Otro Lusinchi más


Pareciera que el imperialismo, a través de la MUD estuviese buscando afanosamente un candidato único para enfrentar a Chávez, y en su desespero, ha encontrado un borracho para agarrarle la vida a gaiteros, obreros, trabajadores y al Pueblo zuliano.

El imperialismo, ducho en lograr sus perversos propósitos por cualquier procedimiento, asesina a Kavafi, sin dominar a Libia, chantajea a la UNESCO sin lograr el apoyo del mundo en contra de Palestina, acribilla al camarada Alfonso Cano, sin lograr la liquidación de la FARC-EP en su lucha por la liberación de la patria y la construcción de la nueva Colombia, encuentra a un borracho para enfrentarlo a Chávez en las elecciones presidenciales del 2012, sin importarle el ridículo que su beodo pueda hacer frente a los feligreses de la Chinita, y frente a los obreros y trabajadores zulianos a quienes le ha negado sus beneficios contractuales.

Ese borracho, es conocido por el pueblo zuliano, como Pablo Pérez, en adelante lo llamaremos PPA, quien se ha distinguido por su caradurismo e ineficiencia, mostrándose indiferente ante la inseguridad y el pésimo estado de las vías PPA, no sabía que era gobernador, y de repente despertó de su borrachera, y decide que va a invitar a Chávez al Zulia.

El ahijado del imperialismo, desde que hizo el ridículo frente a Corpozulia, ha experimentado una metamorfosis en su aparente conducta. Antes vivía en una isla de la fantasía, con numerosos Tatús en el Consejo Legislativo Regional, y en su séquito personal que le decían, y le siguen diciendo, que él era el mejor gobernador del Zulia en toda su historia, que Maracaibo era la ciudad mas limpia, ordenada y segura de toda Venezuela, entre los bufones que le hacen el fuego, haciendo silencio o no haciendo nada en su contra, hay gente de los sectores más ultraderechistas.

Había y sigue habiendo, muchos aduladores, repitiéndole incansablemente, toda una preciosidad de groserías que el disociado consumía, y consume las 24 horas del día, y las 24 horas de la noche, como afirmara su famoso mentor, y connotado filosofo, Manuel Rosales Guerrero. Los cambios intempestivos de conducta, no parecen ser espontáneos. Esas manifestaciones obedecen a un paulatino afloramiento de obsesiones bien residenciadas en el subconsciente. Por ejemplo, cuando PPA, le agarra la vida al gaitero Oscar González de Koquimba, en pleno paroxismo de su borrachera de feria, está exhumando viejos amores, a los cuales no se había podido entregar libremente hasta ahora. Quizás el cantante de gaitas no haya comprendido la situación patológica por la que PPA estaba pasando en esos momentos; lo vimos incomodo, y hasta con ganas de sacudírselo, pero nosotros si lo comprendemos en su multicolor dependencia etílica, que lo eleva a la estatura inmortal de Jaime Lusinchi.

PPA se consolida, en medio de la solemnidad de su embriaguez, junto a otros alcohólicos, prestados a la politiquería como Carlos Andrés Pérez, Pastor Heydra, Oswaldo Álvarez Paz, en el sitial del candidato más exótico de todos los procesos electorales de América Latina.

Lo sucedido frente a Corpozulia fue revelador para desentrañar los chorizos conductuales de PPA. Había quienes afirmaban que tenía cara de hombre especial, y había otros que contestaban que no podía ser, por que él era muy vivo para defender el programa de las becas JEL, el incumplimiento para pagar los pasivos laborales de los obreros y trabajadores dependientes de la gobernación, y por supuesto, con las explicaciones sobre el retraso y abandono de las obras inconclusas, en fin, todos estamos conscientes de que no es un caído de la mata a la hora de hacer campañas publicitarias en favor de lo que no ha hecho para el bienestar de la población zuliana.

Lo que no sabíamos era que las muecas de su boca, de su frente, y de toda la cara, no eran más que las innegables evidencias de un aficionado al licor. Estos son tiempos de inclusión, y por tanto, PPA, tiene derecho a ser incluido, a pesar de su propensión a la caña cara, al igual que tiene todo el derecho constitucional de ser candidato presidencial, de disfrutar de la vida, y de la feria de la Chinita, sin que esto, no nos impida ver las muchísimas limitaciones de sus alcances en la coherencia del ejercicio político que supone la mediación y la conducción del futuro de un Pueblo, que ha tomado distancia del estilo de vida adeco-copeyano y sus derivados, y que por el contrario, le está quitando los amores al perverso modo de producción capitalista, y ha comenzado a preguntar por el socialismo científico. 

tutas13@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1721 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a133327.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO