El trajín de una pensionada del IVSS sacando fiada la lavadora y el televisor

¿Un caso aislado?, no sé, de lo que si estoy seguro es que este tipo de situaciones como el de esta pensionada del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) que intentó obtener un crédito, para la adquisición de unos artefactos eléctricos a través de “Mi Casa Bien Equipada” y no pudo, causan tanto o igual daño que Pablo Pérez y Eveling Trejo, dos mandatarios que siempre han estado de espaldas a la población y ahora en campaña electoral se pusieron peor.

Pérez como se sabe, no está a la altura de un estado como el Zulia y menos si tiene una botella de whisky en la mano, sin embargo, quiere ser Presidente de la República –imagínenlo prendido en Miraflores como en el encendido de las luces de Bella Vista, qué no podrá suceder con la gente que lo adversa-; y la señora Trejo, orgullosa de ser una alcaldesa teledirigida, mantiene a Maracaibo sumida en el más triste abandono. Cuando no está de turista en Miami es orientada a través de pines y mensajitos de textos desde Panamá… ¡Y para colmo de males se le metió en la cabeza ser gobernadora! ¡¿Qué tal?!

Pero en fin, sigamos con lo que hoy es la razón de ser de este artículo; las quejas y denuncias que se dan en este proceso hay que exponerlas por la salud de la revolución que lidera el presidente Hugo Chávez, además el comandante llama constantemente al pueblo a ser crítico; porque este es un proyecto que debemos cuidar, respaldar, apoyar; de allí que tenemos prohibido callar ante estos eventos, más cuando conocemos del malestar de la gente que se mete en el trajín de los requisitos de un crédito y no lo obtiene aparentemente por la rigidez de las políticas bancarias. Leamos este caso.

Una pensionada del IVSS comienza a diligenciar un crédito de artefactos eléctricos. La dan la factura proforma y ve que hay un televisor de 32 pulgadas, un DVD y una lavadora de seis kilos que, de acuerdo a las necesidades de su hogar le resulta un poco pequeña, pero no tiene alternativa, necesita el artículo; lamentablemente no había un aire acondicionado que igual requería con urgencia. Sin el aire el monto hacía 3.753 BsF. Hasta aquí todo bien. Los precios impresionan por lo barato.

Con la factura se dirige al Banco del Pueblo ubicado en el Palacio de Los Eventos del Hotel Maruma, en la Circunvalación Dos de Maracaibo. Allí le exigen la referencia de su cuenta bancaria y comenzó el problema.

La compradora se traslada al Banco de Venezuela ubicado en al casco central de la ciudad, donde tiene la cuenta y exige el documento, pues bien en esta entidad le dicen que no se lo puedan otorgar, porque generalmente los viejitos cuando cobran sacan todo el dinero.

Habla con la gerente y la alta funcionaria le explica que no es política del banco entregar esa carta a los pensionados del IVSS, incluso, el sistema rechaza la solicitud. ¡Por el amor a Dios! Con esta crisis qué puede dejar un viejito en la libreta de ahorros. Lo cierto es que la pensionada regresó al Banco del Pueblo y la situación quedó en un ruleteo y ella por supuesto, sin lavadora, televisor ni DVD.

Lo más lamentable es que por un lado uno escucha al presidente Chávez hablando de la importación de línea blanca, de créditos, de facilidades para la gente de escasos recursos y por otro, se observa que las personas o entes encargadas de poner esos beneficios en manos de la población, parecieran tener otro criterio al respecto.

El pueblo, señores, ese al que Chávez hace alusión, no tiene cuentas con plata. El pueblo gana para alimentarse. El pueblo cuando llega el fin de mes que debe cancelar los créditos, las facturas de los servicios; no compra carne; deja pollo en el mostrador de la tienda, casi no lleva arroz ni espagueti, resuelve con granos y le saca más de 15 arepas a un paquete de harina precocida. Así come, ahorra y paga, si quiere pagar. Esa es la realidad.

Hay que buscar alternativas en las que nadie salga afectado y menos las personas de la tercera edad; porque lo último que le puede pasar a uno en la vida es que después de haber trabajado tantos años, no pueda ni adquirir una lavadora fiada para lavar la ropa.

albemor60@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2355 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a133115.htmlCd0NV CAC = Y co = US