¡Qué vinotinto ni qué vinotinto!

Casi fue eso lo que siempre exhalaron quienes jamás posaron sus ojos sobre nuestra selección nacional de fútbol. Con la altanería propia de quienes creen apreciar que lo mejor reposa allende los mares, la vinotinto siempre ocupó puestos secundarios entre sus preferencias. Otras ligas, sobre todo la española, se apoderaron de su sentido común. Oncenas como Barcelona y Real Madrid tuvieron y tienen aún, sus casacas guindadas en muchos roperos de los hogares de nuestro país. Ni siquiera Brasil o Argentina desfilan ante su ilusión.

No se trata de enjuiciar deportivamente la afición hacia uno u otro club en cualquier rincón del orbe. De lo que se trata es de convocar a que viremos nuestro interés también hacia lo propio en primer lugar. ¡Lo nuestro es lo nuestro!

La proeza dibujada por los chamos del equipo tricolor en la Copa América que ayer finalizó en Argentina, mucho podría ayudarnos en ello. Entendemos que la baja autoestima que en diversos órdenes reinó en buena parte de la población, fue producto de un país llevado al abismo por una dirigencia política que poca noción de Patria tuvo. Y aunque parezca exagerado afirmarlo, el estado anímico de un conglomerado se eleva al máximo cuando las políticas públicas funcionan correctamente. Bajan, cuando sucede lo contrario, que fue lo que ciertamente vivimos venezolanas y venezolanos hasta 1998.

Paralelamente, los aparatos ideológicos del capitalismo mundial nos convencieron de que estamos hechos a imagen y semejanza de una supuesta inferioridad innata. Los gringos hablan del “mejor beisbol del mundo”. Lo repiten hasta la saciedad. Es tan efectivo el mensaje, que lo aceptamos llegando a denigrar de la pelota nuestra. Igual sucede con el baloncesto y otras disciplinas a pesar de que históricamente hemos demostrado que somos tan capaces como ellos en cualquier desempeño.

Derrochemos optimismo. Esta epopeya futbolística con sabor caribe puede marcar la pauta –una más– de las que tantas nos ha tocado encabezar a nivel mundial gracias a nuestra Revolución. ¡Viva la vinotinto! ¡Viva Venezuela!


ildegargil@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3437 veces.



Ildegar Gil

Comunicador social

 ildegargil@gmail.com

Visite el perfil de Ildegar Gil para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: