Destrucción y renacimiento del proletariado

La verdadera clase obrera es la clase media

Cuando Carlos Marx en su historiografía de El Capital, va a la Historia Industrial de los patronos y leyes ingleses, italianos, franceses y otros durante la incipiencia, el despegue y desarrollo del sistema capitalista en la vieja Europa, no sólo dedica cientos de páginas para soportar sus inferencias estadísticas acerca del antihumano grado de explotación del patrono sobre sus trabajadores, sino que en ella nos indica estadísticamente que el obrero, emergido recientemente del vasallaje y de las labores agrícolas y artesanales en general, todavía no terminaba de constituir una clase como tal, habida cuenta que la mayoría de esos patronos son pequeñoburgueses, comerciantes y gente de mayor instrucción tecnocientífica que para entonces fungen de explotadores de ese obreraje ignaro y de ínfima preparación técnica concorde todavía con aquellos procesos mecanizados y de palurda calidad industrial.

La creación de talleres va dando cuenta de la autonomía del artesano, y con Ádam Smith aparece la división del trabajo en varios obreros rasos para dar cuenta de la elaboración de una mercancía que antes corría cargo de un artesano y un aprendiz.

A lo sumo llegó a definir el estrato aristocrático del proletariado. Fue con el correr del tiempo, y con el surgimiento del gran capital, cuando la voracidad de ganancias y las mejoras productivas catapultadas por el desarrollo tecnológico va segregando a los obreros rasos de aquellos que debían ser hasta académica y universitariamente preparados. La universidad deja definitivamente de ser teológica y filosófica para rediseñar un currículo eminentemente tecnociéntifico.

Esa clase media, asalariada y emergente, es la misma que mutatis mutandis hoy está ideológicamente sometida al gran capital nacional y trasnacional, y ella misma ha creído verse como negación de la existencia de clases. Y como expresión de una dominación casi absoluta, de su ubre asalariada viven aflorando los más acérrimos epígonos del burguesismo. Estos, con inclusión de Premiados Nobeles, intentan demostrar cómo con *sudor y lágrimas´*, con *sacrificios*, con disciplina, con amor al trabajo y mil pamplinas más; cómo con adulancias a granel, con sumisión al gran capital y a los jerarcas de la oligarquía criolla e internacional se conseguiría formando una elite de mejores ingresos, pero que siguen siendo asalariados, aunque con complejos de superioridad frente al obreraje de menor productividad y baja preparación técnica.

Es sintomático cómo la Administración Pública venezolana, por ejemplo, ha dividido al asalariado de sus nóminas jurídica y contablemente en *2 rolos*: los asalariados a quienes eufemísticamente se les registra como *empleados* (como si los demás compañeros de trabajo estuvieran desocupados), y los obreros ( como si los primeros estuvieran ociosos).

Y sintomático es el proceso de devaluación monetaria que el Imperio tecnoindustrial y trasnacional moderno viene aplicando con los obreros de la clase media de cara a mermar al máximo su capacidad de lucha.

Concretamente, en la idiotizada Venezuela con el Ex Presidente Luis Herrera C. vimos y sufrimos cómo nuestros bolívares de plata (Ag) fueron sumisamente canjeados por moneditas de níquel (Ni), estas por metal vil, y ahora con la presente devaluación de la presente República Bolivariana, la devaluación se concretiza en pérdida irreversible de su moneda frente a las fuertes divisas del mundo.
De resultas, creemos y sostenemos que estamos en presencia de una destrucción económica de esta clase media y asalariada en un desesperado esfuerzo del imperio para evitar la indetenible globalización el proletariado mundial, que hasta ahora ha sabido mantenerlo atomizado en grupos nacionalistas, al lado de los ingentes e improductivos reservistas industriales.

Digamos que el Imperio está abocado a destruir al asalariado que ya venía despegando en conciencia y poder económico, y a potenciar (empoderar) al marginado, al excluido por el sistema como lumpen, para de esta manera reciclar el viejo status de una nueva clase media que empiece a encariñarse con los engaños de un sistema amante del individualismo y frenador de la lucha de clases.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3379 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas