Por la escala móvil de horas de trabajo y la generación de empleo productivo

Crece la economía y la sobreexplotación, pero no el empleo


Pero no se trata sólo del salario, los trabajadores también confrontan el grave problema del desempleo, que actualmente es de un 14% de la población económicamente activa (PEA), según cifras oficiales, situación que se complejiza más con la gran cantidad de personas que se encuentran en el sector informal de la economía (49% de la PEA).

A pesar del extraordinario crecimiento de la economía experimentado el pasado año (17,3%), el empleo no ha aumentado en la misma proporción. La propia Albis Muñoz, presidenta de Fedecámaras, dice que "el desempleo continúa en 14% y no baja a pesar del aumento del gasto público", y tiene la desfachatez de decir que se debe a "que el empresariado no invierte por falta de reglas claras y estables" (Ultimas Noticias, 8-4-05). Lo cierto es que a pesar de la recuperación de la economía, sólo se produjo una reducción de 3 puntos en el desempleo abierto, es decir, pasó de 17 a 14%. Y esto tiene una explicación: los patronos no tienen ningún interés en emplear a más trabajadores. Esto lo confirma con todo cinismo, unas declaraciones de Lope Mendoza, connotado golpista y presidente de Conindustria, quien al divulgar los resultados de la encuesta de coyuntura del sector industrial, correspondiente al 4to. trimestre del 2004, afirmó que la industria creció un 15%, produciéndose además un aumento significativo del número total de empresas en funcionamiento, pero sin embargo, el empleo se mantuvo igual, es decir “que las empresas con su plantel de trabajadores han podido acometer los aumentos de producción” (Ultimas Noticias, 1-4-2005). Esto significa que se ha incrementado la explotación de los trabajadores en las fábricas. El crecimiento de la industria no ha sido consecuencia del aumento del empleo, si no de la sobreexplotación. Un mismo número de trabajadores produjo más. Y esto no ha significado aumentos de salarios ni reducción del desempleo. Por otra parte, recalcó que la capacidad ociosa está en 30% y que la mayoría de las industrias sólo efectúa inversiones de mantenimiento en equipos. Más claro no canta un gallo. El jefe de los industriales venezolanos lo que nos quiere decir es que los empresarios no están invirtiendo en ampliación de las industrias, y por ende, no se ha contratado nuevo personal. Es decir, lo que se incrementa es la explotación de los trabajadores.

Los trabajadores venezolanos, junto a sus sindicatos y la UNT, deben exigir al gobierno un Plan Nacional de Construcción de Obras Públicas y Viviendas que le de respuesta al grave problema del desempleo, por otra parte, se debe exigir que se establezca la escala móvil de horas de trabajo (reducción de la jornada de trabajo para vincular más trabajadores a la producción), sin que esto afecte los salarios de los trabajadores actualmente ocupados, así como extensión indefinida de la inamovilidad laboral.

Estratégicamente, sólo la expropiación de los capitalistas, y la entrega de las empresas a los trabajadores bajo su control, podrá resolver el problema del desempleo. La industria, los servicios y el comercio, bajo control directo de los trabajadores, podría permitir que las empresas se pongan a producir en función de los intereses y las necesidades de la mayoría del pueblo. La inversión iría dirigida a reducir la capacidad ociosa, para de esta manera permitir la incorporación al trabajo de los desempleados.


Miguel Angel Hernández. Profesor de la UCV y dirigente de Opción de Izquierda Revolucionaria (OIR) miguelaha2003@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2523 veces.



Miguel Angel Hernández Arvelo (OIR)

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas