Paramilitares y la 5ta columna intentan parar el proceso revolucionario

Era sólo cuestión de tiempo para que los peores mercenarios a sueldo del fascismo de la oligarquía latinoamericana se hicieran presentes con su terror en la contienda política venezolana. Esta vez, con el financiamiento y la buena pro del imperio estadounidense y el neoliberalismo global, los paramilitares traspasan las fronteras colombianas para atacar a la revolución bolivariana, en el corazón de Venezuela, en la ciudad capital, Caracas.

En esta oportunidad es George W. Bush el gendarme del imperio encargado de acabar con las reivindicaciones globales que exigen los pueblos. Como sus antecesores, Bush desata la violencia imperial para descargar sobre los pueblos del planeta la carga económica que exige la satisfacción de las necesidades ¡limitadas de la sociedad estadounidense, las de la élite empresarial neoliberal y las de sus lacayos oligarcas latinoamericanos, descargando todo el peso de sus problemas sobre las espaldas de los pueblos latinoamericanos y demás pueblos pobres del planeta, recurriendo al expediente de la más salvaje represión y explotación a que hubiera lugar. Su propósito y meta es lograr sostener y aumentar el saqueo y explotación de los pueblos. Explotar a destajo sus riquezas naturales y su fuerza de trabajo. Y para lograr el cometido, una de sus objetivos inmediatos es destruir la revolución bolivariana, junto a la revolución cubana, los gobiernos nacionalistas brasileño, argentino, uruguayo y los movimientos populares e indígenas de América Latina.

La incipiente potente sinergia transformadora que ha nacido de la cooperación entre los Estados de Cuba y Venezuela amenaza con expandirse a todo el continente latinoamericano, y así, acabar de manera definitiva el status de la impune explotación estadounidense existente por más de doscientos años. La acción combinada de los gobiernos de Venezuela, Cuba, Brasil y Argentina, apoyados en el MERCOSUR y en la fuerza de los movimientos populares, realizan encuentros que tienen como norte impulsar acciones en todos los campos para superar la dependencia del imperio estadounidense y su control. Esto, en las últimas semanas aumentó la arremetida del poder imperial contra estos gobiernos nacionalistas. Arremetida que se intensificará violentamente una vez que se vaya profundizando la revolución bolivariana y toque más intereses.

Demócratas y republicanos tienen los mismos objetivos: apoderarse de nuestros recursos y convertimos en esclavos. Los republicanos se plantean hacerlo a cañonazos, y esperan oír nuestros gritos mientras nos esclavizan o asesinan, actos fascistas que filmarán y fotografiarán tal como lo han hecho con los prisioneros en las cárceles de Irak. Los demócratas también aspiran convertirnos en esclavos e igualmente asesinarnos; pero no a cañonazos si lo pueden evitar. Estos, presionan y corrompen nuestros gobiernos, para inducirnos con su colaboración a aceptar la esclavitud u obligarnos a suicidamos.

Revolución antiimperialista

El Presidente Chávez, en su alocución ante el país en cadena nacional el domingo 16 de Mayo de 2004, declaró que la Revolución Bolivariana entró en la etapa antiimperialista. La República Bolivariana de Venezuela se coloca así a la cabeza de la lucha de los pueblos por la defensa de la soberanía, la democracia y la Justicia social contra la globalización fascista neoliberal que encabeza Bush y el bushismo. Tomando la ofensiva en la lucha antiimperialista, los organismos de seguridad del Estado bolivariano en medio de la confrontación a los enemigos de la revolución, asestaron un duro golpe a quienes se presentan izando en el plano interno las banderas y las capuchas del terror, una vieja carta que guardan bajo la manga los oligarcas y la Coordinadora Democrática, carta que hoy utilizan bajo la dirección del imperio estadounidense, alternativa de corte fascista empleada en última instancia para detener las luchas de los pueblos por reivindicaciones sociales, económicas y espirituales.Y que aún no esta descartada.

Para la oligarquía latinoamericana y el imperio neoliberal estadounidense la suerte de la revolución bolivariana y cubana está echada. El imperio decidió exterminarlas. Ante esta amenaza real de exterminio de los pueblos, sus procesos y líderes, tal como ha ocurrido en el pasado con las invasiones estadounidenses y los golpes militares en América Latina, los pueblos y líderes amenazados tienen una sola salida: combatir organizados bajo las banderas de la libertad, la autodeterminación, la soberanía y la defensa del derecho a construir una democracia que otorgue la mayor suma de felicidad a los pueblos. El objetivo racional final más acertado que prefigura una salida política a esta amenaza contra la región latinoamericana, es la construcción inmediata del Bloque Regional de Poder. Integramos la mayor cantidad de naciones latinoamericanas política, económica, militar y culturalmente. Toda la acción de estos meses que restan del año en curso, es el tiempo objetivo que tenemos para construir la Patria Grande. El futuro que nos ha determinado el poder imperial es la africanización de todo el continente: La inviabilidad económica, la desestabilización social y el caos permanente que justificaría una invasión de la OEA y EE.UU., estados de sitio, gobiernos militares y dictaduras.

La democracia que implantan los cañones de EE.UU. en Irak es una muestra del tipo de democracia que no queremos. ¡La hemos vivido por doscientos años! Explotación, represión policial, desinformación y amaestramiento social planificados desde la escuela pública y universidades, terror, tortura policial sistemática y una intencionada y perpetua crisis económica para sometemos. Explotación, saqueo, represión, crímenes y torturas, todo esto ordenado, dirigido y auspiciado durante dos siglos por todos los gobiernos de los EE.UU.

Quienes hoy nos amenazan tienen un expediente negro en materia antidemocrática y violación de derechos humanos por su participación en la planificación de golpes militares, implantación de dictaduras y su asociación con los peores dictadores del planeta. La respuesta a la agresión imperial de hoy la tienen los gobiernos latinoamericanos y los pueblos: luchar.

El gobierno bolivariano confronta las políticas oligárquicas e imperiales de explotación y opresión con un conjunto de programas sociales de gran impacto en la reivindicación de la deuda social acumulada. La acción de la Democracia Participativa deja en el más absoluto ridículo cualquier defensa que se haga de la democracia formal representativa que defiende el imperio y las oligarquías latinoamericanas. Alfabetizar a más de un millón de analfabetas en menos de un año, dar respuesta a la deuda acumulada en la salud con una atención médica primaria que llega a todos los rincones del país, apoyados en la medicina e industria médica cubanas, son entre otras, unas efectivas armas para combatir al imperio y las oligarquías. Las misiones sociales de la revolución bolivariana y la movilización popular alrededor de ellas, son las armas con las cuales el imperialismo estadounidense se siente amenazado, cuestión que ha hecho pública mediante la declaración amenazante de unos de los generales del Pentágono. Este, calificó a los gobiernos nacionalistas latinoamericanos que encabeza Venezuela como una amenaza inmediata para los intereses de los EE.UU.


Línea estratégica como respuesta al intento paramilitar

En respuesta a la acción paramilitar frustrada en Caracas, el gobierno bolivariano profundiza la revolución bolivariana convocando a la población a materializar los conceptos de defensa integral expresada en el artículo 322, y el principio de corresponsabilidad entre el Estado y la sociedad civil para la defensa de la Nación expresado en el artículo 326. Para cumplir con estos mandatos constitucionales, y ante la amenaza real de la acción de los paramilitares y de la intervención directa de los EEUU., el gobierno bolivariano aumentará el contingente militar activo, renovará implementos y mejorará su capacidad operativa, incrementará la unidad Pueblo-Fuerza Armada y desarrollará la organización social para la defensa integral. El llamado del Presidente Hugo Chávez ha encontrado respuesta en miles de jóvenes, hombres y mujeres que acatando el llamado ya están listos para combatir por la defensa de la Revolución Bolivariana.


La 5ta Columna y como develarla, contenerla y liquidarla antes que pase a la acción abierta

La captura de los paramilitares en Caracas puso en el tapete el tema de la 5ta Columna, quienes habrían facilitado la penetración de los paramilitares desde la frontera hasta la capital. Se les acusa de traidores, de atentar contra su patria, de apátridas. Pero creemos que esto es un error. A nuestro juicio, estos no son traidores ni apátridas, sino nuestros enemigos camuflados que viven en nuestros espacios territoriales y políticos desde hace mucho tiempo. Forman parte de las redes que el neoliberalismo tejió sobre el planeta desde hace más de tres décadas para ejercer el control y dominio imperial. Ellos forman parte del sistema de la sociedad global neoliberal fascista y explotadora. Son los incluidos o empleados y lacayos del primer mundo global neoliberal que viven entre nosotros.

No se puede combatir a estos enemigos, la 5ta columna del imperio neoliberal, con las concepciones del pasado que los definen como traidores, porque usar esos conceptos para calificarlos nos hace verlos como venezolanos o latinoamericanos, lo que nos obliga otorgarles derechos políticos en condiciones de igualdad ¡Y ellos no son nuestros iguales! Usan nuestros derechos democráticos para destruirnos. Esa es la razón de la "defensa" de los derechos humanos, políticos, libertad de tránsito y de expresión que promueven la OEA, Carter, Bush y demás organismos neoliberales y fascistas globales. Es un error fatal concederles el status de traidores a quienes trajeron a los paramilitares hasta Caracas o colaboraron en ese propósito, sólo porque nacieron entre nosotros y portan cédula de identidad o partida de nacimiento venezolana u latinoamericana. No, ellos no son traidores. Son enemigos que forman parte de la tropa de ocupación que tenemos entre nosotros desde hace mucho tiempo.

Enemigos que entre la sociedad venezolana se presentan como confesiones (sectas religiosas y/o religiones proimperiales), ONGS, fundaciones, medios de comunicación, cuerpos policiales locales, empresas de seguridad privada, universidades y colegios privados, etc., que no son otra cosa que las divisiones de avanzada con que nos acosan y desestabilizan, siguiendo una política emanada de la globalización neoliberal de las corporaciones transnacionales y el imperialismo estadounidense. Esta avanzada paramilitar que nos invadió, para caotizar la realidad política nacional asesinando venezolanos, había tomado posiciones y preparaba ataques a la sociedad venezolana financiados y bajo las órdenes del Departamento de Estado de los EE.UU.

Una 5ta columna es parte del contingente enemigo. Son nuestros enemigos. Su especialidad es combatimos camuflados entre nuestras propias filas. Un miembro de la 5ta columna es un enemigo y hay que combatirlo como tal o nos destruirá.

Ahora bien, el problema para los revolucionarios radica en descubrir o poner al descubierto quién forma parte de la 5ta Columna y quién no; quién trabaja para la 5ta Columna o contribuye con ella y quién no. Y aquí es donde hasta ahora las fuerzas bolivarianas estaban y continúan estando en desventaja por la falta de un plan general articulado de obligatorio cumplimiento, que ponga en evidencia a la 5ta columna durante su implementación y rendición de cuentas. Sin este plan y rendición de cuentas de las tareas de cada cual, la lucha contra la 5ta Columna no sería algo distinto a una cacería de brujas, lo que ayudaría más al enemigo que a las fuerzas bolivarianas. El momento político actual presenta una gran oportunidad para asestar otro gran golpe a nuestros enemigos; esta vez tenemos la oportunidad de combatir y derrotar a nuestros enemigos camuflados en el interior de las filas bolivarianas.

Integran hoy la 5ta columna y/o contribuyen con ella, facilitando la invasión paramilitar e imperial, todo hombre y mujer que con su acción boicotea el desarrollo de la Constitución Bolivariana e impidiendo la construcción de la V República. Sus más connotados y visibles integrantes son aquellos que no pueden ocultar su encubrimiento a los asesinatos y agresiones que a diario se cometen contra las fuerzas populares e instituciones bolivarianas, irrespetando el ordenamiento jurídico existente, desacatando reglas, leyes y autoridades.

Entre los integrantes o colaboradores de la 5ta columna más difíciles de descubrir, se encuentran aquellos que están camuflados entre nuestras filas; entre ellos están los personajes descritos a continuación, todos, peligrosos y dañinos para el momento crucial que transita la revolución bolivariana:


Quienes como gerentes públicos actúan como déspotas

Quienes roban, dilapidan o administran mal los fondos públicos

Quienes obtienen comisiones bancarias reteniendo los pagos y presupuestos del Estado

Quien exige comisión o prebendas para cumplir con una función pública

Quien no da cumplimiento a normas, leyes y planes sin poderosos argumentos

Quien retarda la acción del Estado sin justificación

Quien "olvida" sus quehaceres públicos y políticos

Quien posterga lo importante y sólo atiende lo "urgente"

Quien trabaja para el fracaso de la función pública y quién lo premia con otro cargo público

Quien impide los cambios y las transformaciones en la administración pública

Quien reparte los cargos públicos bajo su mando entre familiares y amigos

Quien engaña políticamente a sus electores para obtener poder y privilegios

Quien impide la participación popular en la toma de decisiones de políticas públicas

Quien niega e impide la construcción de la contraloría social

Quien no legisla para no desarrollar la Constitución

Quien no practica ni defiende en su ámbito los principios constitucionales

Quien no denuncia o confronta la corrupción pública para "no darle armas al enemigo"

Quien mantiene silencio ante la corrupción por conservar un empleo público

Quien no rinde cuentas y suplanta al colectivo en nombre de la representación

Quien impide la acción de un colectivo u organización por miedo a perder el control

Quien no convoca al colectivo para la discusión y la toma de decisiones

Quien no decide argumentando ser vocero o esgrimiendo a la horizontalidad

Quien se ampara en el secreto de Estado para no rendir cuentas o proteger corruptos

Quien desinforma o preocupa al colectivo con rumores para desmovilizarlo

Quien manipula desde un cargo público o puesto de poder

Quien se empeña en mantenerse en un cargo público sin capacidad para ejercerlo

Quien nombra o recomienda incapaces para la gerencia pública

Quien usa el cargo público para construir mafias impunes

Quien no mantiene una conducta ética en el ejercicio de la función pública o política

Quien inventa enemigos y sabotajes para ocultar su incapacidad e ignorancia

Quien acusa de contrarrevolucionario al que denuncia con pruebas a un dirigente "bolivariano"

Quien no denuncia y no actúa cuando es necesario

Quien "olvida" documentos, instrucciones, llaves, la chequera, etc., impidiendo actividades

Quienes decretan actividades sin convocatoria para impedir la participación popular

Quienes exigen comisiones para otorgar créditos o servicios públicos

Quienes no atienden a quienes vienen de la provincia y los regresan sin soluciones

Quienes elaboran requisitos para acceder a beneficios que el pueblo no puede cumplir

Quienes comercian con las medicinas y los instrumentos de los programas sociales

Quienes impiden el acceso a las misiones

Quienes obtienen becas sin merecerlas y quienes se las otorgan

Quienes hoy son ricos o han incrementado sus bienes sin producir ni tener bienes de fortuna

Quienes abusan de los bienes públicos a su cargo

Quienes trafican con los alimentos de CASA, MERCAL y boicotean la soberanía alimentaría

Quienes impiden los planes de siembra al no otorgar créditos a los pequeños productores

Quienes desinforman sobre la gestión pública a su cargo manipulando al gobierno central

Hoy, estos personajes de la política nacional son la más peligrosa expresión de la 5ta columna y su base de apoyo. Representan al enemigo interno a derrotar por la revolución bolivariana. Son los peores enemigos del pueblo venezolano, de las transformaciones sociales y del futuro de la Nación. Contribuyen con la oligarquía fascista y el imperio a través del boicot permanente y solapado que realizan en la Administración Pública, en la conducción errática de las instituciones u organismos del Estado, y en la conducción errática de la dirección política de la Revolución Bolivariana. Sus acciones no son una traición al pueblo venezolano y a la revolución bolivariana. En los hechos, ellos hace mucho tiempo dejaron de ser venezolanos o latinoamericanos. Su gobierno está en Washington. Su Constitución es la agenda neoliberal del fascismo global dirigida por Bush que defiende la oligarquía venezolana. Son nuestros enemigos.


*Abogado, Director de Ideología y miembro del Comando Táctico Regional (CTR) del MVR en el Estado Bolívar. j_martorano@hotmail.com, juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2190 veces.



Juan Martorano *

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a13052.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO