¡Que peo con este metro!

Hemos entrado en una nueva fase de desestabilización imperialista, en esta oportunidad la burguesía utiliza como pretexto, la puesta en vigencia de la Ley de Costos y Precios Justos.  Esa campaña desestabilizadora ya ha obligado al camarada Presidente Chávez a pronunciarse: "Hemos detectado y decomisado miles y miles de kilos de leche en polvo acaparada por los capitalistas, miles de litros de aceite, de café, vamos a ir a lo más recóndito pero no se van a salir con la suya los burgueses, los capitalistas, los acaparadores", dijo el presidente Hugo Chávez en cadena nacional durante el lanzamiento de la misión Hijos de mi Pueblo. Dijo que los que claman la libertad de mercado "quieren poner el precio que les dé la gana  y por eso me han obligado a tomar esas decisiones; evitar el abuso y el atropello. Aquí nadie puede estar por encima de la Constitución, la respuesta que dan es acaparrar, esconden la leche, el azúcar el aceite y luego la culpa es de Chávez". "Ahora vamos a ir a quitarle lo que acaparen para entregárselo al pueblo. No me va a temblar la mano para aplicar con celeridad la ley, para proteger a nuestro pueblo, así que mejor es que cooperen los burgueses, los intermediarios, los acaparadores, porque sino le vamos a aplicar la ley, estoy al frente de los operativos, les vamos a ocupar las fábricas y las empresas y las vamos a nacionalizar pero no se van a salir con la suya”. "Señores de Fedecámaras y demás burgueses, no se van a salir con la suya, vamos a llegar al fondo. Aquí no se va a repetir lo que pasaba antes que botaban la leche, se la llevaban para Colombia”. (Últimas Noticias, 25-11-11). Tan ciertas son las palabras del camarada Chávez que, en días pasados se nos ocurrió tomarnos un refresco de los pequeños en un negocio de comida en Catia, cuando cancele nos cobraron 8 BsF, precio abultado ya que el mismo refresco en la zona del Silencio lo hemos comprado entre 5 y 6 BsF, la respuesta que obtuvimos de los empleados del negocio fue descarada: “el culpable es Chávez, reclámenle a él”, de nuestra parte solo se nos ocurrió responderles: “más nunca consumo en este negocio”, en eso andan algunos comerciantes por esos lados de nuestra capital.

  Y mientras la burguesía ha entrado de lleno en su plan desestabilizador, sus agentes políticos andaban por la hermana República de Colombia, buscando línea política de sus amos por esos lados. Allá andaban, reunidos con el ex presidente narcótico Álvaro Uribe, como registraron los medios de comunicación: “En dicha reunión en Bogotá estuvieron presentes el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y otros opositores venezolanos, y las declaraciones de Uribe aparecen en una grabación de audio divulgada por un informativo local. "Dicen que el presidente Santos va para Venezuela el 28, por qué no producen un manifiesto en los días anteriores al encuentro diciendo eso: presidente Santos estamos desconcertados cómo le da más peso a 800 millones de dólares o a 400 que a los valores democráticos, los valores democráticos no tienen precio", les dijo el ex mandatario…” Tan bajo han caído que, un personaje tan siniestro como Uribe es quien les está marcando la pauta política internacional, seres despreciable, apátridas.

  Y mientras la agenda política sigue su dinámica, propia de una República en transición; las/los usuarios del Metro de Caracas, tenemos ya dos (2) meses pasando las de Caín con el pésimo servicio que nos viene prestando esa estratégica empresa de servicio público. Los retrasos son el pan nuestro de cada día, unas veces informan que se debe a un tren en la próxima estación, otra que se debe a falla en la vía, en fin, al usuario/usuaria solo le queda respirar profundo para contener la rabia que produce la llegada tarde a su sitio de trabajo y la consiguiente reprimenda de su supervisor, hasta que…algún día explote, esa rabia contenida y, hay mamá, escóndanse que lo que viene es candela pura!!!

  El mecanismo de protesta que, hasta ahora, viene utilizando el usuario/usuaria no es otro, sino el toque del timbre de alarma; su efectividad es tal, que en días pasados veníamos en un tren desde Propatria y el retraso se ponía pesado, ya que venía con la temperatura un poco alta, el aire no estaba funcionando; desde esa estación, el timbre no dejó de sonar, mientras el tren avanzaba a pasos de morrocoy, repentinamente, cuando llegamos a la estación Parque Carabobo prendieron el aire y el clima mejoró, la protesta amainó un poco. ¿Retrasos provocados? Fue la interrogante entre quienes estábamos dentro del vagón. De allí, la necesidad de revisar esa situación que se viene presentando en nuestro principal medio de transporte en Caracas.

  Otro factor que debe ser revisado por la Presidencia de Metro Caracas, tiene que ver con la incorporación de los nuevos trenes, los rojos rojitos, once (11) debieran estar ya en funcionamiento al finalizar este 2011. Pues bien, su conducción no es la más adecuada, en su tránsito entre una estación y otra, la frenadera es el orden del día, el confort que produce viajar en ellos, se pierde con esa frenadera a cada rato. Por otro lado, las agarraderas se deslizan entre las barras lo que produce al usuario/usuaria desprevenida seguir el movimiento con que venía el tren al momento del frenado, siendo esta, causa de eventuales accidentes. Nuestro llamado es al Inpsasel, para que tome cartas en el asunto, considerando que, en las hora picos, la mayoría de quienes nos desplazamos en los trenes somos trabajadores y trabajadoras y, como lo dictamina la LOPCYMAT, en su artículo 69, Numeral 3, se considerará accidente de trabajo: “Los accidentes que sufra el trabajador o la trabajadora en el trayecto hacia y desde su centro de trabajo, siempre que ocurra durante el recorrido habitual…”

  En año electoral, el tema del buen funcionamiento de los servicios públicos debe ser estratégico para quienes en el alto gobierno tienen posibilidad de tomar decisiones, en especial, nuestro camarada Presidente Chávez. La rabia contenida, que se produce al tomar todos los días un tren y llegar tarde al trabajo por esa causa, dada la ausencia de un eficiente servicio de transporte superficial, bien pudiera reflejarse en un voto castigo o peor aún, en abstención. Urge entonces, trabajar con seriedad la reducción sustancial de los retrasos en el Metro de Caracas, estudiar en profundidad sus causas y reducir en lo posible, esos factores que propician retrasos en el servicio prestado, de manera que nuestros usuarios/usuarias, del principal servicio de transporte en nuestra Caracas, podamos viajar en pleno confort y altísima calidad. Ello sí es posible!!! 

Caracas, 26-11-11

henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2259 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a134301.htmlCd0NV CAC = Y co = US