El 24 de Junio en el Cementerio General del Sur

Aprendi que los muertos si salen



¿Quien iba a pensar que a los 71 años de edad, habiéndolo negado toda la vida, me toparía con muertos que dejaron esta vida  hace mucho tiempo y  salieran de sus tumbas pidiendo refugios como cualquier  damnificado?.  Esa experiencia terrorífica la viví el día Viernes 24 de Junio a las 3:40 P.M.  Cuando con mi hermano Francisco y dos personas mas nos dirigimos al Cementerio General del Sur  a visitar la tumba de mi querida madre Carmen Dionisia, que de estar viva  cumpliría  100 años de edad.


Al llegar  a la entrada un guardia nos informó que las visitas  eran hasta las 4 p.m. Y como mi objetivo era solo saber   si todavía  la tumba estaba en el lugar donde la  vi la  ultima vez, hace  mas de un año que no venia a Caracas ,  nos arriesgamos a subir.  

Calles tapadas  con escombros y derrumbes nos hicieron desviar del camino conocido como tres veces, cuando llegamos al lugar donde  entierran a los judíos nos dimos de cuenta que no podíamos llegar al lugar donde estaba enterrada mi madre.  Un  cerro se había desabarrancado y la calle  estaba  tapada. Subiendo notamos la presencia  de unos  jóvenes  que por allí merodean. El pánico se apoderó de nosotros y en retroceso tratamos de devolvernos.  Por donde nos metíamos encontrábamos las calles cerradas  con derrumbes y escombros y comenzamos a ver  urnas en las calles.  Mi hermano,  que manejaba el carro,  se puso nervioso buscando salidas y retrocediendo en angostas calles.  Por fin logramos salir  sin poder  lograr el objetivo de  visitar la tumba de mi madre.  

Hacer un viaje de Mérida a Caracas durante 15 horas de carreteras y tratar de visitar la tumba del ser mas querido que uno ha tenido y no poder hacerlo frustra a cualquiera.  Me senté  deprimido y furioso contra unas autoridades que no son capaces de proveer  los mínimos niveles de seguridad tanto a los restos de los muertos que allí depositamos, ni a los deudos que allí vamos para recordarlos.  Una sociedad que  no tiene respeto por los ancestros que nos precedieron,  está condenada a perder la nacionalidad y los valores que sustentan el patrimonio histórico.  Sea quienes sean los responsables de la situación actual de ese cementerio deben ser castigados, como mínimo sacándolos de los puestos  remunerados  que hoy disfrutan y juzgados por  ineficientes  y por negligentes.

Conversando con familiares y amigos sobre este caso me informaron que  no visitan a sus muertos por los niveles de inseguridad que existen en ese cementerio y algunos me llegaron a asegurar que pedirán ser cremados  para evitarles ese trauma a sus familiares.  Yo me niego a pensar que el gobierno de la región capital se haya dejado vencer por el hampa y la desidia.  

juanveroes64@hotmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8597 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: