Presidente Chávez le propongo tres grandes acciones

Camarada Hugo Chávez Frías: 

Por sugerencia de una amiga me había propuesto hacer, de esta, una carta pública para que la firmaran quienes se sintieran identificados con lo que aquí  se argumenta. Se la envié a varios amigos inteligentes para recoger sus opiniones y recomendaciones. Sin embargo, como no recibí respuesta, decidí enviársela con solo mi firma, pues, a pesar que, algunas veces, el silencio dice cosas, sigo pensando que hacerlo es necesario. ¿Por qué? 

Porque estoy seguro que el socialismo del siglo XXI que intentamos en Venezuela sería la verdadera concreción del viejo, manoseado y nunca logrado, gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. 

Porque reconozco, por la experiencia vivida en estos doce años, que las acciones gubernamentales dirigidas por usted, han cumplido exitosamente con el objetivo de enfrentar el desempleo, la pobreza y la exclusión.  

Porque estoy convencido que, si bien se ha avanzado en el plano social, es absolutamente necesario presionar en lo económico pues, a pesar de todo lo realizado, en las estructuras del Estado continúa dominando la visión capitalista y no la solidaria y popular. 

Porque, igualmente, estoy consciente que hoy, luego de esos doce años de intensa lucha contra los factores contrarrevolucionarios que han intentado detenernos de muchas maneras (incluyendo la masiva infiltración que padecemos); requerimos dar el salto definitivo que nos lleve, de la aspiración, al nuevo socialismo.  

Pero, además, prevenido como estoy, luego del desastroso fracaso del centralismo socialista impuesto por la burocracia soviética, mantenedora de horrores y de las viejas relaciones capitalistas; que el avance del verdadero socialismo sólo será posible con el traslado progresivo del poder real a los ciudadanos y no con un Estado que administre las empresas expropiadas o creadas por él, transfiriendo sus ganancias al gasto social. 

Y como no albergo duda alguna de que la ciudad es el verdadero territorio social donde la gente obtiene la condición superior de ciudadano,  asumo que ella, por su propia definición cultural, es el ámbito natural para que las comunas, conformadas por la confederación de los diversos consejos populares, adquieran el carácter orgánico, integral y sistémico necesario para convertirse en su gobierno. Sólo así se constituiría, de verdad y no de palabras, el poder popular, un quinto poder, pero, el único irrevocable.  

Por todas estas cosas le propongo tres grandes acciones que considero esenciales para lograr ese anhelo socialista al que aspira todo el pueblo pobre y sectores importantes de profesionales, intelectuales y artistas de este país. Esas acciones, con sus derivaciones, las he sintetizado en lo siguiente: 

1. Poner en marcha, sin prisa pero sin pausa, la transferencia del poder.

      ¿De qué manera?:

    a. Dando instrucciones, de estricto cumplimiento, a todos los responsables del gobierno para que empiecen a transferir la ejecución de los proyectos y las tareas (que estaban asignadas a ministerios, gobernaciones y alcaldías) a los consejos populares, en todas sus vertientes (trabajadores, campesinos, estudiantes y comunidades). Sin hacer distingos con la orientación ideológica de sus miembros.

    b. Asignando a cada uno de estos consejos populares, debidamente inscritos y con funcionamiento responsable, uno o más profesionales que están actualmente al servicio del Estado, para la tarea de darle acompañamiento técnico a esos consejos. Los gobiernos regionales y locales de oposición, no tendrán otra alternativa que colocar sus profesionales en los respectivos consejos.

    c. Ordenándole al PSUV que planifique y ejecute una amplísima misión, con el apoyo obligatorio de los ministerios de Cultura, Educación y de Información, para el cambio cultural que promueva la disciplina, la cooperación, la solidaridad, la productividad y condene el individualismo, la corrupción y el consumismo. A la oposición le quedará cuesta arriba enfrentar eso. 

2. Dar la orden de avanzar hacia la conformación de las ciudades socialistas.

      ¿Cómo?:

    a. Pidiéndole al Ministerio del Poder Popular para las Comunas que impulse, con la mayor fuerza posible, la confederación de los diversos consejos para conformar las comunas. Incluyendo los que son de oposición. Estamos hablando de poner en marcha, pero a nivel de las ciudades el ciclo de trabajo que usted mismo propuso:

          • Diagnóstico Popular;

          • Plan Comunal;

          • Presupuesto Comunal;

          • Ejecución Comunal y

          • Contraloría Comunal.

    b. Solicitándole al Vicepresidente Territorial que, conjuntamente con el anterior ministerio, delimiten los dos bordes que conformarán el espacio político-administrativo de las ciudades a ser gobernadas por las comunas. Ese espacio contendría las áreas urbanas, las áreas para la sostenibilidad y las áreas culturales y de recreación.

    c. Ordenándoles a los Vicepresidentes Social y Económico-Productivo que, conjuntamente con los voceros y voceras de esas comunas en etapa de confederarse para ser gobierno, inicien la definición de los planes de desarrollo de las diversas ciudades que ya han alcanzado ese nivel de organización, sobre la base de las potencialidades que ellas tienen, integrándolas a los distritos motores del desarrollo que las engloba.

    d. Dándoles instrucciones a los ministros, gobernadores y alcaldes para que transfieran a las ciudades ya estructuradas en comunas confederadas, el trabajo de atención a los desequilibrios urbanos (fundamentalmente la vivienda), y también a los desequilibrios sociales y económicos; estableciendo la corresponsabilidad y coordinación entre ellas, los ministerios y los entes regionales y locales.

    e. Impartiendo, igualmente, las instrucciones necesarias para asignarles a esas ciudades con gobiernos comunales los medios de producción que, por interés social, sean expropiados en sus territorios, incluyendo todos los ejidos urbanos y los terrenos baldíos, los recursos económicos requeridos y el acceso masivo a los incentivos económicos, eliminando las trabas burocráticas que persisten. 

Todas estas acciones ayudaran a ir arrancando la raíz del viejo estado burocrático impidiendo su retoño. Por último, Comandante-Presidente: 

3. Ser implacable con los altos funcionarios que no cumplan estas instrucciones.

      ¿Haciendo qué?

    a) Informándoles a los ministros, presidentes, viceministros, directores generales y alto mando militar; igualmente a los gobernadores y alcaldes nuestros, que, los que no actúen en consecuencia y no demuestren honradez, firmeza y eficacia, deberán salir inmediatamente.

    b) Alertando al PSUV sobre que ninguno de sus dirigente electos, a nivel nacional, regional o municipal, podrán ser voceros o voceras de consejo popular o comuna alguna. 
     
     

A los trece días del mes de agosto del 2011 
 
 
  jmrr44@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1795 veces.



José Manuel Rodriguez Rodriguez


Visite el perfil de José Manuel Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a128396.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO