soy chauvinista ni xenofóbico.



HALLACAZO DOS
El articulista en cuestión escribe que los poderosos y ricos viajeros que van a Miami se la pasan “encargando” nuestra harina precocida, y que la hábil y tramposa empresa “Alimentos Polar” la haya popularizado con el hábil nombre de “Harina Pan”. Como siempre sucede, la golpista empresa de alimentos le robó el invento a un ingeniero venezolano llamado Luís Caballero Mejías. Dice el cómico que: “la errática política del gobierno (de tu sabes quien) la ha hecho desaparecer de los anaqueles de nuestros mercados y se encuentra en abundancia en todas las pulperías de Miami. En unas series de boberías y pendejadas contra nuestra revolución socialista y bolivariana dice que estas bodeguitas en Miami se encuentran 200 tipos de leche (“fat free” y “fay in jail” ) y hasta papel para asearse (el Rabelo García) se consigue en abundancia.


AREPAZO TRES

Dice nuestro Opinador gastronómico golpista que: “Las hallacas ya no van de Caracas a gringolandia, como en otros tiempos, sino que vienen del Doral o de la llamada Westonzuela a nuestro país, porque allá son ya tan comunes que hasta las venden en los supermercados y hay, incluso, gente que prefiere hacerlas allá y traerlas, porque es más fácil y sale más barato viajar hasta el norte y conseguir allí los ingredientes de calidad” El escribidor no cuenta para nada el pasaje aéreo y que sus fulanas Hallacas las cocinan en papel de aluminio y le colocan color artificial (no hay onoto ni hojas de plátano preparadas ni las permiten pasar en la aduana yanqui) para que luzcan “rojas, rojitas” y terminan rosaditas, rosaditas. Definitivamente el norte es una quimera y dicen que allá no se vive como un pachá, sino fregando platos y limpiando baños y jardines.


HALLACAZO CUATRO

Otra demostración de pitiyanquismo del  supuesto humorista de marras, muestra su costura antinacional, cuando expresa que: “Los venezolanos que andan por allá, cuando quieren hacerlo sentir mal a uno lo llevan a un supermercado de esos que venden desde cauchos de carro hasta alfileres, pasando por toda clase de productos comestibles. El estante del café, por poner un ejemplo, tiene tal variedad y marcas, que uno, que no está acostumbrado, se bloquea y prefiere no comprar. Whisky sí no trajimos, porque sabemos que ese producto de primera necesidad, nunca va a escasear en Venezuela”. Arremete contra los funcionarios de aduana del SENIAT, cuando escribe que “Los funcionarios de aduana del Seniat, ya no saben qué hacer porque a la planilla de declaración, la gente le anexa, simplemente, la lista del mercado de todos los productos nuestros que se consiguen allá y no aquí y como son productos nacionales, no pagan impuestos”,


AREPAZO CINCO

Finalmente cierra su artículo con “. Nos tocará este diciembre partir el año con hallacas “made in USA” y pavo de Walmart en vez del tradicional cochino. Pero, por otro lado, nos cabe una pequeña satisfacción: ellos nos dominarán, pero nosotros los derrotaremos desde adentro a punta de gastronomía, porque allí fui a una arepera por allá perdida en el “79th Ass of the world avenue y 25th st” y esa vaina estaba a reventar, no sólo de venezolanos, sino de nativos del imperio y no es por nada, las arepas y empanadas más sabrosas que en Caracas, y cómo no van a ser, si las hacen con la genuina “harina Bread”.


HALLACAZO SEIS

Que sabe burro de freno y este bichito no ha probado mis hallacas que han ganado varios premios y hasta reseña han tenido en la prensa por aquello de “comí las hallacas hecha por el artista plástico Antonio Fernández Lunardi y goza un mundo para que se la coman sus amigos”. Eso de harina Pan está tan metido en el cerebro de los venezolanos, que mi aguerrida  y chavista amiga Miriam Guerra  fue a una bodega MERCAL de un barrio y le pidió a  mi camarada Misia Pura tres paquetes de Harina Pan, diciéndole esta: “querida amiga de mi amigo esto es Mercal” Mi vergüenza fue grande y la de Miriam fue mayor. Ahora la llamamos señora harina pan y todos celebramos la ocurrencia. Al cómico que se hace llamar humorista, definitivamente Chávez lo tiene loco.

Antojofel@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2615 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a135528.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO